Caso de la "Rasputina" surcoreana

El fiscal pide arrestar al número uno de Samsung

Las autoridades acusan al gigante tecnológico de pagar sobornos para lograr el apoyo del Gobierno a una fusión

Imagen de archivo de Lee Jae-yong, vicepresidente de Samsung y primer ejecutivo de la empresa.
Imagen de archivo de Lee Jae-yong, vicepresidente de Samsung y primer ejecutivo de la empresa. EFE

La Fiscalía surcoreana ha emitido una orden de arresto contra el heredero de Samsung y responsable de facto del gigante tecnológico surcoreano, Lee Jae-yong, sospechoso de soborno, El arresto, que debe ser aprobado por un tribunal el miércoles, está dentro del caso de la llamada "Rasputina" surcoreana, una trama de corrupción y tráfico de influencias en el entorno de la primera ministra, Park Geun-hyu, que ha abierto un proceso de destitución contra Park.

Las autoridades creen que Samsung donó 33,7 millones de euros a empresas de consultoría y organizaciones sin sin ánimo de lucro vinculadas a Choi Soon-sil, amiga íntima de Park entre 2015 y 2016. Las sospechas apuntan a que el líder mundial de la telefonía móvil pagó para lograr que el fondo público de pensiones de Corea (tercero del mundo) apoyase la fusión de dos filiales de  Samsung. El presidente del fondo, entonces ministro de Sanidad, fue arrestado en diciembre.

Lee, que también ha sido acusado de perjurio. admitió las transacciones, aunque negó que las donaciones estuvieran relacionadas con la aprobación de la citada fusión.

El fiscal ha retrasado su petición por el impacto económico de la detención

Un equipo especial de la fiscalía examina desde el mes pasado las conexiones entre los grandes conglomerados empresariales surcoreanos (chaebol) y el poder político a través de la llamda Rasputina. "Aunque las condiciones económicas del país son importantes, mantener la justicia es prioritario", explicaron ayer los responsables de la investigación, que retrasaron la petición de arresto por el impacto de la medida.

La detención de Lee es una nueva complicación para el mayor fabricante de teléfonos del mundo y primer grupo empresarial del país. El ejecutivo, de 48 años y único hijo varón del presidente Lee Kun-hee, tomó el control del grupo en 2014 tras el infarto de su progenitor, y aún debía lidiar, además de con las complicaciones propias de la sucesión, con el estruendoso fracaso del Samsung Galaxy Note 7. Este producto estrella debió ser retirado del mercado por los incendios incendiarse espontáneos. La acción de Samsung cajó en torno a un 3% en la Bolsa.

El escándalo de la Rasputina ha provocado una crisis política sin precedentes en el país. La primera minsitra tiene sus poderes mientras el Constitucional decide sobre su revocación, que llevaría a la convocatoria de elecciones. Millones de manifestantes han pedido la dimisión de Park, que ha admitido descuido en sus relaciones con la "Rasputina" pero no irregularidades.

Normas
Entra en El País para participar