Mercado inmobiliario

La socimi de Deutsche Bank planea su mayor adquisición

Trajano comprará por 100 millones el centro Alcalá Magna

Deutsche Bank
Centro comercial Alcalá Magna.

La socimi Trajano, gestionada por Deutsche Bank, ultima la que será su mayor compra desde su creación en 2015. Prevé hacerse con el centro comercial Alcalá Magna (Alcalá de Henares, Madrid) por 100 millones de euros.

Deutsche Bank vuelve a invertir en España y en un centro comercial. Si el pasado año batió un récord a través de su vehículo Deutsche Asset Management al comprar Diagonal Mar en Barcelona por 493 millones de euros, ahora prevé cerrar la mayor operación de su socimi española Trajano, para hacerse con Alcalá Magna por una importe que rondará los 100 millones de euros.

Este centro comercial de Alcalá de Henares está actualmente en manos del fondo español Incus Capital, que cuenta entre sus socios con Estanislao Carvajal, Álvaro Rivera y Alejandro Moya. Este vehículo de inversión cuenta con activos por 600 millones en su cartera y en 2016 destinó 200 millones en una decena de operaciones. A su vez, había adquirido Alcalá Magna hace algo más de dos años a CBRE Global Investors.

Alcalá Magna fue inaugurado en 2007, cuenta con una superficie bruta alquilable de 34.165 m2 y da empleo a unas 500 personas. Dispone de 1.265 plazas de aparcamiento y 94 tiendas, entre las que se encuentran H&M, Zara, C&A, Sfera, Cortefiel y el supermercado Mercadona. Además, casi el 25% de sus espacios se dedican al ocio y restauración.

Para Trajano, socimi gestionada por Deutsche Bank, será su mayor adquisición. El pasado mes de octubre la compañía finalizó con éxito una ampliación de capital de 47 millones “para poder acometer inversiones adicionales por valor de 95 a 100 millones”, según informaba la sociedad en un comunicado.

La estrategia de inversión de la compañía se centra en activos de oficinas en ubicaciones secundarias de Madrid y Barcelona y prime en otras ciudades, centros comerciales que cuenten con una situación de liderazgo y con un cash flow recurrente, además de parques logísticos, principalmente Madrid, Barcelona, País Vasco y Valencia.

Trajano gestiona ya 181 millones de euros en cuatro activos, con una superficie total gestionada de 117.000 metros cuadrados. La última transacción fue a finales del pasado año, cuando anunció la compra de cuatro naves logísticas en Zaragoza por 42,9 millones.

Una vuelta del banco al inmobiliario

La constitución de Trajano en 2015 fue una señal clara de la vuelta de Deutsche Bank al inmobiliario español tras el abandono por los primeros indicios de la crisis del ladrillo. Liderada por Carlos Manzano, cuenta con inversores como la familia Consentino; José Moya Sanabria, presidente de Persán, interproveedor de Mercadona; o los fundadores de Goldcar. “Una socimi ofrece el atractivo fiscal, porque la empresa no paga impuestos aunque está obligada a repartir dividendos. También tiene el atractivo de que el sector vuelve, después de muchos años de penuria. Y en España siempre nos ha gustado el inmobiliario. Una socimi es una forma de invertir apostando por un gestor, que en este caso es Deutsche Bank”, señalaba Manzano a este diario tras la compra de Diagonal Mar.

Normas