Editorial

Ciberseguridad, clave de la banca

La seguridad es, junto a su hermana la prudencia, la propiedad clave de la banca. Sin ella, no tiene razón de ser; e idéntica afirmación sirve para la banca digital. Sin seguridad digital, la conocida como ciberseguridad, no hay banca online fiable y, por tanto, su futuro se pone en entredicho. De la trascendencia de la ciberseguridad en el funcionamiento de las entidades da idea un dato: el 90% de los clientes españoles cambiaría de banco si su entidad fuese víctima de un ciberataque. Y eso en un escenario en el que este tipo de asaltos son riesgo de primer orden para los bancos, y con el resultado de que el 52% de quienes han sufrido un robo online no han recuperado nada o casi nada de lo sustraído. La proliferación de robos, con métodos que van del más elemental phishing –que juega con la ingenuidad del usuario– hasta las fórmulas más sofisticadas de pirateo informático, es tal que los supervisores europeos (BCE y EBA) consideran prioritaria la creación de barreras anticiberataque. Las entidades ya están en ello, pero los supervisores van a exigir auditorías internas que evalúen el riesgo derivado de la tecnología. Será con procedimientos y metodologías avanzados y muy eficientes con lo que la banca se defienda de una amenaza que no solo atañe a particulares y empresas que depositan en ella su confianza, sino a la red en general. Es decir, a todo el sistema financiero.

 

Normas