Resultados de 2016

Santander ganará este año un mínimo de 6.500 millones de euros

El banco se plantea crecer orgánicamente, pero no descarta hacer compras “relativamente pequeñas” que creen valor

Principales magnitudes de Santander Ampliar foto

El mercado ha premiado los resultados de Santander, con un crecimiento del 4,03%. El grupo cerró 2016 con un beneficio atribuido de 6.204 millones de euros, el 4% más, en parte por la caída en un 5,8% de sus provisiones. Su presidenta, Ana Botín, destacó ayer en varias ocasiones que los beneficios del grupo “son predecibles”, para añadir que es “el banco que tiene menos volatilidad” entre sus comparables. Explicó que el crecimiento del beneficio para 2017 será similar al del año anterior.

Santander ha roto la tendencia de los últimos años en los que Bankinter era la primera entidad en estrenar la temporada de resultados. Su presidenta, Ana Botín, ha querido recuperar la tradición que había implantado cuando era la número uno de Banesto, con la inauguración de la etapa de resultados. Una cuenta de resultados sencilla, con resultados prácticamente recurrentes y con una subida del 4% anunal y de 1.598 millones en el último trimestre, frente a los 25 millones de igual fecha de un año antes, han podido ser el detonante para ser el primer banco español en explicar su cuenta de pérdidas y ganancias. “Son unos resultados muy buenos”, aseguró Botín nada más empezar la rueda de prensa.

Y parece que el mercado lo ha visto también así a tenor de la subida de la acción, un 4,03%, en línea con la mejora de los resultados anuales, pese a que el recorte de las provisiones en un 5,8% han contribuido al crecimiento del beneficio, lo mismo que el crecimiento de los ingresos por comisiones. Eso sí, la devaluación de las principales divisas con las que opera han penalizado sus resultados, lo mismo que la subida de impuestos en Polonia y Reino Unido.

Botín ha declarado que durante el presente ejercicio el grupo prevé mejorar sus ingresos y beneficios en los 10 principales países en los que está presente el grupo, lo que no sucedía desde 2010, lo que le permitirá mejorar sus cuentas. Recordó que en los tres últimos años el banco ha elevado sus beneficios un 40%, pero ha insistido en la necesidad de ser “prudentes” con el fin de llegar a 2018 con el objetivo de crecer a doble dígito en beneficio por acción.

Explicó que espera que el resultado de Santander crezca al final de 2017 de forma similar a 2016, con lo que su beneficio al cierre del presente ejercicio se aproximará a los unos 6.500 millones de euros, pese a las incertidumbres que aún existen en el mercado, como las medidas que pueda adoptar Donald Trump en Estados Unidos, o el brexit en Reino Unido. “En adelante, tenemos muchas oportunidades para crecer de forma rentable en Europa y América, en un entorno que anticipamos será volátil pero, en general, mejor que en 2016 en nuestros mercados principales”.

“Los resultados que hemos presentado en los últimos años se basan en la consistencia, en la predictibilidad y cada vez más en el negocio de clientes. Nuestro compromiso para 2017 es seguir creciendo en la métrica, pero un poco”, insistió la directiva.

Pese a que Estados Uunidos es una de las incertidumbre, Botín cree que la relación entre este país y México es estrecha comercialmente hablando, pero las políticas de Trump tendrán su efecto en el peso mexicano. La banquera defendió que, al igual que en Brasil, en México hay “mucha mejora orgánica” para Santander. “Podemos crecer, no solo prestando más (porque es posible que haya menos demanda de crédito), sino con clientes vinculados transaccionales por la parte del pasivo”, indicó. Explicó que la entidad tiene una estrategia similar a la implementada con la cuenta 1,2,3 en España y Reino Unido, que está dando “muy buenos resultados”. Además, recordó que el banco tiene un plan de inversión para su filial en el país centroamericano de 15.000 millones de pesos. “Este es un país, junto con Brasil por su tamaño y potencial de crecimiento, muy importante para el grupo”, añadió. México representa el 8% del grupo, puntualizó.

