Telecomunicaciones

Apple recoge el guante de Trump y construirá una planta en EE UU

Invertirá, junto a Foxconn, 7.000 millones de dólares, y creará hasta 50.000 empleos

Madrid / Taipéi
Apple recoge el guante de Trump y construirá una planta en EE UU

El presidente Donald Trump podría conseguir lo que pregonó durante su carrera a la Casa Blanca cuando espetó en tono amenazante:“Vamos a hacer que Apple fabrique aquí sus malditos ordenadores y cosas en este país, en lugar de en otros”. Este lunes se conoció que Foxconn y el fabricante el iPhone están evaluando abrir una fábrica en EEUU, que supondría una inversión conjunta de 7.000 millones de dólares (6.522 millones de euros). La decisión, sobre la que Apple no había hecho ninguna declaración al cierre de esta edición, generaría entre 30.000 y 50.000 puestos de trabajo en el país.

Así lo señaló Terry Gou, presidente de Hon Hai, matriz de Foxconn, uno de los mayores fabricantes de dispositivos para Apple. En declaraciones a los medios recogidas por Nikkei Asian Review, el directivo indicó que la futura planta, que estaría altamente automatizada, se dedicará a la fabricación de pantallas para dispositivos móviles.

La compañía taiwanesa es la responsable del ensamblaje de gran parte de los iPhone que se comercializan en todo el mundo y los contratos que mantiene con la firma de Cupertino le reportan el 50% de su facturación.

Algunos medios precisaron que las negociaciones de ambas compañías se están llevando a cabo con autoridades del Estado de Pensilvania y de otros estados del país. Sin embargo, los ejecutivos de Foxconn aseguraron que, aunque están evaluando potenciales localizaciones, aún no hay decidida una ubicación ni una inversión exacta.

Gou sí dejó claro que los planes de construir una nueva planta en territorio estadounidense no lastrarán la inversión de la compañía en China, donde también barajan ampliar sus actuales instalaciones, incluso para fabricar dispositivos de la propia Apple.

Implicación de Sharp

Según el presidente de Hon Hai, la compañía que preside Tim Cook estaría muy interesada en el proyecto, en el que también estaría involucrada Sharp (empresa que adquirió Foxconn en abril de 2016 por 3.055 millones de euros), pues Apple necesita paneles extra que saldrían de esa nueva factoria estadounidense. La compra de Sharp permitió a Foxconn hacerse con la tecnología de la japonesa en materia de paneles para equipos móviles. Una operación que no solo beneficiaba a Hon Hai, que gana terreno a Samsung como proveedor de componentes de Apple, sino a la compañía de la manzana, que puede beneficiarse de la posición de Foxconn en el negocio de las pantallas. Un elemento clave para competir en el mercado de smartphones, donde Apple planea introducir las pantallas OLED.

Decisión ajena a Trump

Foxconn quiso aclarar, sin embargo, que lleva tiempo considerando su implantación en EEUU. La compañía quiso matizar así que la decisión de abrir una fábrica en ese país no es una respuesta directa a la petición de Trump de que las compañías estadounidenses fabriquen a partir de ahora sus productos en el país.

Foxconn produce actualmente más de 100 millones de terminales anualmente en sus instalaciones en la ciudad china Zhengzhou. Gou advirtió, sin embargo, que un posible iPhone fabricado en EEUU podría suponer un aumento sobre el precio (habla de 500 dólares) sin que sean mejores que los actuales, aunque expresó sus dudas sobre si se acabaría pagando más por el.

Con todo, medios estadounidenses apuntan a un interés de Apple en fabricar parte de sus equipos en EEUU. La firma mira de cerca los movimientos del Gobierno de Trump respecto a su decisión de bajar los impuestos por la repatriación de fondos desde el extranjero. Las acciones de Apple suben un 8% desde las elecciones de EEUU y rozan los 120 dólares.

Papel de SoftBank

La noticia de este lunes llega después de que el pasado 13 de enero Nikkei también publicara que Foxconn, junto con su filial Sharp, estarían evaluando la construcción de una planta en EE UU para fabricar paneles LCD. Entonces, la fuente citada aseguraba que Masayoshi Son, presidente de Softbank Group, socio de Foxconn, le habría prometido a Trump en una reunión en diciembre que realizarían "inversiones significativas" para la creación de empleos en EE UU.

Normas