Responsabilidad corporativa

Un vino ganador en la lucha contra el cáncer

El grupo Matarromera vende Win.0 sin alcohol para investigar de la enfermedad

Javier Arroyo, presidente de la junta provincial de la AECC en Valladolid; Carlos Moro, presidente de Sin Alcohol y Matarromera, y José Luis Pérez, presidente del comité de auditoría de la AECC, en la presentación de la iniciativa Vinos Contra el Cáncer en la sede de la AECC en Madrid.
Javier Arroyo, presidente de la junta provincial de la AECC en Valladolid; Carlos Moro, presidente de Sin Alcohol y Matarromera, y José Luis Pérez, presidente del comité de auditoría de la AECC, en la presentación de la iniciativa Vinos Contra el Cáncer en la sede de la AECC en Madrid.

En los últimos 20 años el número de tumores diagnosticados no ha dejado de crecer, según un reciente informe publicado por la Sociedad Española de Oncología Médica, que señala que en 2015 se diagnosticaron en España cerca de 250.000 nuevos casos de cáncer. El informe incide en la importancia de tomar medidas preventivas, como reducir el consumo de alcohol, hacer ejercicio, evitar fumar y llevar una dieta equilibrada, “hábitos de vida saludable que habrían evitado el 50% de estos casos. Es una responsabilidad de la sociedad en su conjunto”, recalca Javier Arroyo, presidente de la junta provincial de la AECC (Asociación Española Contra el Cáncer) en Valladolid.

En el ejercicio de esa responsabilidad, la empresa Sin Alcohol, del grupo Matarromera, acaba de presentar Vinos Contra el Cáncer, una iniciativa de colaboración con la AECC en apoyo a los enfermos de cáncer que ha sido firmada por el presidente de la compañía vinícola vallisoletana, Carlos Moro, y Javier Arroyo. Su fin es recaudar fondos para la asociación con la venta de una edición especial de los vinos sin alcohol Win.0 Blanco y Win.0 Tinto.

En concreto, la iniciativa tiene dos objetivos. Por un lado, concienciar a la sociedad sobre esta enfermedad y apoyar a los enfermos de cáncer mediante una campaña de hábitos saludables y consejos de motivación. Y por otro, tendrá una finalidad de apoyo a la investigación, ya que por cada botella vendida se destinarán 60 céntimos a un proyecto impulsado por AECC y coordinado por la doctora Jelena Urosevic, investigadora posdoctoral en el grupo de Growth Control and Cancer Metastasis en el Institute for Research in Biomedicine, según anunció Carlos Moro en la presentación de la iniciativa en Madrid.

La campaña de concienciación va acompañada del blog Winners, alojado en la nueva web www.win-zero.com, así como los perfiles en redes sociales Facebook, Twitter e Instagram, desde los que se compartirán cuestiones de interés sobre nutrición con recomendaciones útiles y mensajes de optimismo.

“Las dos referencias, blanco y tinto, se comercializan bajo un formato de botella exclusiva que integra la imagen de la AECC y que ha sido diseñada de manera personalizada para esta iniciativa con los colores blanco, azul y rosa”, detalló el bodeguero. En la primera fase se han elaborado 60.000 botellas entre ambas referencias a un precio de 6,90 euros y estarán disponibles en los supermercados, cadenas de distribución y en la tienda online Wanawine.com.

“Win se elabora a partir de vinos blancos o tintos procedentes de uvas de las variedades verdejo y tempranillo de viñedos situados en las DO Ribera del Duero y Rueda y son producto de un innovador método, pionero en el mundo, desarrollado en la Planta de Deconstrucción Molecular ubicada en Valbuena de Duero (Valladolid)”, destacó Moro. Es fruto de investigaciones iniciadas en 2000 y se comercializa desde 2008.

El bodeguero vallisoletano hizo hincapié en que es un producto alimenticio –avalado por el sello Tierra de Sabor y por Alimentos de Valladolid– que procede 100% del vino, que no tiene calorías, pues no tiene alcohol, por lo que “se puede tomar en todas las circunstancias de la vida. Se trata de un producto de amplio espectro de consumo, que enlaza con la juventud por su imagen viva”. “Estos vinos mantienen todas las propiedades beneficiosas para la salud del vino original, al contener polifenoles, antocianos y antioxidantes”, remarcó Moro.

El estudio encabezado por la doctora Jelena Urosevic analiza el papel de las fosfatasa en los procesos metastásicos asociados al cáncer colorrectal, en concreto, en los tumores metastásicos con la mutación en el oncogén denominado KRAS. El cáncer colorrectal es el más frecuente en la población.

Continuador de una tradición innovadora

Las dos referencias, blanco y tinto, de Win.0 tienen un diseño especial con el logotipo de la AECC.
Las dos referencias, blanco y tinto, de Win.0 tienen un diseño especial con el logotipo de la AECC.

Carlos Moro, presidente del grupo Matarromera, recibió hace una semana el Premio Nacional de Innovación en la categoría de Trayectoria Innovadora. El grupo que preside Moro posee 70 proyectos de I+D+i nacionales e internacionales, de los que 17 continúan vivos, y 9 patentes englobadas en diferentes líneas de investigación entre las que se encuentran la trazabilidad, la mejora de procesos, la creación de vinos sin alcohol, la extracción de polifenoles, el desarrollo de cosméticos funcionales de alta gama o el desarrollo de complementos beneficiosos para la salud.

“La innovación es un concepto que llevamos metido dentro de nuestra propia concepción de empresa. Nacimos con la primera empresa y bodega, Matarromera, en un sitio señero, Valbuena de Duero, donde había productos de muy alta calidad, los había ya en el siglo XII, cuando los monjes venidos de Francia con su tecnología y modernidad fundaron el monasterio de Santa María de Valbuena. De alguna manera somos los continuadores de esa ilustración y por tanto teníamos que ser acreedores a ese lugar y a esa tierra”, comenta Moro.

“Después vinieron otras bodegas, Emina, Cyan, Valdelosfrailes…, pero siempre con un espíritu de aplicar toda la tecnología y en cuanto pudimos, ir un poquito más allá. Ese ir más allá nos llevó a conocer la materia prima a fondo, que son las uvas y las viñas, y también posteriormente el olivo”.

“Ahora tenemos un gran conocimiento de nuestro equipo enológico, de la materia prima, de los componentes, del análisis sensorial. Y eso nos ha llevado a hacer los mejores vinos. De hecho, ahí está, con reconocimientos constantes de todos ellos”.

Moro asegura que todavía queda mucho por investigar e innovar en el vino. “El vino hay que tener en cuenta que es una empresa. Y una empresa es siempre viva. Y tiene muchos otros componentes, de los que nos hemos preocupado. Hemos hecho una prueba para empezar a aplicar los drones y fuimos pioneros en aplicar los satélites espaciales. Ganamos reducción de costes, más ajustado a tus necesidades”.

Normas