Resultados anuales

Repsol remonta la crisis del crudo con un beneficio neto de 1.736 millones

La petrolera logra su mejor resultado en cuatro años y supera las pérdidas derivadas del hundimiento de los precios del crudo.

repsol Ampliar foto

Repsol remontó con creces el año pasado las pérdidas que registró en 2015 como consecuencia del hundimiento de los precios del crudo, que le obligaron a realizar provisiones extraordinarias “ante la posible persistencia de un escenario de precios deprimidos de precios”. Así, según ha comunicado hoy a la CNMV, la petrolera logró un beneficio neto de 1.736 millones de euros, frente a números rojos de más de 1.200 millones millones el año anterior. Por su parte, el beneficio neto ajustado se situó en 1.922 millones de euros, un 4% superior a los 1.852 millones de 2015, ejercicio en el que se incluyeron resultados financieros excepcionales de 500 millones de euros por la posición en dólares que tenía la compañía tras la compensación recibida por la expropiación de YPF.

 Repsol atribuye estos resultados “a la fortaleza y flexibilidad mostrada por sus negocios, especialmente tras la compra de Talisman” y “ a la eficacia del programa puesto en marcha para contrarrestar la caída de los precios de las materias primas de referencia en los dos últimos años” (un 56% el Brent y un 53% el Henry Hub).

 El Ebitda del grupo sumó 5.226 millones de euros, un 18% más al obtenido el ejercicio anterior, a lo que han contribuido los ahorros derivados de los programas de eficiencia. Las medidas han permitido también reducir la deuda neta en 3.790 millones de euros, un 32%, hasta situarse en 8.144 millones. El ratio deuda neta sobre Ebitda mejoró un 42%, hasta 1,6 veces. Al cierre del ejercicio, la liquidez de la compañía ascendía a 9.300 millones de euros.

En 2016 obtuvo 1.600 millones en sinergias y eficiencia, un 150% por encima de lo previsto inicialmente. Este año, la compañía prevé incrementar estos ahorros hasta 2.100 millones, con lo que anticipa a este año el objetivo fijado para 2018.

Con una producción media de 690.200 barriles equivalentes de petróleo diarios (bep/d), un 23% más que lo producido en 2015, Repsol se benefició del repunte de los precios de las materias primas en el transcurso del año, si bien, la media fue negativa: el Brent cayó un 17% y el gas Henry Hub un 8%.

 La acción de la petrolera se revalorizó un 33% el año pasado, lo que supone una de las mayores subidas entre sus comparables europeas y del Ibex. Un 80% de los accionistas optó por recibir en dividendo en acciones dentro del programa scrip dividend .

Todas las áreas de negocio obtuvieron resultados positivos. El resultado neto ajustado del área de upstream ascendió a 52 millones de euros, con una mejora de 977 millones sobre el año anterior gracias a la flexibilidad y capacidad de adaptación de la compañía al nuevo escenario de precios. Esta área obtuvo un ahorro de más de 900 millones de euros, con lo que se superó ampliamente el objetivo marcado para 2016. Su comportamiento positivo es  relevante si se tiene en cuenta el todavía deprimido escenario de precios.

La producción media aumentó un 23% en el año, hasta alcanzar los 690.200 bep/d, principalmente, por la contribución de los activos de Brasil, Noruega, Venezuela, Norteamérica y Perú. En diciembre la compañía reanudó las operaciones en Libia, que al ritmo de producción actual aportan más de 20.000 barriles equivalentes de petróleo diarios netos. Repsol incrementó en 2016 sus reservas de hidrocarburos hasta los 2.382 millones de bep, con una tasa de reemplazo del 103%.

El resultado neto ajustado de downstream ascendió a 1.883 millones de euros, frente a los 2.150 millones de euros del ejercicio 2015, durante el cual se registraron márgenes de refino singularmente altos. Repsol indica que "ha mantenido en 2016 su liderazgo europeo en términos de márgenes de los negocios industriales y comerciales, gracias a la buena calidad de los activos de la compañía, a las mejoras operativas realizadas y a una gestión activa de las oportunidades comerciales".

En cuanto al negocio químico, este superó en un 30% el buen resultado obtenido en 2015, lo que se suma el mayor resultado de los negocios comerciales, que han aprovechado la reducción de costes en Marketing, y los mayores ingresos de GLP (Gases Licuados del Petróleo).

El índice de margen de refino en España se situó en 2016 en 6,3 dólares por barril, frente a los 8,5 dólares por barril registrados en 2015. Durante el cuarto trimestre del año la tendencia fue positiva y los márgenes se recuperaron hasta alcanzar los 7,2 dólares por barril.

Normas