Demografía

Los mayores de 65 han crecido un 33% en 19 años y los jóvenes, un 13%

La UE y España se han comprometido a poner en marcha estrategias globales de impulso a la natalidad porque cada vez menos activos deben mantener más pensiones

Una anciana sentada en un banco. EFEArchivo
Una anciana sentada en un banco. EFE/Archivo EFE

El Instituto Nacional de Estadística (INE) hizo públicos hoy los datos definitivos del padrón municipal con fecha 1 de enero de 2016 que certifican que España contaba entonces con una población de 46,55 millones de personas, de la que 8,6 millones eran mayores de 65 años, 30,4 millones de activos (aquellos con edades comprendidas entre 16 y 64 años) y 7,4 millones de jóvenes hasta 15 años. Un análisis de esta distribución de la población en los últimos 19 años constata cómo mientras los mayores han crecido un 33,16% desde 1998, los activos lo hicieron en una tasa mucho más moderada, del 13,7% y los jóvenes, los activos del futuro, otro 13,2%.

De hecho, no solo es destacable cómo cada vez hay más pasivos frente a un aumento muy exiguo de los activos; sino que mientras hace 19 años estaban censados casi tanto jóvenes de hasta 15 años, con 6,57 millones, como mayores de 65, con otros 6,50 millones; hoy esa proporción ha cambiado completamente y ya hay 1,21 millones más de mayores que de jóvenes. Este hecho, que es consecuencia directa del envejecimiento demográfico, tiene además doble trascendencia porque da idea de lo que deparará el futuro: cada vez menos activos para sostener el gasto que conlleva mantener el pago de las pensiones y la escolarización de los más jóvenes.

Otra forma de ver cómo ha cambiado la pirámide de población es comprobar lo que pesa cada uno de estos colectivos sobre el total. En 1998 los activos representanban un 67,19% del total y hoy se han reducido al 65,41%. Los jóvenes hasta 15 años eran hace 19 años el 16,49% de la población y hoy han bajado su peso al 15,98%. Pero el cambio más significativo se ha producido entre los mayores de 65 años, que justo antes del anterior periodo de bonanza económica suponían el 16,31% de los habitantes y ahora han pasado a equivaler al 18,59%.

Los expertos llevan años advirtiendo que esta tendencia no hará sino agudizarse en el corto y medio plazo si no se ponen en marcha nuevas medidas de impulso a la natalidad. Y es que España lleva décadas siendo uno de los países con una de las tasas de natalidad más bajas de Europa y el mundo, con apenas 1,3 hijos por mujer. La UE en general y España en particular se han comprometido a poner en marcha estrategias globales para aumentar la natalidad.

Normas