Energía

Las renovables recurrirán en masa la nueva retribución de su inversión

El Ministerio de Energía mantiene los precios de referencia a partir de 2020 contra el criterio de la CNMC

Instalación eólica y fotovoltaica.
Instalación eólica y fotovoltaica.

Con un retraso de dos meses, el Ministerio de Energía publicó ayer la orden por la que que se actualizan los parámetros retributivos de las plantas de renovables, cogeneración y residuos desde el 1 de enero de 2017 hasta finales de 2019. Aunque en el sector no confiaban demasiado en que el ministro Álvaro Nadal admitiese las alegaciones de las empresas, estas albergaban “una remota esperanza” de que hubiese tenido en cuenta los dos informes en contra de la CNMC.

 Sin embargo, la norma se ha publicado finalmente sin ningún cambio relevante respecto a la propuesta inicial, lo que ha irritado a las afectadas. Estas ya hablan de recursos masivos contra una previsión de precio “artificial”, que se traducirá de nuevo en pérdida de ingresos, como ocurrió en los primeros años de implantación del nuevo mecanismo.

La reforma eléctrica de 2013 cambió el sistema de primas a la producción por un incentivo a la inversión que tiene en cuenta toda la vida útil de la planta y se le reconoce una rentabilidad del 7,39%. Este marco retributivo, basado en parámetros o estándares, tiene una vigencia de seis años, si bien, al final del primer semiperiodo se revisan “las estimaciones de ingresos por la venta de energía en el mercado” y “las previsiones de horas de funcionamiento”, en una orden ministerial, la que se publicó ayer.

Según los precios de los contratos de futuros anuales publicados por el operador del mercado (OMIP) que recoge el texto de la propuesta, se estiman para 2017, 2018 y 2019, respectivamente, 42,84 euros MWh, 41,54 euros MWh y 41,87 euros MWh. Estos serán, por tanto, los precios que las instalaciones cobrarán del mercado en el actual trienio y, el resto, hasta completar la retribución, se ajustan a los límites anuales fijados por la regulación.

En el primer semiperiodo regulatorio (2014-2016) se produjo un desajuste de ingresos debido a los errores en las estimaciones de precios realizadas por el Ministerio de Industria: 569 millones de euros, que el sector recibirá a partir de ahora del sistema eléctrico. Si bien, como la norma fija unos topes, las empresas no recibirán toda esa cantidad, sino solo el 36,3%, unos 229 millones de euros. De aquella cantidad, 212 millones corresponden a la eólica y 173,5 millones, al resto (excepto purines). Las empresas critican que, para colmo, el Gobierno puede devolver esa diferencia en la retribución a la inversión a lo largo de la vida, no necesariamente al año siguiente, lo que consideran una financiación del sistema.

El problema se ha corregido para el próximo semiperiodo (2017-2019), pues se utilizan como referencia los precios de los futuros, pero de 2020 en adelante, la historia se repite:se fijan otra vez los 52 euros MWh que figuran en los parámetros de 2014. Una previsión inflada, ya que los futuros a 2020 apuntan a unos 42 euros MWh, un 25% menos.

En su informe preceptivo y en el de la orden de peajes de 2016, la CNMV había aludido “a la incoherencia y falta de base legal para aplicar 52€euros MWh como valor de pool en 2020 y años siguientes”. Las empresas afectadas consideran que existe “una clara confrontación entre Energía y el supervisor”.

La aplicación definitiva de estos valores “vuelven a poner de manifiesto la visión cortoplacista de Energía, generando una presión añadida a las renovables en sucesivas revisiones”, critican fuentes del sector. Además, tendrá un "efecto desincentivador" en la subasta verde anunciada por el ministerio.

 

Normas