Relevo en la entidad financiera

El consejo de Popular cesa a Ron y le pide que siga dirigiendo el banco

Seguirá al frente de la entidad hasta su sustitución efectiva en marzo a más tardar

Ángel Ron
El presidente del Banco Popular, Ángel Ron. EFE

Banco Popular ha despedido en diferido a su actual presidente. Le sustituirá Emilio Saracho, como ya adelantó la entidad esta mañana a la CNMV, en la que anunció la celebración de un consejo extraordinario para tratar esta cuestión y que ya ha concluido.

Pero la sucesión no es inminente. El consejo de administración señala en un comunicado que, tras adoptar la decisión por unanimidad, esta no se consumará hasta algún día del primer trimestre de 2017, cuando se vote en la junta de accionistas correspondientes al presente ejercicio.

Hasta entonces, los consejeros piden a Ron que, "hasta hasta su sustitución, siga dirigiendo el banco con la misma dedicación", tras destacar su "esfuerzo y determinación por conducir la entidad a través de una crisis de duración y proporciones sin precedentes". Antes, el consejo nombrará una vicepresidencia primera, que se encargará de monitorizar la sucesión de poder. 

El sucesor de Ron será Emilio Saracho, hasta ahora vicepresidente global de JP Morgan Chase. Saracho tendrá carácter de consejero ejecutivo. Es el único punto en el orden del día. Se estima que este proceso concluya en el primer trimestre de 2017

Banco Popular está inmersa en una de las peores crisis de la historia y está en mínimos de 26 de sus 27 años de historia bursátil. Es el peor valor del Ibex 35 en lo que va de año, con un retroceso del 70% en su valor en Bolsa. La buena noticia es que la subida de hoy, del 13,7%, le ha permitido recuperar parte de la capitalización perdida hasta rozar los 4.000 millones de euros.

Recientemente, Credit Suisse recomendó infraponderar las acciones de la entidad al tiempo que redujo su precio objetivo desde los 1,1 euros por acción hasta los 0,7 euros. Hoy está en 0,86 euros. 

Asimismo, Credit Suisse redujo en sus previsiones las ganancias del Popular en los próximos dos años en un 10-20%. A pesar de esta caída, la financiera suiza asegura que las acciones aún no reflejan completamente los riesgos a los que se enfrenta la entidad.

  • Alarmas

Las alarmas saltaron en mayo. Fue entonces cuando anunció su última ampliación de capital, por 2.500 millones, la tercera en solo un lustro. Estas generaron dudas acerca de sus posibilidades reales de cumplir el ambicioso plan estratégico que la acompañó. Comenzaron las presiones bajistas que alimentan desde entonces una una cotización volátil.

Esta volatilidad colmó la impaciencia de varios consejeros díscolos, que llevan semanas moviéndole la silla a Ron para que deje su cargo, a al que accedió en 2004.

Estos consejeros díscolos están encabezados por el mexicano Antonio del Valle (su representante ahora en el consejo es Jaime Ruiz), que controla el 4,25% del capital, y al que le siguen Allianz, con el 3,49%, Credit Mutuel (según algunas fuentes), con el 4,06%, José María Arias, vicepresidente del banco y expresidente de Banco Pastor, Helena Revolero (presidenta de Prosegur) o Reyes Calderón, consejera independiente, pero cercana a la sindicatura (que con el 9,87% del capital y también dividida entre partidarios o no de Ron), se han unido para culminar el relevo de Ron. 

  • Activos improductivos

“El de las acciones de Banco Popular es un caso realmente complicado, quizás ahora mismo en España, el que más. Es un momento bastante crítico para la entidad”, advirtió recientemente a Cinco Días Gonzalo Sánchez, analista de Gesconsult. Sánchez cree que se trata de un banco “bastante rentable, con buena situación para el entorno macroeconómico, con mucha exposición a pymes” pero que carga con una pesada losa que le lastra: 34.000 millones de euros en activos improductivos.

El analista considera que el plan anunciado por Popular de reducir esta cifra en 15.000 millones para finales de 2018 es “agresivo” y complicado de lograr para una entidad que actualmente salda unos 2.000 millones al año en ventas de inmuebles a particulares y apenas unas decenas de millones a inversores institucionales.

La solución de la entidad es el llamado proyecto Sunrise, la segregación de unos 6.000 millones de activos tóxicos en una suerte de banco malo. Aunque quedaría un largo camino para el objetivo de 15.000 millones, desde Gesconsult consideran que lograr este hito sería un paso fundamental para recuperar la credibilidad ante el mercado.

 

Ron recibirá más de ocho millones

El hasta hoy presidente del Banco Popular, Ángel Ron, recibirá más de ocho millones de euros al abandonar la entidad, un finiquito compuesto de las retribuciones pendientes que le correspondan y la “hucha” que la entidad tiene acumulada para su jubilación.

Según el último informe de Gobierno Corporativo publicado por la entidad, el correspondiente a 2015, Ron percibirá al menos 8,18 millones de euros acumulados en su plan de ahorro a largo plazo, que fue alimentado con 214.000 euros en 2015 y con 1,03 millones de euros el año anterior.

En 2015, Ron ganó 1,47 millones de euros, un 19,3 % menos que un año antes, cuando percibió 1,8 millones de euros, debido a que el año pasado no tuvo retribución variable y en 2014 sí.

Ángel Ron abandona hoy la presidencia del Banco Popular después de doce años al frente de la entidad, forzado a soltar las riendas por los consejeros descontentos con su gestión y con la pérdida de valor bursátil, encabezados por la familia mexicana Del Valle y la independiente Reyes Calderón.

Normas