Tribuna

Las metas de los jóvenes empresarios para 2017

Pese a los esfuerzos realizados en los últimos años, España sigue a la cola del emprendimiento en Europa. ¿Las causas? Claras deficiencias en la formación desde sus comienzos, la cultura del miedo al fracaso y un entorno no siempre lo favorable que debiera ser. Los datos, por desgracia, vienen a corroborar esta situación. Nuestro país ocupa el puesto 22 de un total de 28 Estados europeos que han participado en el último Foro Económico Mundial. Según el último informe del Global Entrepreneurship Monitor, la tasa de emprendimiento en España es de solo un 5,7%.

Este es, con toda seguridad, uno de los principales temas que debemos afrontar con determinación y sin escatimar recursos. Los jóvenes empresarios estamos aportando soluciones concretas que nos permitan dar la vuelta a esta situación. Estamos trabajando intensamente en varios frentes desde las 55 asociaciones que existen en el territorio nacional, en las que están integrados más de 18.500 empresarios.

El primer frente es el de la educación. Para ello, tenemos ya en funcionamiento un programa para despertar las vocaciones empresariales en todos los niveles educativos, con el firme objetivo de enseñar a emprender ya desde la escuela. Creemos que solamente haciendo posible una auténtica cultura empresarial en nuestro país, contando con el compromiso y la vinculación del mundo educativo, favoreciendo una mayor presencia en las aulas de las materias relativas al emprendimiento, y fomentando un mayor impulso a la formación profesional dual, conseguiremos este objetivo, que para nosotros es primordial.

Es ya en las escuelas donde deben despertarse las inquietudes y fomentarse las habilidades que hagan que los alumnos de hoy sean los empresarios del mañana, dispuestos a asumir los retos y riesgos de crear su propio empleo y el de otros. En esta línea, trasladaremos al ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, la necesidad de crear una asignatura de Aprender a Emprender, que ayude a nuestros estudiantes a valorar el autoempleo como una salida profesional más, motivándoles y educándoles en la cultura del esfuerzo, la competitividad, la innovación y la formación como claves del éxito empresarial.

Vamos a seguir instando también a los rectores de las universidades para que los programas académicos dispongan de créditos que permitan a los alumnos sumergirse en el mundo empresarial, porque aunque la formación en las aulas es importante, debe completarse con la posibilidad de compartir experiencias con jóvenes empresarios que arriesgando mucho han sacado sus proyectos adelante.

Otro eje en el que vamos a continuar incidiendo en este nuevo año es en la transformación digital. Según datos de la Comisión Europea, España se sitúa por debajo de la media de la eurozona, ocupando el puesto 15 en cuanto a índices de digitalización, haciendo referencia a parámetros como la conectividad, el uso de internet, la integración de la tecnología digital y los servicios públicos digitales.

Es necesario, en mi opinión, que las empresas que aún no hayan comenzado el proceso de digitalización cojan ese tren para que puedan competir. No puede ser que solo el 28,7% de las microempresas, que constituyen el 90,3% de nuestro tejido empresarial, dispongan de web corporativa. En ese sentido, vamos a potenciar actividades para impulsar la transformación digital de las pymes, ayudándolas a aplicar las nuevas tecnologías y las herramientas necesarias para que continúen con la senda de un crecimiento próspero y puedan mejorar las previsiones de empleo para 2017, con la creación de más de 430.000 puestos de trabajo.

Otro reto al que nos enfrentamos es la búsqueda de fórmulas alternativas de financiación, una de las principales barreras a las que se enfrentan los jóvenes emprendedores a la hora de montar un negocio. Estamos trabajamos para que la falta de liquidez no sea una barrera al emprendimiento cuando la idea es viable e innovadora, y por ello se está creando un fondo de inversión privado donde los emprendedores pueden obtener capital sin necesidad de una garantía que avale ese préstamo.

Por último, vamos a seguir apostando por la internacionalización de las empresas. Hemos puesto en marcha programas específicos de ayuda y asesoramiento para todos aquellos jóvenes empresarios que estén preparados para dar el salto, ya que en un mundo globalizado como en el que nos movemos, la mayoría de las oportunidades de negocio se concentran en el extranjero: más competitividad, productividad y esfuerzo que se traducen en un mayor crecimiento.

Enseñar a emprender, digitalización de las empresas, búsqueda de financiación para nuevos proyectos empresariales e internalización: los principales retos a los que vamos a seguir enfrentándonos en 2017 para que podamos seguir creando empleo y generando riqueza.

Fermín Albadalejo es Presidente de la Confederación Española de Asociaciones de Jóvenes Empresarios (Ceaje)

Normas