Editorial

Indra, del ajuste a la expansión

La opa anunciada por Indra sobre el 100% de Tecnocom, valorada en 305 millones, representa a las claras el cambio de escenario en el grupo de tecnologías de la información presidido por Fernando Abril-Martorell. Un cambio que lo lleva desde el ajuste, reducción de plantilla incluida, a la expansión con el objetivo de crear el siempre pendiente gran grupo tecnológico español. El propio Abril-Martorell afirmó ayer que la compañía ya ha superado “el ecuador” de sus planes de reestructuración y se siente “cómoda” con esta operación. Las mejoras en los procesos y el aprovechamiento al máximo de las capacidades, la tecnología y, en fin, el talento son un empeño imprescindible para cualquier empresa, pero más si cabe para las que, como Indra, aspiran a estar en la punta de lanza de los avances tecnológicos. La suma de compatibilidades, negocios y mercados de Indra y Tecnocom revela importantes sinergias y una lógica industrial que son un nuevo paso en el competitivo campo en que se mueven en el mercado nacional, pero sobre todo en el internacional. La operación va en línea con la estrategia de potenciar soluciones propias y crecer en el sector privado, en la que los planes conjuntos recientemente conocidos de Indra con Google señalan igualmente amplias expectativas de futuro en la multinacional española.

 

 

Normas
Entra en El País para participar