Operación inmobiliaria

Cinco 'Eurovegas' que fracasaron en España

Estos son los precedentes funestos de centros de ocio antes dela llegada de Live Resorts Madrid

Manifestación contra Eurovegas.
Manifestación contra Eurovegas.

El macrocentro de ocio, juego y compras anunciado este jueves por Cordish, con una inversión de 2.200 millones en Madrid, no es precisamente el primer complejo de este tipo que se presenta en España. De hecho, cinco gigantescos intentos se han visto frustrados previamente, entre ellos Eurovegas.

Las Vegas Sands, del empresario del juego estadounidense Sheldon Adelson, proyectó en 2012 en Alcorcón el conocido Eurovegas, con el apoyo del Ejecutivo regional de Ignacio González (PP). Se habló de una inversión de 18.000 millones que tras las peticiones draconianas de Adelson se evaporaron. Entre las demandas del magnate judío se encontraba el permiso para fumar en sus casinos.

Como competencia de ese intento madrileño, la Generalitat catalana proyecto BCN World, con el promotor Enrique Bañuelos (ex presidente de la desaparecida Astroc) al frente. Ese plan todavía está vigente, pero sin avances y cada vez más minimizado. Lo último en saberse es que los indios seminolas estaban interesados a través de su enseña Hard Rock.

Parecido fue el sueño en 2005 de Harrah’s Entertainment (de los casinos Caesars de Las Vegas) de crear una ciudad del juego y ocio en Ciudad Real, llamada Reino de Don Quijote, con una inversión de más de 500 millones. Contaba con Gedeco Avantis y CCM como socios españoles.

Las autoridades madrileñas anunciaron en 2014 que el grupo chino Wanda también levantaría un proyecto bautizado popularmente como Aluchina, vinculado a la Operación Campamento. Se habló de una inversión de 3.000 millones. Dos años después, apostó por un proyecto alternativo en París.

Otro de los grandes fiascos fue el proyecto, de 2007, de casinos en el desierto de Los Monegros, donde International Leisure Development tenía previsto invertir hasta 17.000 millones en algo llamado Gran Scala.

Normas