2017: el año de la eclosión del Equity Crowdfunding

2017: el año de la eclosión del Equity Crowdfunding

Las alternativas a la financiación bancaria se consolidan. El equity crowdfunding (invertir en empresas a cambio de participaciones), está en pleno auge. Sus principales actores aseguran que 2017 se presenta como el año de la eclosión definitiva de esta modalidad.

"Otro año de crecimiento a dos cifras". "Las perspectivas en 2017 serán muy positivas". "En apenas mes y medio, ya hemos cerrado rondas por más de un millón y medio de inversión". Son frases de José Moncada (La Bolsa Social), Ramón Saltor (TheCrowdAngel), y Javier Villaseca (SociosInversores.com), respectivamente. Son los máximos responsables de tres de las organizaciones con más peso en el ámbito de la financiación colectiva. Y todos coinciden en dos cuestiones: el gran estado de salud y crecimiento en su sector, y una influencia cada vez mayor, que no puede dejar indiferente a los bancos.

Evolución del Equity Crowdfunding en España

El número de startups financiadas bajo esta modalidad no ha dejado de crecer desde el año 2011, momento en el que comenzó a operar el decano en España en Equity Crowdfunding. En ese instante surgió SociosInversores.com, y desde entonces la compañía ha liderado este sector, financiando un total de 107 empresas, lo que supone un 56% del total que han captado fondos en esta modalidad en España. Le siguen Crowdcube y The Crowd Angel, con 32 y 17 respectivamente. Sólo en lo que llevamos de 2017, SociosInversores.com ha cerrado inversiones por valor de más de un millón y medio de euros. Destacan las operaciones de Growly (plataforma fintech de préstamos), Aura (empresa de investigación médica) o The PayPro (fintech de cambio de divisa). 427.500, 246.000 y 187.000 € de recaudación, respectivamente.

Cómo funciona y dónde reside su éxito

En primer lugar, los intereses y avales bancarios generan barreras que hacen inaccesible que determinadas empresas reciban financiación, según Javier Villaseca, de SociosInversores.com. Esto da alas a un modelo que, como asegura Ramón Saltor, de The Crowd Angel, es extremadamente cuidado y profesionalizado.

El funcionamiento es conceptualmente sencillo. Una startup publica su proyecto en alguna de las plataformas comentadas, y diferentes inversores deciden si invierten o no en la idea en cuestión. Las propias plataformas velan por la transparencia del proyecto publicado, cuidando en el proceso tanto a los inversores como a las startups.

"El objetivo es convertirnos en socios a cambio de una participación minoritaria. Buscamos que, a tres - cuatro años vista, se produzca una inyección de liquidez que nos permita salir habiendo multiplicado la rentabilidad", asegura Saltor, de The Crowd Angel.

El impacto social como eje de inversiones

Otro de los aspectos que ha popularizado al crowdfunding es el carácter social de algunas de sus inversiones. En este nicho está especializado La Bolsa Social. Pocos proyectos, pero que pretendan impactar positivamente en la sociedad y en el medio ambiente. "Cada vez hay más inversores que quieren dar sentido a sus inversiones, además de rentabilidad", aseguran en la página de dicha organización.

En muchos sectores, se ha representado al inversor como un señor sin escrúpulos que sólo busca el dinero. Estereotipo contra el que luchan desde este tipo de organizaciones, que han conseguido despertar intereses de rentabilidad en proyectos que, además, tendrán un impacto positivo en la sociedad.

Por todo lo anterior, Javier Villaseca, de SociosInversores.com concluye que “lo más natural es que las instituciones financieras tradicionales no puedan seguir ignorando este tipo de innovaciones y aboguen por buscar colaboraciones que impulsen el mundo de la inversión en España, equiparándolo al de otros países europeos”.

Normas
Entra en EL PAÍS