Telecomunicaciones

El Gobierno elimina trabas para el despliegue del 5G

Aprueba el reglamento del uso del dominio público radioeléctrico

El ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal.
El ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal. EFE

El consejo de ministros ha aprobado hoy el Reglamento sobre el uso del dominio público radioeléctrico. En un comunicado, el Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital ha señalado que este nuevo marco regulador posibilitará a los operadores de telecomunicaciones realizar un uso más flexible y eficiente de las radiofrecuencias. Las telecos tendrán la posibilidad de poner en común sus derechos de uso del dominio público radioeléctrico, para ofrecer nuevos servicios, mejorar la cobertura y dar mayores prestaciones de velocidad y calidad en sus redes.

La norma introduce medidas para eliminación de cargas administrativas, que facilitarán, entre otras, la instalación de dispositivos para el internet de las cosas y las futuras redes de comunicaciones móviles de 5G.

El Ministerio ha explicado que con el reglamento se simplifican y acortan los procedimientos para obtener autorizaciones de uso de las frecuencias, gracias a la tipificación de proyectos tipo y el uso de declaraciones responsables, asegurando siempre, las funciones de control e inspección, que garanticen que los servicios funcionen libres de interferencias y el cumplimiento estricto de los niveles de exposición radioeléctrica tolerable para que no constituyan un peligro para la salud.

En este sentido, las operadoras han insistido en las últimas semanas en la necesidad de que se implantase una regulación clara que facilitase los despliegues de estas infraestructuras de nueva generación.

El móvil 5G requiere de una red más densa que en el 3G o 4G, lo que implica la instalación de muchos emplazamientos, desde las clásicas antenas que se instalan en las azoteas a las nuevas small cells que se instalan en farolas, marquesinas del transporte público y otros elementos del mobiliario urbano. El objetivo es alcanzar la cobertura plena para cubrir servicios relacionados con las ciudades inteligentes, el coche conectado y el internet de las cosas.

Normas