Ahorro

Bankinter prorroga su cuenta al 5% pese a los tipos cero

La entidad se desmarca de los ajustes en sus cuentas que han aplicado otras entidades

Bankinter

Bankinter ha decidido prorrogar un trimestre más, hasta el 31 de marzo de 2017, las condiciones de su cuenta nómina, por la que ofrece una remuneración del 5% TAE durante el primer año. Se mantiene así como la entidad con la cuenta remunerada a un tipo más elevado y no solo para los nuevos clientes que domicilien su nómina o ingresos mensuales sino también para las cuentas corrientes sin más, aunque en este caso hay un requisito más exigente: domiciliar al menos diez recibos al trimestre y realizar compras anuales por 3.000 euros con una tarjeta de crédito que el banco concede gratis.

Con el mantenimiento de la remuneración del 5% TAE, Bankinter se desmarca del grupo de entidades que han decidido rebajar la rentabilidad que ofrecen en sus cuentas de ahorro y los incentivos con los que intentan atraer a nuevos clientes.

El ejemplo más emblemático hasta el momento es el de Banco Santander, que ha rebajado el atractivo de la Cuenta 1,2,3. Mantiene el interés de hasta el 3% nominal, para saldos de entre 3.000 euros y hasta 15.000, y la bonificación también de hasta el 3% en determinados recibos. Pero a cambio de no rebajar esa remuneración, requerirá a partir del 12 de febrero el pago de 36 euros anuales por la tarjeta de crédito –ya que obliga a hacer un pago con ella por trimestre–, además de los 36 euros al año por el mantenimiento de la cuenta.

Sabadell ha reducido del 3% al 1% la devolución de los recibos domiciliados en su Cuenta Expansión, dirigida a la domiciliación de la nómina y sin gastos ni comisiones. ING Direct, largo tiempo a la vanguardia de la remuneración del ahorro, ya bajó la remuneración de su Cuenta Naranja del 0,2% al 0,1% TAE y dejará también de pagar el 2% por los recibos domiciliados.

Las entidades han justificado estos recortes a las prestaciones en las cuentas de ahorro en el entorno de bajos tipos de interés, en el cero en la zona euro desde marzo de 2016, que está pesando con fuerza en el margen de negocio del sector. De hecho, el negocio básico de los bancos se basa en captar dinero a corto plazo y prestarlo a largo y en esta operativa se encuentran con un mercado de deuda en el que las rentabilidades en los plazos más largos se hundieron el pasado año a mínimos históricos impensables, que solo han comenzado a remontar en la recta final de 2016. Así, el rendimiento del bono español a una década cayo en septiembre al 0,88%, si bien ha subido hasta el 1,47% actual. El triunfo de Donald Trump en noviembre ha disparado la expectativa de mayor inflación en EE UU y tipos más altos, si bien el alza de tipos en la zona euro aún tendrá que esperar.

Desde Bankinter defienden que la cuenta al 5% TAE tiene “bastante demanda”. La entidad prevé mantener esa remuneración hasta el 31 de marzo o hasta haber alcanzado un total de 40.000 nuevos clientes con nómina, a los que se suman otros 5.000 clientes en la cuenta sin nómina. La cuenta nómina requiere ingresos mensuales mínimos de 1.000 euros, domiciliar al menos un recibo al mes o tres en el trimestre y remunera solo por un máximo de 5.000 euros. No tiene comisiones, incluye tarjeta de crédito gratuita y el acceso sin coste a más de 8.000 cajeros.

Un saldo de más de 5.000 millones de euros

El saldo de Bankinter en cuentas nómina aumentó al cierre del tercer trimestre el 29% frente al mismo trimestre del año anterior, hasta los 5.066 millones de euros. La entidad ha decidido mantener sin cambios durante este primer trimestre las condiciones de un producto que impacta en el margen de negocio pero que es una clara vía de captación de clientes. Además, Bankinter está logrando mantener un crecimiento positivo de su margen de intereses en el actual contexto de tipos de interés a cero. Al cierre del tercer trimestre, esta partida –reflejo directo del negocio bancario clásico de captar y prestar dinero– aumentó el 4,4% interanual, hasta los 676,9 millones de euros. El incremento se amplía al 10% si se incluye el negocio en Portugal. El crecimiento del margen de intereses durante el tercer trimestre frente al segundo fue de 7,5%, también sin contar la compra en Portugal, hasta alcanzar los 232 millones de euros.

Este crecimiento ha ido en paralelo a la reducción del coste de los recursos de clientes, que ha caído desde el 0,6% del tercer trimestre de 2015 al 0,29% un año después. Es el retroceso común al conjunto de las entidades financieras y que ha dejado en mínimos la remuneración de los depósitos a plazo tradicionales. De hecho, es en las cuentas de ahorro donde se concentra el esfuerzo de las entidades en remuneración, con el objetivo de captar clientes con nómina y la venta cruzada de productos que pueden generar.

El alza de tipos en la zona euro que permitiría mayores remuneraciones aún tendrá que esperar como muy pronto a finales de 2018. Pero el cambio en el mercado de deuda y el alza en las rentabilidades de los bonos a largo sí deja ya mayor margen de maniobra a la banca para recomponer su oferta.

Normas