Calificación crediticia

Fitch hunde más a Popular en el bono basura

Mantiene el rating de Bankia en grado de inversión

banco popular
Sucursal de Banco Popular. Reuters

Fitch ha rebajado un escalón la nota de Banco Popular, desde BB- a B+, cuatro niveles por debajo del grado de bono basura, tras la publicación de unas pérdidas superiores a las estimadas y a un reconocimiento de problemas en los activos recogidos en el balance.

En su nota, la firma carga contra la calidad de los activos de Popular. “La parte problemática del balance, sumando los activos dudosos en términos netos suman 29.200 millones de euros, lo que supone el 27% de sus créditos totales a cierre del pasado ejercicio", asegura.

La cobertura de los activos tóxicos se ha incrementado hasta el 38,9% desde el 37% de cierre de septiembre, pero permanece muy por debajo del 45% de sus rivales comparables, sentencia Fitch. En su plan, previo a que Ángel Ron fuera descabalgado como presidente, contemplaba subir ese porcentaje en 12 puntos o incluso más.

Saracho y sus contactos serán claves para permitir que Popular cumpla la promesa de deshacerse de los 15.000 millones de activos venenosos con diciembre de 2018 como fecha límite. El consejero delegado, Pedro Larena, podrá dedicarse al negocio puro y duro, con la misión de potenciar la estrategia comercial de la entidad, añade.

Una parte de la limpieza debería hacerse con la colocación de su inmobiliaria en Bolsa, que aglutinaría alrededor de 6.000 millones en activos contaminados. Sin embargo, todo el proceso  está ahora en entredicho a la espera de que Saracho se haga con el control total. 

“Creemos que el plan estratégico probablemente será revisada una vez que Emilio Saracho, el nuevo presidente del banco, tome posesión del banco este mes”, afirma el analista Josu Fabo, responsable del informe. “Aunque el banco actualmente cumple con los requerimientos de capital, consideramos que su solvencia es altamente vulnerable a eventuales shocks”, añade.

 La agencia de calificación de riesgos apunta también a las provisiones por la retroactividad de las cláusulas suelo, ratificada hoy por el Tribunal Supremo, y las pérdidas de 3.500 millones de euros a cierre de ejercicio, por encima de los 2.500 millones de euros de inyección de capital que supuso la ampliación que ejecutó el pasado junio y de los 2.000 millones estimados en el folleto de la ampliación. 

En lo que va de año, Banco Popular se sitúa como el farolillo rojo del Ibex. Sus títulos se dejan un 7,41%, hasta los 0,85 euros. En la sesión de este miércoles, la entidad ha subido un 0,71% en Bolsa. Las casas de análisis que siguen al valor mantienen un precio objetivo a 12 meses en los 0,98 euros por acción. Popular ha visto hoy cómo dos firmas, RBC y GVC Beka ratificaban sus recomendaciones: la primera sitúa el valor en infraponderar con un precio en los 0,7 euros, mientras que GVC Beka opta por mantenerse neutral sobre la acción, con un precio objetivo de 1,22 euros.

Además, la agencia ha decidido mantener la calificación de Bankia en BBB- con perspectiva estable y ha ratificado el rating de su matriz BFA en BB+, también con perspectiva estable.

 

Normas