Contante & Sonante

Cláusulas suelo, notarios y la visita relámpago de Restoy

En solo dos semanas el exsubgobernador del Banco de España está a punto de finalizar la planificación estratégica del FSI

Los notarios también enredan en el procedimiento del Gobierno para devolver el dinero de las cláusulas suelo

Cláusulas suelo, notarios y la visita relámpago de Restoy

Que la banca está que trina con los jueces (y ahora también con el Gobierno por su proyecto de ley hipotecaria y el procedimiento para devolver el dinero de las cláusular suelo) no es nada nuevo, aunque a raíz de las sentencias contrarias a las cláusulas suelo –sobre todo ante el fallo del Tribunal de Justicia de la UE (TJUE)– que han comercializado en sus hipotecas durante años ha enrarecido aún más las relaciones entre el sector financiero y los juzgados. El abuso que ha ejercido durante años la banca ante el consumidor está en el origen de las actuales discrepancias entre este segmento de la economía y los jueces.

Pero en medio de este conflicto entre jueces y bancos están los notarios y abogados que, al final, se están beneficiando de estos procesos judiciales masivos. El primer banquero en quejarse públicamente de ello tras la sentencia del TJUE ha sido Josep Oliu, presidente de Banco Sabadell (un día antes lo hizo el presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, pero aludió más a la nueva ley hipotecaria que prepara el Gobierno). Con la sorna que le caracteriza, Oliu calificó el viernes de oportunistas a los bufetes de abogados que piden la devolución generalizada de las cláusulas suelo. E incluso contó que un notario “nos ha reclamado la cláusula suelo. El Lazarillo de Tormes llega a todos los estamentos”, comentó.

El Gobierno, mientras, está pendiente del PSOE para pactar definitivamente el procedimiento extrajudicial para la devolución a los clientes del dinero de las cláusulas suelo. Su idea inicial era haber cerrado este proceso antes del cierre de 2016. No pudo ser, y la fecha pasó al 13 de enero de 2017 (viernes), pero tampoco logró sellar un acuerdo con el grupo socialista. Habrá que ver si a la tercera va la vencida.

Varias fuentes bancarias señalan, no obstante, que los notarios también quieren decir su última palabra en este procedimiento. No hay que olvidar que las hipotecas siempre se han otorgado tras la previa lectura del señor notario y la firma de este contrato. ¿Alguna responsabilidad puede que tengan también?

Por cierto, los bancos españoles han comenzado a llenar el mercado de socimis. Son conscientes de que estas sociedades les permite sacar más partido de la recuperación del sector inmobiliario que tener que malvender sus activos a fondos extranjeros. También es una forma de sacar de su balance una parte del ladrillo que tanto les pesa, algo que les viene estupendamente. La presión que ejerce sobre los activos adjudicados la nueva circular contable del Banco de España tiene como uno de sus principales objetivos que las entidades aceleren el saneamiento de sus activos improductivos.

Lo mismo sucede con el Banco Central Europeo (BCE). Esta institución está apretando las tuercas al sector para que aligere esta elevada carga inmobiliaria y que se desprenda de ella en unos tres años. Varios directivos aseguran que la vigilancia y la presión “es muy elevada. Desde hace unos meses están muy encima del saneamiento de los activos inmobiliarios”.

El problema es que varios expertos y analistas aseguran que este afán por crear socimis puede provocar una nueva burbuja inmobiliaria, aunque los bancos y los supervisores lo descartan.

Y hablando de otras cosas. El ya exsubgobernador y ahora presidente del Financial Stability Institute (FSI) desde el pasado 1 de enero, Fernando Restoy, estuvo el viernes de visita por su antigua casa, el Banco de España. Su objetivo es mantener la posibilidad de estar a caballo entre Madrid (donde tiene a su familia) y Basilea, sede del FSI.

Restoy se ha convertido con este nombramiento en uno de los españoles mejor colocados en el mundo financiero internacional, después de Jaime Caruana, director general del BIS, que dejara su cargo en junio de este año, cuando acaba su mandato. El exsubgobernador ha sustituido a Josef Tosovsky, que fue gobernador del Banco Nacional Checo y antes primer ministro de la República Checa. El Instituto de Estabilidad Financiera (la denominación española del FSI) fue creado en 1999 por el BIS y el Comité de Supervisión Bancaria de Basilea para ayudar a los supervisores bancarios en todo el mundo en la mejora y el fortalecimiento de sus sistemas financieros .

Su cargo le permitirá estar en todos los comités que significan algo para la regulación financiera global, lo que puede que dé un impulso a la influencia de España en las normas que se cuezan a nivel internacional. El objetivo del FSI es “promover el desarrollo de normas y prácticas de supervisión en todo el mundo y apoyar la plena aplicación de estas normas en todos los países”. Y a él acuden cada dos años los gobernadores de todos los bancos centrales del mundo.

Parece que, pese al frío suizo, Restoy ha cogido rápidamente el tranquillo a su nuevo cometido, y en solo dos semanas ya tiene claro los cambios que quiere llevar a cabo en el FSI. Tanto es así que está a punto de concluir el diseño de la nueva planificación estratégica del Instituto de Estabilidad Financiera. Su entrada en el FSI coincide con la próxima salida de Caruana del BIS, con lo que pocos cafés podrán tomarse juntos en Basilea.

Normas
Entra en El País para participar