Banca

Popular celebra un consejo decisivo para superar su crisis interna

Las tensiones entre los consejeros afines a Ángel Ron y a los de Antonio del Valle aumentan

El consejero delegado del Banco Popular, Pedro Larena
El consejero delegado del Banco Popular, Pedro Larena EFE

Banco Popular celebra hoy su primer consejo después de que el día 1 de diciembre anunciara la sustitución de Ángel Ron como presidente por Emilio Saracho. La crisis en el consejo sigue. Está previsto que hoy se fije la fecha de la junta para nombrar a Saracho presidente, pero las tensiones entre los consejeros afines a Ron y los de Antonio del Valle parecen tan insalvables que “todo puede pasar”, señalan fuentes del mercado.

 Las diferencias en el consejo de Banco Popular han vuelto a aflorar, eso suponiendo que alguna vez estuvieron enterrados en los últimos meses. El banco celebra hoy consejo de administración ordinario, el primero desde que el pasado día 1 de diciembre se aceptó en consejo extraordinario la dimisión de Ángel Ron prevista para el primer trimestre de 2017 y el nombramiento para esas fechas de Emilio Saracho, hasta ahora vicepresidente mundial de JP Morgan, como presidente. Las tensiones existentes entre los consejeros afines a Ron y los que han elegido a Saracho no han aflojado, pese a la intervención de los consejeros independientes y al Banco de España, Economía y la CMNV, quienes pidieron el pasado 30 de noviembre que hicieran lo que fuera necesario para solucionar la crisis interna.

Uno de los flecos que quedaban pendientes en este proceso, además, de la fechas del calendario para nombrar a Saracho presidente, era la firma de su contrato, algo que ya se ha llevado a cabo.

Presentación del gestor digital

El consejero delegado de Popular, Pedro Larena, ha presentado a los cerca de 1.800 directores de sucursal el nuevo gestor digital de la entidad. Esta herramienta, conocida como Nexo, facilitará la movilidad de los directores de oficina, permitiéndoles estar más cerca de sus clientes y simplificando las gestiones comerciales. Con este nuevo gestor digital los empleados tienen acceso a toda la información y pueden plantear operaciones comerciales como si estuvieran en su oficina. Nexo se convierte así en un elemento útil para generar negocio rentable para el banco, subraya el banco.

Mientras, fuentes financieras aseguran que el Banco de España no tiene intención de intermediar en ante un nuevo brote de tensiones entre una parte del consejo y otra, como tampoco lo hizo ante la elección de Saracho, ya que Popular es una entidad soberana e independiente. Eso sí, quiere que la situación que calme ya. Solo intervendría si existieran problemas de solvencia y no es el caso, añaden las mismas fuentes. En el consejo de hoy está previsto que se fije la fecha para convocar la junta extraordinaria para nombrar a Saracho presidente, aunque antes tiene que celebrarse un consejo para que se le nombre consejero, aunque en caso de no poder, se podría llevar ambos nombramientos a la junta.

La idea es que la junta se celebre en las dos primeras semanas de febrero. También se fijaría el nombramiento de José Francisco Mateu (ahora consejero dominical representante de la sindicatura de accionistas, que controlan un 9,6% de Popular) como vicepresidente primero. Además está previsto, aunque no tiene por qué aprobarse o comunicarse hoy, la jubilación de Roberto Higuera como consejero independiente y vicepresidente. Higuera siempre ha estado vinculado a Popular, y llegó a ser consejero delegado entre septiembre de 2008 y 2009, año en el que se jubiló como ejecutivo a la edad de 65 años. Tras la salida de Higuera esta vicepresidencia se suprimirá, según apuntan fuentes cercanas a la entidad. De esta forma, el sustituto del presidente en caso de su ausencia en algún organismo o para alguna firma, correspondería a Mateu, vinculado al Opus Dei, y que fue nombrado consejero el 11 de noviembre, ya en plena división de este organismo decisorio.

Varias fuentes financieras aseguran, no obstante, que los consejeros afines a Ron quieren dar la batalla para recuperar protagonismo en el control del banco. Aunque todo indica que lo tienen muy complicado y solo “si Ron tiene un póker de ases podría ganar la partida a los consejeros vinculados al inversor mexicano Antonio Del Valle”.

De momento, han estudiado varias posibilidades para plantear al consejo, pero parece que una parte son rebatibles.

En el consejo también es previsible que se hable del proyecto Sunrise, vehículo inmobiliario con el que Popular pretende desconsolidar 5.800 millones netos de su balance. Este proyecto, clave para su plan de saneamiento, se encuentra, de momento, en “tiempo y forma como estaba planeado”, señalan fuentes del mercado. Pese a ello, su previsible aprobación por parte de los supervisores no llegará hasta enero, lo que supone apurar más aún el calendario que tenía el banco planteado. Otras fuentes del mercado aseguran que al final Popular ha aumentado las provisiones que tenía previstas en unos 500 millones más, con lo que estas superan los 5.200 millones, en vez de los 4.700 millones de euros.

La situación no está normalizada y queda tiempo hasta que Ron deje la entidad, pero desde que se anunció el desembarco de Saracho las acciones del banco se han recuperado un 20,2%, y los títulos superan 1 euro.

Normas