Como ya ha hecho en los últimos meses desde que Reino Unido anunció su salida de la Unión Europea en julio de 2016, Botín ha mostrado nuevamente la apuesta de Santander por Reino Unido. Restó importancia al brexit al explica que no afecta a la entidad, salvo en aquello que influya directamente a sus clientes. “Ahí es donde tenemos que trabajar para conseguir un acuerdo que sea bueno para las personas y los clientes ingleses y europeos”, subrayó. Incluso afirmó que la economía británica está creciendo más de lo que se esperaba.

Defendió España como nuevo destino para las empresas que quieran abandonar Londres, pese a que reconoció que la city seguirá siendo importante. “Es un centro con masa crítica y gran potencial a futuro pase lo que pase”. Santader, por esta razón, descarta situar la sede de su filial a Madrid (o incluso a Santander, como bromeó la banquera).

Preguntada sobre si el banco estaría interesado en pujar por BMN, o incluso estudiar una hipotética operación de compra de Banco Sabadell o Popular, la banquera reconoció que la entidad analiza siempre las oportunidades que puedan aparecer en los mercados en los que opera, aunque Santander está centrado ahora en el crecimiento orgánico. Botín explicó que, en todo caso, la idea del banco no pasa por realizar grandes compras, sino que pasa por analizar operaciones “relativamente pequeñas porque son las que crean valor”. La estrategia del banco es poner en marcha adquisiciones corporativas de negocios “que cumplan con nuestros requerimientos y generen valor”.

Ana Botín recordó en varias ocasiones que el grupo ha cumplido todos los objetivos estratégicos y de negocio que se propuso, “aumentamos los clientes vinculados en 1,4 millones adicionales, incrementamos el crédito un 2% y ya damos servicio a 125 millones de clientes” en Europa y América.
A nivel global, el crédito creció un 2% y los recursos de clientes un 5%, excluidos los tipos de cambio. El beneficio por acción alcanzó 0,41 euros, un 1% más. La rentabilidad sobre recursos propios (ROE) ha mejorado, al situarse en el 6,99%, frente al 6,57% de un año antes. Ha empeorado su eficiencia (con amortizaciones), que pasa del 47,6% al 48,1% al cierre del ejercicio. Su ratio de morosidad baja del 4% por primera vez en cinco años al situarse en el 3,93%, con una cobertura del 73,8%. La directiva recordó que el dividendo correspondiente a 2016, que se aprobará en la próxima junta de accionistas, se elevará el 5% en total y un 8% en efectivo.

Su ratio de capital de máxima calidad CET1 se sitúa en el 12,53%, frente al 12,55% de un año antes, por encima del mínimo requerido del 9,75%, mientras el capital CET 1 fully loaded, cumpliendo todas las exigencias de Basilea III, alcanzó el 10,55%, frente al 10,05%.

Por áreas geográficas Santander ganó 1.681 millones de euros en Reino Unido, el 14,7% menos; su peso en el conjunto del beneficio es del 20%. El primero es Brasil, con un resultado de 1.786 millones de euros, el 9,5% más y suma el 21% del total del grupo. La tercera pata de los beneficios corresponde a la filial de préstamos al consumo Santander Consumer Finance (SCF). Ganó 1.093 millones, el 16.5% más. España sumó 903 millones en 2016, cifra que se obtiene sumando los 1.022 millones del área de banca minorista (un 4,6% más por las menores provisiones en un 41%) y los 207 millones de Santander Consumer Finance, a los que hay que restar 326 millones que perdió su área inmobiliaria. España representa el 12% de los resultados.

Estados Unidos aportó 395 millones de euros, con una caída del 41,8%, y llega al 5% del conjunto del grupo. Pero la previsión es de que este país crezca considerablemente este año. En México ganó 629 millones, lo mismo que en 2015, y tiene un peso del 8%.

Normas