Comercio exterior

El camino a Hong Kong está repleto de oportunidades

8.000 empresas españolas exportaron mercancías a la ciudad el año pasado

El camino a Hong Kong está repleto de oportunidades

La Ruta de la Seda del siglo XXI. Se trata del programa One Belt One Road (Una franja, una carretera), una iniciativa del Gobierno chino que pretende, mediante el desarrollo de la ruta terrestre (Asia Central, Irán, Turquía y Rusia) y marítima (con Europa, África y Suramérica), desarrollar proyectos conjuntos con empresas chinas, fomentar la innovación y extender el uso internacional del yuan. De él quiere beneficiarse especialmente la ciudad de Hong Kong. Y las empresas españolas buscan ser parte importante de ese programa.

En el último año, 8.000 empresas españolas exportaron mercancías a Hong Kong, a las que hay que añadir las casi 900 que venden más de 300 millones anuales en servicios, capítulo muy importante al ser Hong Kong una economía en la que más del 90% de su PIB lo generan los servicios, recuerda la consejera económica y comercial de España en Hong Kong, María Pérez Ribes.

  • OPORTUNIDADES

Sobre One Belt One Road (OBOR), la consejera cita a su predecesor, Javier Serra, quien destacaba cuatro componentes básicos en la estrategia del Gobierno chino en la que está incluido el lanzamiento de esta iniciativa: el geoestratégico, el de política de desarrollo regional (dentro de China), el de política industrial (absorción del exceso de capacidad en la industria pesada china) y el de internacionalización de las empresas chinas.

El energético, las infraestructuras y los servicios de apoyo a las empresas serán los sectores más interesantes para España

Serra también indicaba que las oportunidades para las compañías españolas estaban sobre todo en el ámbito de “partes específicas de los proyectos en las que las empresas chinas carecen de experiencia o capacidad tecnológica”, como viene sucediendo, “especialmente en el sector energético”.

“La construcción de nuevas infraestructuras y la modernización de las ya existentes proporcionará nuevas oportunidades de negocio en actividades diversos, como economía e inversiones, servicios profesionales, resolución de conflictos, servicios marítimos y logísticos, y todos los que deriven del apoyo a las empresas”, desvela la división regional para Europa del Consejo para el Desarrollo Comercial de Hong Kong (entidad pública).

Asimismo, la organización hace hincapié en oportunidades de negocio complementarias, que van más allá de la construcción de infraestructuras, y resalta el interés de los promotores de la iniciativa en campos como la planificación urbana, el desarrollo rural y también la gestión de transporte y logística.

  • CENTRO FINANCIERO

El Consejo destaca el papel de la ciudad como “superconector” y facilitador a la hora de ayudar a las empresas internacionales a estudiar el potencial de la iniciativa OBOR. Hong Kong se coloca, en ese sentido, como “el perfecto socio al disponer de un gran conocimiento sobre los actores en la región”, así como “un sistema legal y tributario de fuerte carácter occidental que ayudará a las empresas a involucrarse en la iniciativa”.

En su análisis, Javier Serra destaca “las claras oportunidades que se puedan presentar en terceros mercados especialmente para proyectos financiados por el Asian Infrastructure Investment Bank, con requisitos rigurosos en materia social o ambiental”, añade. El papel de Hong Kong en OBOR será sobre todo a partir de su fortaleza como centro financiero de primer orden, es decir, como fuente de financiación para los proyectos a desarrollar.

  • PLATAFORMA

Las empresas españolas están utilizando Hong Kong como plataforma para los negocios para la zona Asia-Pacífico y, en particular, para el sudeste asiático, señala la consejera Pérez Ribes. “Como lo demuestran las más de 50 empresas, la inmensa mayoría de las cuales son pymes establecidas que cubren un abanico muy amplio de sectores económicos, como el agroalimentario y los bienes de consumo, los servicios profesionales y los financieros, pasando por artículos deportivos, distribución minorista, juguetes, logística, transporte por carretera y telecomunicaciones”.

Las exportaciones españolas a Hong Kong están compuestas casi en un 70% por bienes de consumo, entre los que destacan la confección femenina, la marroquinería y los productos de cosmética y perfumería. Por otro lado están los bienes alimentarios, entre los que sobresalen las exportaciones de carne de cerdo, de pescado, de vacuno y de frutas. Este año, el sector con un crecimiento más dinámico está siendo, precisamente, el agroalimentario.

Las pymes que podrán beneficiarse

Los proyectos de One Road One Belt aún tienen que concretarse. Las pymes que más podrán beneficiarse de los que se desarrollen en Hong Kong, según Narciso Casado, director de Relaciones Internacionales de CEOE, son las ingenierías y las empresas de equipamiento relacionadas con el transporte, la energía y las telecomunicaciones. “Las empresas están recabando información e intentando posicionarse”, señala.

William Chui, director regional para Europa del Consejo para el Desarrollo Comercial de Hong Kong, destaca que España ya ha desarrollado proyectos de ingeniería y construcción en la ciudad china. Un consorcio con la participación de OSSA desarrolla la sección de la línea ferroviaria Guangzhou-Shenzhen-Hong Kong que pasa por la ciudad, mientras que CAF suministra trenes a la línea que une el aeropuerto con el distrito financiero.

Además, señala Chui, los puertos mediterráneos españoles, como el de Barcelona, están ganando importancia en la logística marítima Europa-Asia, y el programa OBOR puede potenciar ese crecimiento.

Hong Kong, que importa 900 millones de euros de producción española, es nuestro quinto mercado en Asia tras China, Japón, Corea del Sur e India. Ocupa una posición intermedia entre las exportaciones a estos cuatro países y las situadas en torno al medio millón de euros, como Singapur, Taiwán, Indonesia y Filipinas.

Normas