Plan de reestructuración de la deuda

Isolux estudia vender su negocio de aparcamientos

La compañía cuenta con 58 parkings que suman 30.300 plazas en toda España

Aparcamiento Acueducto Oriental, de 560 plazas, gestionado por Isolux en Segovia.
Aparcamiento Acueducto Oriental, de 560 plazas, gestionado por Isolux en Segovia.

Isolux Corsán sopesa vender su negocio de gestión de aparcamientos después de que varios fondos de inversión hayan manifestado a la compañía su interés por estos activos, según informaron a Europa Press en fuentes del sector.

Los aparcamientos podrían así sumarse al listado de activos en los que la compañía de construcción e ingeniería tiene colgado el cartel de ‘se vende’, dado que inicialmente no formaban parte de estas desinversiones.

Isolux tiene actualmente en marcha el programa de ventas incluido en el plan de reestructuración pactado con sus bancos acreedores para refinanciar la deuda de 2.100 millones de euros que soporta y garantizar su viabilidad futura. Así, tras vender un parque eólico en Argentina, la compañía ultima la venta de su filial de plantas fotovoltaicas T-Solar y trabaja en las de un conjunto de líneas de transmisión eléctrica de Brasil, la filial de ingeniería y varios proyectos de edificación.

El importe que Isolux obtenga con estas desinversiones se destinarán a liquidar uno de los tramos en que quedó dividida su deuda, en concreto, el denominado “tramo B”, de unos 750 millones.

En el caso de los aparcamientos, la compañía que preside Nemesio Fernández-Cuesta no lograría una cantidad relevante por el activo y, por tanto, no podría abordar una amortización adicional de deuda, pero se descontaría el pasivo asociado a este negocio.

Isolux gestiona 58 aparcamientos repartidos por distintas ciudades españolas, que suman 30.300 plazas. Esta cartera incluye aparcamientos de rotación, de superficie (“zona ORA”) y de residentes. La compañía tiene a la firma británica Oak Hill Avisors como socio en ente negocio desde 2014.

El grupo aborda estas ventas mientras ejecuta el referido plan de rescate pactado con los bancos el pasado mes de julio y ratificado por un juez hace unas semanas. El plan recibira el visto bueno definitivo en la junta de accionistas de Isolux convocada para el 14 de diciembre.

Para finales de diciembre está también prevista la salida del consejero delegado, Antonio Portela, un puesto que se amortizará. Fenández-Cuesta, el profesional designado por los bancos, asumirá todos los poderes ejecutivos.

La banca acreedora, que en la práctica ya gestiona Isolux desde hace meses, trabaja ahora para acometer la capitalización del grueso de la deuda. En concreto, canjeará unos 1.400 millones de euros por el 95% del capital de la empresa. Además, Isolux negocia un plan de pago a proveedores y prepara un nuevo plan de negocio para centrarse en la construcción en el mercado exterior.

Normas