Entrevista al director de Lombard Odier Gestión

Prem Thapar: “Nos gustan Santander y BBVA pese a su exposición a México”

El banco privado suizo cree que la Bolsa española lo hará mejor que el resto de las plazas europeas

Prem Thapar, director de Lombard Odier Gestión.
Prem Thapar, director de Lombard Odier Gestión.

 

Tras haber dado carpetazo a un año en el que los acontecimientos políticos dentro y fuera de España ocuparon un lugar destacado en la agenda de los inversores, Prem Thapar, director de Lombard Odier Gestión, considera que la renta variable será el activo estrella de cara a los próximos doce meses. Geográficamente, España es una de las apuestas de este banco privado suizo.

PREGUNTA. La ausencia de Gobierno en España perjudicó a la Bolsa española el pasado año, ¿el inversor extranjero está volviendo a apostar por España?

RESPUESTA. En los comités de inversiones internacionales del banco, he notado un cambio en el interés de los gestores respecto a España que ha dejado de ser visto como un país con complicaciones y donde no era necesario invertir cuando había oportunidades en otros países del mundo. En los próximos meses, la Bolsa española debería hacerlo bien y mejor que otras plazas europeas teniendo en cuenta que es la economía que más crece. El año pasado fuimos prudentes por la incertidumbre política.

P. ¿Qué factores pueden beneficiar al Ibex en los próximos meses?

“La Bolsa española debería comportarse mejor que el resto”

R. La ausencia de Gobierno era uno de los factores que restaba atractivo a la Bolsa española pero además estaba la crisis de algunas economías latinoamericanas y la crisis del sector bancario. Sin embargo, para 2017 estamos viendo un entorno para la banca española favorable. Tienes por un lado que los bancos pueden ir ganando más por el margen de intermediación gracias a la pendiente de la curva que era algo que nadie esperaba. Por otro lado tenemos una caída importante de la morosidad. La morosidad esta muy ligada a las afiliaciones a la Seguridad Social. Mientras sigamos viendo crecimiento en las afiliaciones a la Seguridad Social, seguiremos viendo bajadas de morosidad. Por lo tanto a los bancos, con simplemente desdotar las provisiones de morosidad que han estado haciendo durante los últimos años, les irá muy bien.

P. El dinero que los bancos tendrán que devolver por las claúsulas suelo ¿afectará a sus cotizaciones?

R. Los últimos movimientos que se han visto en los bancos en noviembre y diciembre demuestran que estos temas están descontados. El potencial de recuperación de las cotizaciones del sector bancario es altísimo. Estamos al principio de esta recuperación. Los temas tan negativos que pesan en el sector justifican la valoración que tienen actualmente. Creo que cada vez que tenemos un susto en los bancos italianos o por Deutsche Bank, la reacción de la banca europea en su conjunto es cada vez menor. Ya no es un tema general.

P. ¿Qué valores lo van a hacer bien en Bolsa española?

El sector bancario tiene que seguir consolidándose

R. Mientras que en EE UU recomendados pequeñas compañías que no se vean tan afectadas por la fortaleza del dólar, aquí es al contrario, la fortaleza del dólar favorece a las compañías europeas con ventas de dólares y costes en euros. Recomendamos grandes compañías en toda Europa y en particular en España. Nos gustan Santander o BBVA a pesar de la exposición a México, que lo vemos como algo transitorio, y dentro de utilities Iberdrola puede resultar interesante. Acerinox y Arcelor se verán beneficiadas por el tema del dólar y además por la apreación del precio de los metales. Por otro lado, el hecho de que haya gobierno en España va a beneficiar a empresas como ACS, Ferrovial y Acciona, compañías que, a pesar de estar muy internacionalizadas, han estado algo olvidadas y ahora están en el punto de mira de los inversores.

P. ¿2017 va a ser un año de movimientos corporativos?

R. Creo que tiene que seguir habiendo una consolidación importante en el sector financiero. Sigue habiendo demasiados bancos en España para un entorno muy competitivo y encima la aparición de las fintech en el mercado español hará que el entorno sea más competitivo todavía. El proceso de reducción de costes requiere mayor concentración del sector. En el resto de sectores de la economía española no veo urgencia por consolidar o fusionarse.

P. Después de un 2016 con escasas salidas a Bolsa por el parón político, ¿cree que en 2017 habrá un resurgir de estas operaciones?

R. De momento, mientras que las empresas cuenten con la posibilidad de financiarse a tipos muy bajos, el recurso de la financiación vía ampliación de capital no nos parece muy interesante. Creo que para que haya más alegría en el mundo de las salidas a Bolsa y las ampliaciones de capital hace falta que se encarezca la financiación con deuda.

 

 

EE UU caro pero con oportunidades en small caps

El ritmo imparable que lleva la Bolsa de EEUU, que encadena récord tras récord y que esta semana ha roto por primera vez en su historia la cota de los 20.000 puntos, no impide que esté presente en las recomendaciones de Lombard Odier. “EE UU está más caro pero va a depender el que esté caro o no de si los beneficios empresariales en EE UU crecen más allá de lo que está esperando el consenso de analistas, que es lo que parece estar descontando actualmente”, explica Thapar.

El experto añade que habrá que esperar a ver que políticas de gasto implementa la administración americana. “En principio, que implemente la mitad de las medidas que ha estado anunciando Trump en su campaña debería suponer un entorno favorable para la renta variable incluso la americana a pesar de que pueda parecer cara en este momento”, explica. La estrategia del banco de inversión helvético en la Bolsa americana pasa por recomendar compañías de pequeña y mediana capitalización. A su juicio, este tipo de compañías es el que saldrá más favorecido por los planes de aumento de gasto público de la Administración americana y al mismo tiempo estas empresas estarían menos expuestas a la fortaleza del dólar. En su opinión, la fortaleza del billete verde perjudicará a las grandes multinacionales, que tendrían que reflejar la debilidad de las monedas en las que han vendido y trasladarla a la cuenta de resultados.

Normas