Entrevista al responsable europeo de fusiones y adquisiciones de Baker & McKenzie

Stéphane Davin: "Esperamos más fusiones en la banca en los próximos tres años"

Este experto espera un año 2017 con un elevado ritmo de movimientos corporativos

Stéphane Davin, responsable europeo de fusiones y adquisiciones de Baker & McKenzie.
Stéphane Davin, responsable europeo de fusiones y adquisiciones de Baker & McKenzie.

El último informe de Baker & McKenzie sobre operaciones corporativas a nivel mundial recoge un leve descenso en el tercer trimestre del año, situando el volumen de transacciones en 345.000 millones de euros, afectado por dudas como el brexit y las elecciones presidenciales en EE UU. Pero Stéphane Davin, responsable de fusiones y adquisiciones para Europa, Oriente Medio y África de este despacho de abogados, apunta a que las inversiones seguirán a un ritmo récord.

Pregunta. ¿Cuál es la perspectiva de Baker & McKenzie en fusiones y adquisiciones para el cierre de 2016?

Respuesta. Atravesamos un periodo de crecimiento económico débil, inferior a niveles de 2008, aun teniendo hoy unas condiciones de financiación y costes energéticos mucho mejores que entonces. Por ello, el crecimiento externo es vital para compañías que busquen impulsar su actividad. Las operaciones de fusiones y adquisiciones son la mejor manera de obtener rápidamente estos objetivos, por lo que somos optimistas sobre este y el próximo año. No será fácil, sin embargo, la comparativa con 2015, un año récord. La actividad transaccional en 2016 alcanza los 2,05 billones de dólares, un 20,1% superior a 2015, si bien por número de operaciones, ha caído un 7%, hasta las 12.286.

Estos datos muestran una tendencia clara, menos operaciones pero de mayor peso, lo que apunta a una confianza renovada en la parte alta del mercado y una acelerada consolidación en ciertos sectores donde los actores buscan más eficiencia. Los acuerdos de Bayer y Monsanto, Enbridge y Spectra, y Danone y WhiteWave están en el top de los anunciados este año.

Haciendo balance de 2016, debe destacarse asimismo que se abortó un numero significativo de fusiones debido a razonas fiscales, regulatorias y de competencia, algunas potentes como la de Pfizer y Allergan, o la de United Technologies y Honeywell, ambas valoradas en el entorno de los 83.600 millones.

P. ¿Qué incertidumbres perciben?

r. Según se asientan las aguas del brexit y de las presidenciales en EE UU, los inversores, sobre todo los del mid-market, esperan un rebote hacia los volúmenes transaccionales de finales de 2015. Esperamos que 2017 sea un año con diversos focos de incertidumbre sumadas a estos dos, como son las consecuencias del referéndum constitucional en Italia, las elecciones en Francia y Alemania, el riesgo de salida de Grecia de la eurozona y las expectativas de subida de tipos de interés en EE UU. Sin embargo, la absoluta necesidad de las compañías de buscar crecimiento continuará representando un gran impulso. Además, muchas firmas estadounidenses y europeas han acumulado cuantiosos saldos de efectivo disponibles para nuevas compras de negocios. Las firmas de capital riesgo podrán también fomentar las operaciones globales. Cuentan con un récord de 1,05 billones en capital no invertido.

P. En el caso de España, ¿cuáles son sus previsiones para 2017?

r. España ha sorprendido por recibir en el segundo y tercer trimestre de este año más inversión que en todo el año pasado. Y eso estando durante diez meses desde el pasado mes de diciembre con Gobierno en funciones. Las expectativas son claramente positivas: España tiene el potencial para seguir impulsando la entrada de inversión y estimular el crecimiento y la creación de empleo. En inversiones hacia el exterior, esperamos que los servicios financieros, las telecos y las utilities sigan liderando el escenario de fusiones y adquisiciones. En los últimos meses, los sectores de salud, energético e industrial han protagonizado los principales movimientos, con tres megaoperaciones sobre Quirón, Gas Natural Fenosa y Urbaser.

