Que la Navidad no frene la productividad de una pyme

Existen claves para que las empresas obtengan la máxima productividad en estas fechas

pymes

La Navidad es uno de los periodos en los que más se consume del año. Estas actividades pueden hacer perder la concentración y el tiempo a los integrantes de las plantillas de una empresa, por lo que desde ItBusinessNet han analizado las claves que las empresas han de tener presentes para que la Navidad no ponga freno a su productividad.

En primer lugar, hacen referencia a la posibilidad de ofrecer recompensas e incentivos a los trabajadores. Si bien en algunas organizaciones entregar bonos de Navidad son una tradición establecida, en esta época del año resultan muy beneficiosos para llevar a cabo los gastos de la temporada, por lo que estos trabajadores pueden inspirarse con ellos y trabajar más duro.

Otros incentivos que las empresas pueden ofrecer a sus trabajadores son estancias, para que puedan disfrutar de tiempo libre una vez que pasen las fiestas y si la empresa ha logrado los beneficios propuestos.

De hecho, la felicidad y el bienestar de los empleados resulta determinante a la hora de alcanzar los mejores niveles de productividad de una empresa. Así, un análisis de 2012 de Harvard Business Review encontró que la felicidad de los empleados puede conducir a un aumento medio de la productividad del 31%.

Otra de las medidas de productividad más destacadas es facilitar un horario específico para hacer compras. Con el desarrollo de las tiendas online,  es común encontrarnos a trabajadores realizando compras frente a su ordenador en horario de trabajo. Evita esas distracciones con una jornada continua, que permita realizarlas por la tarde.

En paralelo, desde ItBusinessNet aconsejan desarrollar reuniones de enfoque. Estos encuentros, programados con regularidad, pueden ayudar a mantener al personal enfocado en sus tareas y en los objetivos del negocio. A su vez, pueden servir como recordatorios del trabajo que hay que hacer y facilita la rendición de cuentas.

Por último, y como recurso más socorrido, destacan las fiestas de empresa. Organizar estos eventos suele ser estresante, pero ayudan a confraternizar y a crear un bien ambiente en el negocio. De ahí que la inversión económica y de tiempo que suponen para su puesta en marcha se vean recompensados en el largo plazo.

Normas