Emprendedores

Mi profe de matemáticas es una aplicación

La española Smartick, una de las 15 mejores 'startups' del mundo, según The Next Web, entra de la mano del MIT en EE UU

Smartick, aplicación web y móvil para aprender matemáticas.
Smartick, aplicación web y móvil para aprender matemáticas.

Estados Unidos es El Dorado de cualquier pequeña empresa que empieza a dar los primeros pasos en España. Un mercado lleno de oportunidades y que, además, abre las puertas a la globalización. Pero también es un país difícil, con una competencia feroz y más aún si hablamos del sector de la tecnología. Smartick es el mejor ejemplo de que, a pesar de las dificultades, cruzar el charco sí es posible.

Esta plataforma es el método de aprendizaje online de matemáticas que triunfa entre los niños de cuatro a 14 años y se presenta en forma de web o app para tablet. Se trata de una startup 100% española con alma internacional, que ha logrado superar todas las barreras hasta llegar al soñado mercado norteamericano, aunque también está presente en otros 53 países. Así, van a facturar más de tres millones de euros en 2016.

Recientemente, ha sido elegida como una de las 15 mejores startups mundiales de 2016 por el jurado de The Next Web, un encuentro que reúne en Nueva York a las empresas tecnológicas más innovadoras del momento.

Pero ¿cómo se logra que un proyecto sea tan reconocido allí? Para Javier Arroyo, socio fundador de Smartick junto con Daniel González, “el secreto es dar a cada niño lo que necesita y eso es una ventaja universal, que hace que funcione igual de bien en España como en México o Estados Unidos”. Y es que la plataforma de pago es la misma para todos los mercados, pero se adapta a cada niño de forma individual en cualquier rincón del planeta.

Está disponible en 54 países y factura más de tres millones de euros

“El valor añadido de la herramienta consiste en utilizar algoritmos tecnológicamente muy innovadores. Usamos la inteligencia artificial para añadírsela a un método educativo”, explica Arroyo.

Smartick analiza cómo se comporta el pequeño según va avanzando en las fases que ofrece la herramienta, así se adapta en tiempo real y se modifica de manera automática según las necesidades. “Los ejercicios deben ir aumentado de intensidad, de forma que supongan un reto para el niño, pero sin alcanzar una dificultad tal que lo desmotive”, aclara el creador.

De la mano del MIT

El golpe de efecto llegó cuando el prestigioso MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts) seleccionó a Smartick entre candidatos de todo el mundo. “La idea era escoger a una startup con potencial desarrollo en EE UU y dotarle de toda la estrategia necesaria”, recuerda el fundador. “Nos asignaron tres estudiantes del MIT y uno de la Universidad de Harvard para empezar a trabajar, cada uno con una nacionalidad diferente. Fue una experiencia de lo más enriquecedora”, añade.

El mercado estadounidense ofrecía a la plataforma un nicho importantísimo de futuros usuarios, “pero, principalmente, encontramos un potencial tremendo en la educación en casa, una tendencia en auge en el país con más de 2,5 millones de alumnos”, apunta. La herramienta de aprendizaje complementa la formación y ayuda a las familias de estos alumnos, y es ahí donde quieren profundizar.

Smartick
La aplicación tiene versión para tablet y ordenador.

Con la entrada, por la puerta grande, en Estados Unidos, abrieron oficinas en Boston en diciembre del año pasado y, desde entonces, todo han sido buenas noticias para ellos. “El mercado estadounidense es tremendamente competitivo. Existen muchos juegos online basados en las matemáticas y ha sido una oportunidad única poder demostrar allí que Smartick es un método distinto y original”, comenta.

Desde junio de este año ya están en el mercado y ya hay más de 3.000 niños utilizándolo. “La otra buena noticia es que tenemos cuatro colegios probando nuestra herramienta”, indica Arroyo, y no descartan que pronto sea una utilidad imprescindible en un país con un sistema educativo que no sale demasiado bien parado en el reciente Informe Pisa.

Para lograr todo esto, la compañía cuenta con un equipo de 42 ingenieros, matemáticos, pedagogos, psicólogos y educadores. “Los fundadores no estábamos relacionados con el mundo educativo anteriormente, pero sí teníamos inquietud por enseñar y pasión por las matemáticas”, agregan.

El español reina en la Gran Manzana

Según datos del ICEX (www.icex.es), “el idioma español se está convirtiendo en un activo económico creciente en Estados Unidos”. Más de 450 millones de personas hablan dicha lengua en el mundo y las comunidades hispanohablantes en EE UU se han convertido en un mercado a conquistar: productos dirigidos a ellos, relaciones comerciales con países de Iberoamérica y servicios educativos relacionados con la enseñanza del castellano abren una ventana de oportunidades para cualquier empresa española.

Normas
Entra en El País para participar