Comida rápida

Taco Bell España crece un 40% y confía en ampliar el plan de expansión

La cadena estadounidense factura más de 17 millones en 2016 tras abrir 10 restaurantes

Taco Bell
Ignacio Mora Figueroa, consejero delegado de Casual Brands Group.

El desembarco de Taco Bell en España no ha sido fácil. No fue hasta el año pasado que se firmó un plan de expansión entre Yum, el grupo estadounidense propietario de la cadena así como de Pizza Hut y KFC, y Casual Brands Group, empresa de restauración de la familia Mora Figueroa. La estrategia contempla una inversión entre 2015 y 2020 de 40 millones para la apertura de 50 restaurantes. El grupo familiar ya se plantea ampliar la alianza una vez concluya el periodo.

Ignacio Mora Figueroa, consejero delegado de Casual Brands, prevé cerrar el año de Taco Bell en España con una facturación de 17 millones de euros, un 40% más que un año antes. La empresa cuenta ya con una red de una treintena de establecimientos, tras las 10 aperturas de este curso. Una cifra que se duplicará de aquí a 2020. “Para el próximo año, tenemos cerradas la mitad de las aperturas. Tienen ya nombre y apellido”, señala el directivo.

El grupo, que se encarga al 100% de la gestión de la cadena estadounidense en España desde 2015 pero que viene trabajando con Yum desde 2008, confía en el crecimiento futuro del nicho. “Los consumidores quieren una alternativa a la comida rápida de hamburguesas”, asegura Mora Figueroa. Gracias a esta tendencia positiva, el directivo confía en que tras el primer plan de expansión “venga otro”.

Expansión en Juan Valdez y Delina’s

Casual Brands Goup recibió un importante espaldarazo con el acuerdo con Taco Bell, pero la estadounidense no es la única cadena que gestiona en España. Es el caso de las cafeterías Juan Valdez. “El mercado del café es muy complicado porque los españoles consumen mucho menos del que pensamos y es complicado hacer marca”, señala el consejero delegado de la empresa. Asegura que 2016 ha sido un año de “reajuste” de la cadena que, para la que cuenta con un plan de crecimiento a partir de finales de 2017.

La otra cadena del grupo es Delina’s, que ha sido la que más ha sufrido la crisis. Con un concepto de negocio muy ligado a las empresas, con ubicaciones cercanas a centros de trabajo, vio cómo la destrucción de empleo se traducía en una caída continuada de ventas. Ahora, la compañía cuenta con un plan de desarrollo de la enseña que buscará entrar en las propias oficinas a través de corners donde vender sus productos. “Sera una expansión menos visible para el público general”, señala el directivo, quien puntualiza que en esta línea de negocio los servicios de cáterin han sido los que mejor evolución han tenido en los últimos años.

Mora Figueroa señala que, por el momento, la empresa no contempla la posibilidad de añadir nuevas marcas a su portafolio. “Con lo que tenemos consideramos que ya cubrimos suficientes líneas de negocio y no creemos que otras nos puedan aportar algo nuevo”, concluye.

El directivo asegura que el mercado “valora” la alternativa que es Taco Bell en el sector. “No veo razones para pensar que Taco Bell no pueda tener a largo plazo tantos locales como McDonald’s o Burger King. Nosotros estamos en un nicho distinto pero creciente y no me pongo límites”, sentencia. “Estamos ganando cuota de mercado, a superficie comparable nuestras ventas crecen cuatro veces por encima del sector”, apunta. En cuanto al segmento en el que opera, asegura que no le preocupa que haya otros competidores -como Tako-Away-. “Hay espacio para todos y lo que importa es que el que venga lo haga bien y ayude a darle valor al negocio”.

Centrado en el Mediterráneo

La expansión de la cadena de comida “de inspiración mexicana”, como la describe Mora Figueroa, tiene en Madrid su principal ubicación, con 13 establecimientos. Según el directivo, la prioridad para la empresa es todo el arco mediterráneo desde Cataluña a Andalucía, la capital y Zaragoza. “Aquí es donde estamos centrados”, señala. Para el próximo ejercicio, avanza que tendrá especial importancia la región andaluza. En cuanto a Cataluña, reconoce que, aunque estratégica, es una Comunidad “complicada” por la “escasa rotación” de locales que hace que los alquileres sean caros.

El directivo encara con optimismo el futuro de la enseña en el próximo año tras la formación de Gobierno. “Si con inestabilidad política hemos crecido un 40%, me hace pensar que el incremento pueda ser mayor en 2017”, apunta. Añade que “el consumo está muy fuerte al cierre del año y está aumentando el tráfico”. Si bien, asegura que es “indefendible” la decisión “política” de imponer tasas a las bebidas azucaradas ya que “afectará al consumidor”.

Taco Bell cuenta con más de 6.500 restaurantes en EE UU y menos de un millar fuera de dicho mercado. “Es un concepto eminentemente estadounidense”, asume el directivo, quien reconoce que para su adaptación a España a tenido que ha habido que hacer “muchos y muy profundos” ajustes al modelo de negocio. “Los locales no se parecen en nada a los de EE UU, los hemos hecho más acogedores y hemos introducido productos como el alcohol, que no se estilaba en su país de origen”.

El directivo señala que cuenta con libertad por parte de Yum para hacer todos estos cambios. Incluso, añade, se están incorporando algunas de las modificaciones a la propia matriz, en EE UU. Es el caso del lanzamiento de un nuevo concepto de la marca, Taco Bell Cantina, que se está trasladando hacia el centro de algunas ciudades como Chicago y que se asemeja más al modelo español de establecimiento que al estadounidense.

Normas