Las empresas que invierten en España están tratando de aprovechar oportunidades en todos los sectores, los bajos precios poscrisis, internacionalizar sus negocios y reducir riesgos. Buscan acceder a un atractivo mercado nacional de 47 millones de consumidores y 60 millones de visitantes anuales y su privilegiada posición geoestratégica, pues tradicionalmente representa una gran puerta de entrada a Europa. Además de los esfuerzos en I+D y para una robusta red de infraestructuras, la española es una de las economías del mundo más abiertas a la inversión extranjera.

P. ¿Cómo ve las futuras operaciones en Europa?

r. Baker & McKenzie y Oxford Economics han preparado un estudio que apunta a Europa como área de auge de las operaciones transaccionales, impulsadas por compradores estadounidenses que aprovecharán la fortaleza del dólar. Prevemos un alza de las fusiones y adquisiciones en Europa de 577.520 millones de euros en 2014 a 870.650 millones en 2017, en la medida en que las perspectivas de la región vuelvan a brillar. Reino Unido, Alemania y España van a ser los destinos de inversión más atractivos, seguidos por Francia e Italia.

P. ¿A pesar de las dudas por el brexit?

r. Los interrogantes en Reino Unido, Italia, Alemania o Grecia marcarán 2017. Sin duda, el impacto del brexit no será tan global como la crisis financiera de 2009. Independientemente del volumen y valor de las operaciones británicas, la primacía del derecho inglés para muchas compras transfronterizas, incluso sin involucrar activos de Reino Unido, seguirá como hasta ahora. Londres seguirá, asimismo, concentrando mucho talento financiero, legal y económico. Según nuestros estudios, en el peor de los casos, la actividad transaccional allí podría caer un 34% en los próximos cinco años, si bien una salida ordenada de la UE dejaría el descenso en el 24%. Hoy, meses después del referéndum, observamos que el brexit no ha frenado grandes transacciones como la de Softbank y ARM. En Europa continental, el mercado se sigue apoyando en condiciones extremadamente favorables: la disponibilidad y coste de financiación no se han visto mermados desde junio.

P. ¿Qué sectores han sido más activos en operaciones en los últimos meses?

r. Todos los sectores han sido bastante activos excepto los servicios financieros, aún sujetos a diversas incertidumbres regulatorias. Las ambiciones corporativas siguen buscando la consolidación, las economías de escala y la deuda a buen precio. Estos tres factores han sido determinantes.

“Las farmacéuticas liderarán las fusiones”

“El sector farmacéutico liderará la actividad global de fusiones y adquisiciones con 475.000 millones de dólares aproximadamente en operaciones concluidas en 2015, desde los 106.000 del año anterior. La obtención de fármacos y la expansión en nuevos mercados seguirán impulsando las fusiones y adquisiciones como estrategia de estas compañías”, señala Stéphane Davin. Opina que en Europa, Asia y EE UU la creciente demanda de servicios por parte de una población cada vez más envejecida presionará sobre los precios y continuará impulsando la actividad fusiones.

“El sector tecnológico y de telecomunicaciones cobra cada vez más peso en el ámbito transaccional global, en tanto sus empresas intensivas en capital adquieren negocios para generar economías de escala, mirando a startups y a competidores grandes. La ciberseguridad y la protección de datos, la innovación en sistemas de pago, analítica de datos, cloud computing y la convergencia de servicios telefónicos (móviles y fijos) con proveedores de televisión van a impulsar las fusiones en el sector”, apunta Davin.

Respecto a la banca, en los cinco años anteriores a las crisis, estas operaciones representaron el 25% de todas las transacciones, con 560.000 millones al año, según cifras de este despacho. Esta media cayó al 20% entre 2009 y 2014. “Para los próximos tres años, esperamos que la actividad se eleve, pues la creciente regulación y los requerimientos de capital forzarán a los bancos a vender sus negocios no fundamentales”, explica.

Normas