Entidades financieras

Santander se refuerza con 1.000 millones en bonos subordinados

Oficina de Santander
Oficina de Santander.

CaixaBank emitió ayer cédulas hipotecarias a 10 años a un precio de 60 puntos básicos sobre el midswap –tipo de interés libre de riesgo– a ese plazo, lo que supuso una rentabilidad del 1,1%. Y Santander ha sido el primer banco español en 2017 que ha lanzado al mercado deuda subordinada a una década que computa en los fondos propios como Tier 2 (recursos propios de segunda categoría). 

El banco que preside Ana Botín ha recibido demanda por 2.800 millones de 230 inversores de todo el planeta, con especial avidez de Europa, en una operación en la que han participado el departamento de mercado de capitales del propio Santander y también Citi,  Goldman Sachs, Morgan Stanley y Crédit Agricole.

La entidad ha colocado 1.000 millones y, aunque hubiera podido ampliar la emisión, rebajó el precio inicial hasta 255 puntos básicos más el midswap a 10 años, lo que supone una rentabilidad anual del 3,252%, cuando las condiciones iniciales contemplaban pagar entre 260  y 270 puntos básicos sobre la referencia.

A diferencia de las cédulas hipotecarias, la renta fija más segura para los más inversores y más barata de vender para el emisor, los compradores exigen rentabilidades más elevadas cuando los bonos quedan por detrás de otros tipos de deuda en el orden prelación. Es decir, cuando baja la capacidad de recuperar el dinero en caso de que se produzcan problemas de solvencia. 

Con esta emisión, Santander  cumple la mitad de sus objetivos de emisión de instrumentos que computan como Tier 2 para 2017, de manera que con otra colocación del mismo tamaño dejaría cerrado este tema respecto al presente ejercicio.

La entidad confía que esos fondos propios de segundo nivel supongan el 2% de sus activos ponderados por riesgo (APR) a cierre del próximo año, lo que implicaría una emisión de alrededor de 2.000 millones de euros anuales, según un documento de uno de los colocadores.

Las calificaciones de la emisión por parte de las tres grandes agencias se dividen en dos. Moody's le asigna el grado de inversión, con un Baa2, al igual que Fitch, que le da un BBB+, mientras que Standard & Poor's se la deja un peldaño por debajo de ese umbral, al darle un rating de BBB. 

Por zonas, los inversores  más ávidos de papel de Santander han sido los provenientes de Francia (con el 26% del libro), de Reino Unido (22%), Alemania (10%), España (7%), de Bélgica, Holanda y Luxemburgo 13%), de Suiza (4%), de Noruega y Suecia (4%), de Asia (4%) y de otros países.

Normas