Energía

La electricidad roza el nivel de 2013 cuando se intervinieron los precios

A cierre de la subasta de OMIE, se registran unas subidas de los precios, hasta situarse en una media de 85,79 euros MWh, y una punta a las 8 de la tarde de 95,11 euros.

Precio del mercado diario del martes en la península Ampliar foto

El precio del mercado mayorista de la electricidad (pool) sigue imparable de la mano de la ola de frío polar que azota a la península. La subasta celebrada ayer por el operador del mercado ibérico, OMIE, marca para hoy un precio de 85,79 euros MWh y una punta de 95,11 euros MWh para las 8 de la tarde y de 95 euros MWh para las 10 de la mañana (los precios se fijan para cada hora del día y la curva baja en las horas valle de la madrugada).

 Este repunte supone un aumento del 8% respecto a las cotizaciones medias del miércoles y se acerca al máximo de 91,89 euros MWh del 18 de diciembre de 2013, cuando el Gobierno decidió intervenir los precios y suspender el mecanismo de subasta Cesur por el llamado precio de venta al pequeño consumidor (PVPC), que instauró en abril de 2014.

No obstante, es necesario puntualizar que aquel precio que el Gobierno anuló habría regido para el primer trimestre del año, mientras que con el nuevo mecanismo, los precios van variando cada día y cada hora. Así, entre el miércoles y el jueves, se incrementa una media del 8%. El nuevo repunte consolida las fuerte subidas experimentadas desde principios de enero, agravados por la ola de frío, con las temperaturas más bajas del año, y los problemas de suministro de gas.

La subida de hoy no viene acompañada, sin embargo, de un alza de la demanda, que baja en un día de 650 GWh a 632 GWh. Pero por otro lado ayer hubo más producción eólica, unos 204 GWh, que la prevista para mañana: unos 129 GWh.

Las horas más cara del jueves serán las 8 de la tarde y las 10 de la mañana, mientras que las más baratas se sitúan entre las 4 y las 5 de la madrugada. Estos son los precios que pagarán los consumidores domésticos acogidos al precio de venta a los pequeño consumidor (PVPC) que, al mismo tiempo, dispongan de contadores inteligentes (unos seis millones).

Para los acogidos al PVPC sin contador digital (otros seis millones de puntos de suministro) se les aplica un precio que determina REE según una encuesta de consumo por horas, mientras que los que están en el mercado libre, el precio que pagan es el que hayan pactado libremente con la comercializadora del mercado libre. En estos momentos, es probable que los usuarios del liberalizado paguen menos, que es necesario esperar a ver la evolución de las cotizaciones

La falta de viento y agua, así como los “incidentes” en el suministro de gas desde Argelia (problemas “técnicos” en sus plantas de licuefacción), lo que ha obligado a las comercializadoras a traer barcos de GNL desde Estados Unidos, así como otros problemas con este combustible en el sur de Francia, explicarían la situación. El precio del gas se ha duplicado en un año y con él la producción de electricidad en las centrales de ciclo combinado.

Otro de los factores que apuntan los expertos, es el efecto de los altos precios que se registran en Europa. Francia, con varias centrales nucleares funcionando al ralentí, teme no poder cubrir la demanda y está importando electricidad trasladando las altas cotizaciones a España. Con todo, muchos generadores reconocen no entender del todo lo que está pasando

El precio de la energía representa aproximadamente la mitad de la factura de los domésticos, mientras que el resto corresponde a los peajes de acceso a las redes, una tarifa regulada que fija el Gobierno y que incluye numerosos cargos, como los incentivos a las renovables o la financiación de la deuda eléctrica por los déficit del pasado, además del coste de las redes.

100 euros al año

En medio de la alarma generada por los altos precios, el ministro de Energía, Álvaro Nadal, aseguró ayer que con los precios actuales, el recibo de la luz se va a encarecer unos 100 euros al año (una cifra cuyo origen el ministro no explicó). En declaraciones a la Cope, subrayó que España está marcando máximos de precios en la electricidad por varios factores: el frío, la falta de agua y de viento, la subida “artificial” del precio del petróleo derivada del acuerdo alcanzado el pasado 30 de noviembre por la OPEP y otros países productores, y la paralización de una parte del parque nuclear en Francia, que está haciendo que este país compre en España energía más barata, encareciendo los costes.

“Cuanto más frío hace hay más consumo de electricidad y se tiene que producir con medios más caros. Esto es así en España, pero está siendo mucho peor en el centro de Europa, especialmente en Francia (...) Tenemos un problema meteorológico importante: no ha llovido prácticamente nada, con lo cual el agua es escasa y la electricidad más barata es la que se produce con agua y tampoco ha hecho viento”, añadió Nadal.

 

Las sospechas de REE sobre las térmicas

Veladamente y en privado REE reconoce que algunas centrales térmicas (de carbón y de gas) no están disponibles, aunque estén cobrando los llamados pagos por capacidad. Aunque están mantenidas, no tienen combustible para funcionar. Así lo aseguran fuentes del sector que advierten, no obstante, que en españa hay capacidad para cubrir la demanda: 41.700 MW.

Este racaneo en la producción de gas (amén de los problemas técnicos en Argelia y el sur de Francia), ha contribuido a que sea la producción hidroeléctrica la que marque precio, cuando su materia prima es cero. Es el llamado coste de oportunidad en un mercado marginalista como el pool: el agua compite con la tecnología más cara (el gas), aunque no es la razón de los altos precios, porque si este no lo marcara el agua lo marcaría el ciclo (que puede ser más caro que el precio).

Normas