Gestión de activos

N+1 se rebautiza como Alantra para afianzar su expansión global

Se seguirá enfocados en las operaciones de mediano tamaño (mid-market), con personal especializado

N+1 se rebautiza como Alantra para afianzar su expansión global

La firma española de banca de inversión y gestión de activos N+1 consolida su expansión internacional ultimando el desembarco en su vigésimo país, Austria, y cambiando su nombre por Alantra para cohesionar su posición global. A punto de reforzar su apuesta por EE UU, el plan estratégico a medio plaza pasa por ganar cuota en el sector tecnológico y crecer en Asia.

"Queremos crear un nuevo proyecto y necesitamos una nueva identidad", aseguran en la empresa

"Somos una firma que ha hecho muchas cosas en los últimos años, y estamos felices con lo que hemos hecho, pero creo que todos queremos trascender con lo que estamos haciendo. Y eso solo puede hacerse con una institución. Solo las instituciones sobreviven”, expuso el sábado Santiago Eguidazu, presidente de la compañía española de banca de inversión y gestión de activos N+1 para anunciar que desde ahora el nombre de la firma pasa a ser “Alantra”, una denominación que busca cohesionar la marca a nivel global tras su fuerte expansión internacional.

De hecho, Alantra está ultimando su desembarco en Austria, lo que elevará su presencia geográfica a un total de 20 países que incluyen desde Estados Unidos a China, pasando por Brasil e India o buena parte de Europa.

Alantra es “una palabra inventada, a la que queremos dotar de significado nosotros, y que se pronuncia prácticamente igual en todos los idiomas”, explican desde la firma hasta ahora conocida como N+1. Sus responsables asumen que rebautizarla supone un riesgo a corto plazo, al deshacerse de un nombre bien posicionado en el mercado español, pero lo conciben como un impulso a medio plazo de su imagen global. “Lo que todos los socios hemos decidido es que queremos crear un nuevo proyecto y necesitamos una nueva identidad. Y por eso hemos tomado esta costosa, difícil y peligrosa decisión. Vamos a perder algo bueno al principio, porque cambiar una marca es algo muy serio. Perdemos algo en el corto plazo para crear algo en el largo plazo”, resumió el presidente y fundador de la compañía.

El anuncio de Eguidazu, conocido solo por unos cuantos miembros de la firma, que cuenta con 345 profesionales (y 57 socios que controlan el 43% del capital), se produjo durante un encuentro celebrado este fin de semana en Ibiza que reunió a cerca de 250 de los integrantes del equipo a fin de aglutinarles bajo el cuño del nuevo proyecto y avanzarles las nuevas líneas maestras.

El plan estratégico de Alantra

pasa por seguir creciendo, principalmente de forma orgánica

El plan estratégico de Alantra pasa por seguir creciendo, principalmente de forma orgánica en las 25 oficinas que acumula ya por el mundo, abrir nuevos mercados como el austriaco en el corto plazo y poner el foco en el mercado asiático de cara al futuro. Con presencia en Pekín, Shangai y Bombay, Alantra analiza la conveniencia de asentarse también en Tokio a medio plazo.

La otra gran apuesta del grupo pasa por ganar peso dando servicios al sector tecnológico, que ya supone el 25% de las operaciones de fusiones y adquisiciones en Estados Unidos y Europa. En este sentido, miembros del equipo subrayan la importancia que están cobrando en los últimos tiempos las denominadas fintech, las nuevas compañías financieras de corte tecnológico.

Los responsables de Alantra avanzan que sus cuatro pilares de trabajo serán seguir enfocados en las operaciones de mediano tamaño (mid-market), contando con personal especializado, proyectos firmes y con carácter global.

Normas