Alimentación
Deoleo

Deoleo, líder del aceite de oliva, al borde de la disolución

El consejo dice que llevará a la junta de accionistas propuestas urgentes para intentar salvar la empresa

Provisiona 96,3 millones para reflejar su deterioro y registra 53 millones de pérdidas por el cambio fiscal

Deoleo cerró con pérdidas de 179 millones de euros en 2016 tras la decisión del consejo de administración de registrar en sus cuentas un deterioro patrimonial de 96,3 millones de euros para acometer la reestructuración en la que está inmersa la firma, así como por el impacto ocasionado por el cambio de normativa fiscal, según ha informado la compañía a la Comisión Nacional del Mercado del Valores (CNMV). La empresa tras estas dotaciones se encuentran en situación técnica de disolución.

En concreto, el fabricante de las marcas Koipesol y Carbonell ha explicado que este ajuste contable tiene como objetivo asentar el desarrollo futuro del grupo sobre una base sólida, mientras que ha registrado gastos no recurrentes de 33,6 millones de euros, derivados fundamentalmente de la gestión de la crisis en Italia y de la reorientación de la estrategia de calidad de la compañía.

Deoleo ha cifrado en 53,3 millones de euros el impacto que ha tenido el cambio en la normativa fiscal que se produjo en diciembre de 2016. Este cambio en la tributación del Impuesto de Sociedades ha llevado a la multinacional a incurrir en causa de disolución. Así, el consejo propondrá a la junta de accionistas los acuerdos a adoptar para restablecer el equilibrio patrimonial y revertir esta situación, ya que cuenta con una cifra de capital social suficiente para el restablecimiento del equilibrio entre el capital y el patrimonio neto.

DEÓLEO 0,20 0,00%

La facturación de la empresa aceitera cayó un 15% en 2016, hasta los 695,2 millones de euros, debido a la subida de los precios del aceite en origen, que se trasladó paulatinamente a los precios de venta, mientras que el volumen de ventas descendió un 22% como consecuencia de la decisión estratégica de priorizar las ventas rentables y por la crisis de calidad ocurrida en Italia.

Sin embargo, el resultado bruto de explotación (Ebitda) creció un 30% en 2016, hasta los 46,1 millones de euros, mientras que el margen Ebitda/ventas se elevó un 52,4% con respecto al ejercicio anterior, hasta el 6,6%, lo que muestra la tendencia de mejora de la rentabilidad del negocio.

La deuda financiera neta de la compañía cerró el ejercicio en 533 millones de euros, solo un 1,5% por encima de la cifra de 2015, e incluso en el último trimestre del año bajó con respecto al trimestre anterior.

Deoleo ha destacado que la situación de caja de la firma es “sólida”, porque las pérdidas por deterioro de activos, así como las producidas por la nueva normativa fiscal, no suponen ningún consumo de caja, y ha explicado que esta decisión de tipo contable sobre el patrimonio “no afecta” a los parámetros de gestión del negocio, que mantienen su tendencia positiva.

Respecto a la evolución de los mercados, la multinacional española ha celebrado que 2016 ha sido el año de la recuperación de la unidad de negocio del Sur de Europa, que ha triplicado su Ebitda con respecto a 2015, situándose en 15,8 millones de euros.

Deoleo ha explicado que ha empezado la adaptación de la capacidad industrial, de los recursos y los activos del grupo a la realidad actual del negocio, lo que servirá de palanca para configurar una compañía orientada al consumidor y enfocada a la calidad de sus productos.

Así, el consejo decidió el pasado año la venta de la planta de Antequera, un nuevo plan para la planta de Inveruno (Italia) y, acometer un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que afecta a sus plantas industriales y oficinas en España, así como un plan de inversiones para las fábricas de Alcolea (España) y Tavarnelle (Italia).

La firma inicia su relanzamiento con estas medidas, consciente de que el aceite de oliva tiene un alto potencial de crecimiento, ya que sólo representa en volumen el 4,8% y en valor el 17,9% del consumo mundial de grasas vegetales y se estima que su tasa de crecimiento anual sea del 2,8% hasta 2021 y de que cuenta con la “mejor cartera de marcas del mundo”, lo que le permite liderar el sector con una cuota del 10,5% de mercado mundial.

Normas
Entra en EL PAÍS