Breakingviews

La limpieza de la banca italiana añade oscuridad

Unicredit e Intesa Sanpaolo no coinciden en su medida de la pérdida de sus participaciones en el fondo de rescate Atlante

Sucursal de Intesa en Roma.
Sucursal de Intesa en Roma.

La limpieza de la banca italiana ha añadido oscuridad. Los dos mayores prestamistas del país han amortizado sus participaciones en el fondo de rescate Atlante, valorado en 3.500 millones. Pero Unicredit e Intesa Sanpaolo no están de acuerdo en la magnitud de la pérdida. Un vehículo que tenía por objeto mejorar la transparencia mediante la tenencia de activos que los mercados no pueden valorar adecuadamente se ha convertido en una fuente de confusión extra.

Atlante se creó el año pasado para ayudar a apuntalar a los prestamistas italianos débiles y comprar sus préstamos incobrables. Primero se utilizó para recapitalizar la Banca Popolare di Vicenza y Veneto Banca, que ahora necesitan más capital. Si el dinero proviene del Gobierno o de la conversión de bonos en acciones, la participación de Atlante puede diluirse.

Unicredit, que está recaudando nuevo capital, tiene un incentivo para ser muy conservador, mientras que Intesa podría enfrentarse a mayores pérdidas

Quaestio, la gestora de fondos que opera Atlante, dijo el 31 de enero que pensaba que las inversiones en el fondo aún podían valorarse a coste, porque se hicieron recientemente, pero añadió que una valoración independiente por parte de Deloitte había concluido que las participaciones de los bancos en Atlante valían ya solo el 76% de su valor original.

Intesa ha amortizado su inversión original de 686 millones de euros en 227 millones de euros menos, un recorte del 33%. Unicredit, que invirtió la misma cantidad en Atlante, ha recortado el 70% del valor de su participación.

¿Por qué esa diferencia? Por un lado, la valoración implica hacer algunas conjeturas: los dos bancos en los que Atlante ha invertido pronto serán recapitalizados y fusionados. Los bancos también pueden tener diferentes prioridades. Unicredit, que está recaudando nuevo capital de sus propios accionistas, tiene un incentivo para ser muy conservador. Intesa ha insinuado que podría enfrentarse a mayores pérdidas.

Aun así, la falta de claridad es irónica. Atlante fue creado para proporcionar mayor seguridad sobre el valor de los activos de los bancos italianos. Ahora se ha convertido en un motivo más para que analistas e inversores se rasquen la cabeza.

Normas