Automovilísticas

Fiat se desploma en Bolsa tras ser acusada en EE UU por trucar sus emisiones

La automovilística afronta una caída del 17% por la sospecha de que utilizó un software ilegal en sus motores

Las acciones de la empresa italiana reanudan la cotización en Wall Street con descensos próximo al 8%

fiat
EFE

Fiat va camino de repetir otro caso Volkswagen. La automovilística se ha desplomado un 16% en la Bolsa italiana tras conocerse que la Agencia de Protección Ambiental Estadounidense ha iniciado una investigación sobre el uso de software ilegal en sus vehículos. Una acusación similar a la que afectó a la compañía alemana que no ha cerrado el caso hasta este miércoles tras un acuerdo con el Departamento de Justicia para pagar 4.300 millones de dólares en multas. 

La EPA sospecha que Fiat-Chrysler ha manipulado la medición de emisiones de Monóxido de Carbono en unos 104.000 camionetas y todocaminos en Estados Unidos desde 2014 a 2016. En concreto, se trata de los modelos Jeep Gran Cherokee y Dodge Ram 1500 con motores diesel de 3 litros. La Agencia Estatal Norteamericana considera que la compañía había incumplido así el Acta por un Aire Limpio.

Según esta regulación, las automovilísticas deben informar a la EPA de la incorporación de cualquier software, conocidos como dispositivos auxiliares de conbtrol de emisiones. La Agencia Estadounidense ha anunciado que Fiat no lo había hecho entre 2014 y 2016 en el caso de los modelos citados. Por tanto, la EPA considera que la automovilística ha incumplido la Acta por un Aire Limpio.

"Continuaremos investigando la naturaleza e impacto de estos dispositivos. Todos las automovilísticas deben jugar con las mismas reglas y continuaremos investigando a las que hayan tenido una ventaja competitiva injusta e ilegal", ha afirmado Cynthia Giles, la administradora asistente de la Oficina de Garantía de Cumplimiento y Ejecución de la Agencia. La EPA ha abierto la puerta, por tanto, a aplicar unas multas a Fiat que pueden alcanzar los 37.500 dólares por vehículo afectado.

La automovilística ha negado en un comunicado su implicación en el Dieselgate y ha transmitido su intención de colaborar con la investigación. El consejero delegado del grupo, Sergio Marchionne, ha negado que ninguno de los vehículos producidos por su compañía incorpore ningún software ilegal y rechazado cualquier comparación con el caso Volkswagen. El ejecutivo ha denunciado una visión beligerante de la EPA contra el diésel y que hasta esta mañana no han conocido la acusación.

"Nadie en Fiat-Chrysler es tan estúpido de de intentar añadir un software de manipulación de emisiones", ha declarado y ha anunciado que han parado la producción de automóviles diésel para 2017. "Sobreviviremos incluso con multas de 4.600 millones de dólares", ha dicho en referencia al acuerdo suscrito por Volkswagen.

Los descensos tuvieron su réplica en la Bolsa estadounidense. Las caídas acumuladas por sus títulos (más del 12%) llevaron al regulador estadounidense a suspenderla temporalmente de cotización. En su regreso al mercado, Fiat modera las bajadas y retrocede un 8%.

Normas