La tecnología que llevará el auto del futuro

  • Toyoya Concept-I-
    1

    LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL LLEGA AL COCHE:

    Que los vehículos autónomos formarán parte de nuestro futuro a corto o medio plazo es algo que ya nadie duda. Sin embargo, entre todos los sistemas presentados por los fabricantes, ha sido Toyota el que ha ido un paso más allá, preocupándose por la frialdad de los mismos y preguntándose dónde queda la calidez del trato humano. La respuesta la ha encontrado en Yui, denominación para la asistente virtual que formará la inteligencia artificial del coche y que aprenderá del conductor y crecerá con él hasta el punto de “prever las necesidades de los usuarios, inspirar su imaginación y

  • Chrysler Portal
    2

    EL MONOVOLUMEN DE LA NUEVA GENERACIÓN.

    Los monovolúmenes no están en su mejor momento debido al auge de los SUV, pero Chrysler apuesta por su resurgimiento tomando algo de sus enemigos (su estética) y aderezándolo con un compendio tecnológico de última generación. Emplea un motor eléctrico de potencia no especificada alimentado por una batería de 100 kWh que le confiere una autonomía de 400 kilómetros; tiene un nivel 3 de conducción autónoma, por lo que puede conducirse solo en autopistas; y, en el interior, el sistema de control gestual y el de reconocimiento facial permiten operar el sistema de infoentretenimiento sin tener que tocar ninguna pantalla ni botón.

  • BMW i Inside Future.
    3

    A día de hoy, en la mayoría de los casos hemos dicho adiós a los botones en favor de las pantallas táctiles. Sin embargo, BMW cree que dentro de unos años tampoco serán necesarios. Su HoloActive Touch proyecta una pantalla flotante, como un holograma, que se puede controlar con gestos, ya que una cámara registra los movimientos de las manos de los ocupantes y los traslada al interfaz. No será el único gadget tecnológico del futuro: la Sound Courtain forma una “cortina de sonido” proyectada desde cada asiento para que sus ocupantes puedan elegir qué música escuchar de forma individual.

  • Honda Ridding Asist
    4

    En el CES también hay hueco para las motos, y la marca que ha acaparado todos los focos ha sido Honda. ¿La razón? El Riding Assist, un prototipo creado sobre la NC 750 cuya particularidad es que se mantiene en equilibrio por sí mismo. En vez de usar giroscopios (solución vista con anterioridad), lo consigue con una horquilla que varía el ángulo de avance de forma automática en parado y a bajas velocidades, lo que le permite dominar las inercias y mantener la verticalidad. La marca japonesa todavía no ha determinado su llegada a producción, pero es viable ya que el sistema se puede implantar fácilmente en cualquier modelo.