Reestructuración

Los acreedores de Abengoa retrasan a enero la inyección del dinero

Estados Unidos y la asegurado Zurich dificultan con impugnaciones el plan de viabilidad del grupo. El juez debe decidir sobre ellas en los próximos días

Abengoa
Planta solar de Abengoa.

Los ‘hedge funds’ y bancos acreedores de Abengoa aplazarán el pago de los casi 1.200 millones comprometidos con la compañía hasta la vuelta de las Navidades. El retraso en la entrega de documentación del plan de reestructuración ha alargado unas semanas el calendario, que preveía la inyección de dinero esta semana.

El esperado aguinaldo navideño que espera Abengoa para reactivar su actividad y dar el carpetazo definitivo a más de un año de preconcurso se hará de esperar unas semanas más. La compañía, que según el calendario de reestructuración acordado con bancos acreedores y hedge funds y que puede consultarse en CincoDías, tenía previsto recibir esta semana los hasta 1.170 millones tendrá que esperar hasta la vuelta de las Navidades.

Una situación que fuentes conocedoras de la situación del grupo de ingeniería sevillano justifican por algunos retrasos en la entrega de la documentación del acuerdo de reestructuración, tras el visto bueno de los tenedores del 86% del pasivo financiero de la compañía al plan, la luz verde del juez al mismo y la aceptación de los accionistas.

Un cambio de fechas que afecta también al resto de piezas del dominó del plan de reestructuración. Según la hoja de ruta prevista en octubre, a finales de este mes estaba previsto que se implementara todo el plan de reestructuración, una vez recibido la homologación judicial del acuerdo en el caso de España.

ABENGOA B 0,01 0,00%
ABENGOA 0,02 1,42%

1.170


millones aportarán los bancos y los hedge funds a la compañía en liquidez dentro del plan de reestructuración.

5%
del capital mantendrán los actuales accionistas en la compañía tras la ampliación que supondrá la capitalización de una parte de la deuda.

209
millones es la capitalización actual del grupo. Valía 3.800 millones en septiembre de 2014.

A ello debía sumarse también los procesos simultáneos que sigue la compañía con otros acreedores en Estados Unidos y Reino Unido. En el primer caso, Abengoa logró el pasado viernes luz verde a su plan de viabilidad, tras haber abonado unos 22 millones en efectivo para lograr el plácet de los acreedores. De esta forma, todas las filiales del grupo de ingeniería en EE UU han salido así del proceso de preconcurso de acreedores, chapter 11 en la legislación estadounidense. Y en Reino Unido ya logró la aprobación a finales de noviembre.

La propia Abengoa reconocía el pasado viernes que con el acuerdo alcanzado en EE UU, da un paso más y “continúa así ejecutando el resto de procedimientos y condiciones existentes en el contrato de reestructuración (MRA) con la finalidad de concluir definitivamente en las próximas semanas”.

Los hedge funds y los bancos –Santander, Bankia, CaixaBank, Popular y Société Générale– serán los que aporten el efectivo a Abengoa el próximo mes de enero a través de una ampliación de capital que supondría la laminación de los actuales accionistas, liderados por Inversión Corporativa, el vehículo de varias familias, entre ellas los Benjumea. De los 1.170 millones, unos 661 millones serán destinados a la refinanciación de dinero inyectado desde el mes de septiembre y algo más de 508 se dedicarán a financiar proyectos nuevos o en marcha.

Todo esto podría, según varias fuentes, alterarse nuevamente en el tiempo. El juzgado de lo mercantil número dos de Sevilla que tramita el preconcurso de Abengoa ha recibido varias impugnaciones al acuerdo alcanzado entre la empresa y el 86% de los tenedores de deuda.

Unas impugnaciones, presentadas por parte de la aseguradora Zurich, Exim Bank, el banco de titularidad pública estadounidense dedicado a la actividad exportadora e importadora, y un grupo de bonistas representados por el despacho Zamora y Claver –que ya trató, sin éxito, de impugnar el acuerdo de espera (stand still, en la jerga) firmado en abril, que el juez debe analizar estos días si admite a trámite o no.

Si el juez les da luz verde, algo difícil pues aducen las mismas razones que fueron rechazadas en abril según las fuentes consultadas, cabría la posibilidad de paralizar liquidez hasta que las impugnaciones se resuelvan., según indican desde los acreedores. Otras fuentes aseguran que la paralización es potestativa, no obligatoria. Yunas terceras indican que nunca se paralizaría el dinero nuevo, solo ocurría que la homologación no sería extensiva a los que han impugnado.

Entre las impugnaciones presentadas está la de Exim Bank, una suerte de ICO estadounidense, que entre 2007 y 2015 autorizó préstamos y garantías de préstamos a Abengoa y sus filiales por más de 300 millones de dólares. Mientras que el despacho Zamora y Claver representa a bonistas con unos 10 millones.

Abentel y el acelerón en las desinversiones

Ericsson y Abengoa firmarán hoy el acuerdo de transferencia de Abentel, filial de telecomunicaciones, tanto del negocio como de sus proyectos y activos.

La venta de Abentel se suma a otras desinversiones realizadas por Abengoa este año en cumplimiento del plan estratégico. El grupo de ingeniería detalló hace unas semanas a la CNMV que mantiene activos para la venta con un valor contable de cerca de 5.000 millones de euros, casi un 40% inferior a los cerca de 8.100 millones en los que se encontraban valorados a cierre de 2015.

Entre ellos, los más valiosos son un conjunto de líneas de transmisión en Brasil, cuyo valor en libros es de 1.418 millones, y dos plantas de cogeneración en México, 1.157 millones.

El grupo de ingeniería se había marcado en su hoja de ruta realizar desinversiones por importe de 285 millones este año, a las que se sumarían 136 millones el próximo. Unas cifras que ya ha superado con transacciones como la venta de una parte de sus activos de bioenergía en EE UU a Green Plain por unos 210 millones de euros y el resto por otros 105 millones.

La empresa además puso el punto final en octubre a su joint venture con EIG, condición incluida en la firma del acuerdo de refinanciación. El acuerdo ha supuesto el traspaso de la propiedad del complejo solar Atacama, en Chile, a EIG como único propietario del proyecto, tras lo cual Abengoa, como responsable de los trabajos de ingeniería y construcción, ha reactivado las obras. Además, Abengoa ha abonado 450 millones de dólares por el derecho de adquisición minoritaria que la sociedad conjunta mantenía sobre determinadas líneas de transmisión en Brasil.

Normas