Automoción

Las Vegas eclipsa los brillos del Salón de Detroit

Salón de Detroit
Vehículo de Audi presentado en Detroit. REUTERS

Es el salón del automóvil de The Big Three, Ford, General Motors y Fiat Chrysler, y sin embargo, las tres grandes automovilísticas de EE UU llegan a su principal muestra, a Detroit (Naias, por sus siglas en inglés), sin novedades de mención y baqueteadas por las amenazas del presidente electo, Donald Trump, que exige que relocalicen sus factorías en el país en lugar de en México. Pese a reunir a más de 5.000 periodistas de todo el mundo, las automovilísticas acaban de presentar modelos en el salón tecnológico CES de Las Vegas y ponen en duda si Detroit ha dejado de ser la cita clave de la automoción en EE UU, ante la entrada cada vez mayor de las tecnológicas en el sector con el coche conectado y autónomo.

Así fue el caso de Ford, que pese a reunir como cada año a los periodistas en el estadio Joe Louis, situado junto al Centro Cobo, la sede del Naias, únicamente anunció el regreso a EE UU de dos modelos históricos de la marca: la camioneta ranchera Ranger y el todocamino (SUV, por sus siglas en inglés) Bronco, pero sin que la enseña tuviera preparados ya los prototipos de los vehículos que se comercializarán en 2019 y 2020, respectivamente. En el caso de Fiat, trajo a Detroit el futurista prototipo de monovolumen Portal que ya había desvelado hace unos días en Las Vegas. “Tomamos la decisión de lanzar Portal en Las Vegas en vez de aquí porque parecía ser el escenario más relevante para presentar ese vehículo”, se defendió el presidente de FCA, Sergio Marchionne, cuando fue preguntado por la falta de novedades.

Así que, sin presentaciones, la atención se concentró en Detroit en las amenazas del presidente electo contra el sector y la posible respuesta de los fabricantes. Marchionne reconoció la “impotencia” de los fabricantes ante la amenaza con imponer elevados aranceles de Trump y reconoció que el sector tendrá que “adaptarse” a la nueva realidad. FCA ya inició esta adaptación con el anuncio de inversión de 1.000 millones de dólares en sus fábricas de EE UU y la creación de 2.000 empleos.

Toyota, otra empresa amenazada la semana pasada por Trump, sí guardaba novedades para Naias pese a su presencia en Las Vegas. La automovilística presentó la nueva generación del Camry destacando de forma significativa que el modelo está “montado en EE UU, por estadounidenses y para estadounidenses”.

Las tendencias señalan que las automovilísticas se volcarán, también en EE UU, con los lanzamientos de todocaminos. Este tipo de modelos ya acaparan el 26% del mercado en Europa y crecen a doble dígito y los estadounidenses no son inmunes a esta nueva moda, sobre todo en los segmentos urbano, pequeño y de tamaño medio. Las previsiones apuntan a que dos tercios del mercado estadounidense de estos segmentos será un SUVo una pickup (ranchera) a corto plazo. Todas las automovilísticas, desde General Motor a Volkswagen, están añadiendo estos modelos a sus nuevos lanzamientos porque “el cambio hacia el todocamino es profundo”, señaló a Reuters Mike Jackson, presidente de la mayor cadena de concesionarios de EE UU, AutoNation.

En esta línea, Audi desveló el prototipo del todocamino de gran tamaño Q8, cuya versión de producción será comercializada en 2018, y Mercedes-Benz mostró la nueva Clase E. Volkswagen, por su parte, hizo el debut del prototipo del microbús eléctrico ID Buzz. El microbús, una reinterpretación moderna del icónico vehículo de los años sesenta de Volkswagen, cuenta con conducción autónoma, una potencia de hasta 369 caballos y ofrece una autonomía de hasta 434 kilómetros.

Entre los nuevos productos revelados, destacó Stinger, la nueva berlina deportiva de Kia, una marca que está desde hace ya algunos años en clara ascensión en el país.

 

Normas