Breakingviews

'Carabinas' para los banqueros de Londres

Podrían seguir asesorando a empresas del continente si van acompañados de un colega de la UE

Canary Wharf y la City de Londres.
Canary Wharf y la City de Londres.

Los banqueros de Londres podrían tener una alternativa a instalarse en el continente tras el brexit: hacer amistad con sus homólogos del otro lado del Canal de la Mancha. Los profesionales del mercado de capitales del Reino Unido podrían, en teoría, seguir asesorando a clientes corporativos en el continente, según fuentes conocedoras de la situación, siempre y cuando estuvieran acompañados por un colega de París, Fráncfort o Madrid. Estas carabinas (chaperones, como les llama un banquero de los mercados de deuda) tendrían que sentarse en las reuniones, pero podrían ser simplemente observadores silenciosos.

A los bancos del Reino Unido y EE UU les conviene económicamente explorar soluciones para el brexit que no impliquen un éxodo de personal. Las carabinas no obviarían la necesidad -ni el coste- de tener una filial separada en el continente. Al fin y al cabo, esos banqueros tendrían que operar fuera de una institución aprobada por la UE. Y las carabinas probablemente funcionarían solo para el negocio de recaudación de capital, no para las operaciones comerciales.

Las 'carabinas' tendrían que ir a las reuniones, pero podrían ser simplemente observadores silenciosos

Esta solución también plantea varios retos. Las leyes de cada país y de la UE en su conjunto deberían seguir siendo generosas. En el caso de un divorcio amargo con el Reino Unido, los políticos continentales probablemente intentarían poner fin al ardid. Y es casi seguro que a los banqueros con sede en la UE se les pondrían los pelos de punta ante la perspectiva de ser usados como marionetas.

Sin embargo, mantener más banqueros en Londres podría disminuir los gastos y el dolor de cabeza administrativo de mover personal a capitales europeas que carecen de la abundancia de escuelas y alojamiento de la capital británica. Y a juzgar por las miradas atormentadas de la mayoría de los banqueros londinenses ante la idea de dejarlo todo, vale la pena intentar cualquier cosa.

Normas