II Asamblea Ciudadana Estatal

La militancia de Podemos grita "unidad" ante la división interna

En la consulta han participado 155.276 personas de los 455.000 inscritos con derecho a voto

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, pasa ante el secretario político del partido, Íñigo Errejón
El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, pasa ante el secretario político del partido, Íñigo Errejón EFE

El grito de “unidad, unidad” atronó este sábado en el palacio de Vistalegre de Madrid, que acoge este fin de semana la segunda asamblea ciudadana de Podemos. A pesar del gélido frío que hacía en el edificio, los cerca de 9.000 militantes de la formación que abarrotaban las gradas han utilizado este evento para reclamar a gritos unidad interna ante el espectáculo que se ha ofrecido durante la campaña con continuos enfrentamientos entre las diferentes corrientes. Ese lema ha sido el más coreado, como lo fuera “sí se puede” en 2014.

El secretario general de Podemos y candidato a la reelección, Pablo Iglesias, dio la bienvenida a los militantes y se ha sumado en la petición de unidad. “El ensimismamiento y la división trabajan para el enemigo”, ha afirmado en su discurso. El líder de la formación ha cambiado el famoso lema “El cielo no se toma por consenso, el cielo se toma por asalto” que dio inicio al primer Vistalegre por unos versos de la canción L’Estaca de Lluís Llach. Su rival interno, Íñigo Errejón, secretario político, situado en el escenario justo detrás de Iglesias, también ha citado a la vez los versos.

Además se eligen un documento político, otro organizativo, otro de igualdad y el código ético. En esta votación, finalizada a las 20 horas del sábado, han participado 155.276 personas de las aproximadamente 455.000 que tienen derecho a voto, los denominados inscritos en Podemos. Se ha convertido, por tanto, en la vez que más personas han votado en una consulta de la formación morada.

Las tres principales candidaturas –pablistas, errejonistas y anticapitalistas- escucharon los gritos de los militantes e incorporaron en sus intervenciones mensajes de que, a partir del lunes, el partido debía salir unido. “La militancia nos está dando un tirón de orejas”, ha reconocido Noelia Vera, portavoz de Podemos Para Todas (lista de Pablo Iglesias), ante la prensa. “Podemos no es de Pablo, no es de Íñigo, no es de Teresa y no es de Miguel. Es de todas”, ha dicho el eurodiputado Miguel Urbán, líder de la corriente anticapitalista.

Iglesias ha utilizado su tiempo de defensa de la candidatura a la secretaría general para reivindicar a los miembros de su candidatura como Irene Montero y Julio Rodríguez, entre otros. Los que han generado más vítores por parte de los asistentes han sido Manolo Monereo, militante antifranquista, y Diego Cañamero, sindicalista portavoz del SAT. Esta fórmula ha generado un profundo malestar en algunos cargos errejonistas, que esperaban un discurso integrador de su líder, ya que las tres listas principales han pedido el voto por Iglesias para la secretaría general. En esa votación, el actual líder solo compite con el diputado andaluz Juan Manuel Yagüe, cuyas posibilidades de arrebatar el puesto a Iglesias son prácticamente inexistentes.

Como dentro de la búsqueda de esa unidad que la reclamaban las bases, Iglesias ha relizado un pequeño guiño a los líderes de las corrientes críticas, Errejón y Urbán. "Hablar de mi proyecto es hablar de Íñigo Errejón y de Miguel Urbán. Cuento con vosotros, compañeros", ha afirmado con gran aplauso de los asistentes.

En su intervención, Errejón ha querido desvincularse de la visión que tienen los militantes de su moderación con un discurso duro ante el PP. “Tened cuidado, por si el siguiente congreso lo tenéis que hacer en un centro penitenciario”, ha afirmado. La formación conservadora celebra también este fin de semana su cónclave, a apenas unos kilómetros de Vistalegre en el pabellón deportivo conocido como Caja Mágica.

El discurso de los anticapitalistas, Miguel Urbán y Teresa Rodríguez, ha sido el más aplaudido. Los representantes de la lista Podemos en Movimiento, que fueron derrotados en el primer congreso de la formación, han visto cómo ahora gran parte de los militantes, y de las listas, apoyan sus postulados iniciales como descentralizar el partido y limitar el poder al secretario general. “Hace tres años no lo pasamos muy bien en Vistalegre, y hoy hay un consenso”, se ha sincerado Rodríguez, líder de Podemos en Andalucía, ante los medios.

“En Vistalegre no hay enemigos, somos compañeros. Nuestros enemigos están fuera”, ha afirmado el eurodiputado Urbán, lo que ha provocado que todos los asistentes se pusieran en pie con gritos de unidad, algo que no habían logrado en sus discursos ni Iglesias, ni Errejón.

El enfrentamiento entre las candidaturas se ha vuelto a sentir por la tarde durante las presentaciones de los documento éticos. Irene Montero, de la lista Podemos para todas, ha realizado una intervención muy dura contra Errejón. "No nos puede gustar más la moqueta que el asfalto. No nos pueden gustar más los despachos que los descansillos de las casas donde se desahucia gente", ha sentenciado con un gran aplauso del público que anteriormente pedía unidad.

La candidatura Recuperar la ilusión ha defendido la limitación de cargos para los miembros de Podemos, tras la polémica generada en Madrid por las tres responsabilidades que ostenta Ramón Espinar, secretario general madrileño, diputado autonómico y senador.

Una idea que también ha sido defendida por el anticapitalista Urbán, quien ha recordado que el Congreso del PP ha permitido, con una muy ajustada mayoría, que la ministra María Dolores de Cospedal se pueda mantener en el cargo de secretaria general. "Confiar es repartir responsabilidades y descentralizar. Es decir, una persona, un cargo interno", ha afirmado.

El errejonista y exjuez Juan Pedro Yllanes ha pedido que la comisión de garantías sea independiente. "Como he estado peleando por la independencia judicial, pelearé por la independencia de la comisión de garantías", ha afirmado. Una petición que ha sido secundaria por la cuarta candidatura, Podemos en Equipo, quienes han lamentado su escasa visibilidad durante la campaña.

Normas