Blogs por Alexis Ortega

La rentabilidad de la muerte.

“El hombre no encuentra la verdad, debe permitir que la verdad lo encuentre a él”

San Agustin

Retórico, ca

4.f. Arte de bien decir, de dar al lenguaje escrito o hablado eficacia bastante para deleitar, persuadir o conmover.

Diccionario de la RAE.

“Julio Cesar” de Shakespeare

Acto III escena II. Discurso de Bruto

James Mason (Bruto)

Joseph L. Mankiewicz (director) (1953)

Se ha hecho famosa el concepto de ‘modernidad líquida’, término acuñado por el sociólogo Zygmunt Bauman para definir el estado fluido y volátil de la sociedad de nuestros días. En la que destacan por su ausencia valores demasiados sólidos solapados por la incertidumbre y la vertiginosa rapidez de los cambios que han debilitado los vínculos humanos. Lo que antes eran nexos potentes ahora se han convertido en lazos provisionales y frágiles.

Por otro lado, el Diccionario Oxford ha entronizado un neologismo como palabra del año y como nueva incorporación enciclopédica. Se trata de la posverdad (post-truth), un término bastante ambiguo cuyo significado “denota circunstancias en que los hechos objetivos influyen menos en la formación de la opinión pública, que los llamamientos a la emoción y a la creencia personal”.

Desgraciadamente todo ello no tiene nada de contemporáneo. Si en algo tiene razón es casi en el hecho de que ella misma representa su propio defecto: el pensar que todo lo contemporáneo es nuevo. Sin irnos muy lejos, Orwell en su novela 1984 argumentaba:

El doblepensar está arraigado en el corazón mismo del Ingsoc, ya que el acto esencial del Partido es el engaño consciente, conservando a la vez la firmeza de propósito que caracteriza a la auténtica honradez. Decir mentiras a la vez que se cree sinceramente en ellas, olvidar todo hecho que no convenga recordar, y luego, cuando vuelva a ser necesario, sacarlo del olvido sólo por el tiempo que convenga, negar la existencia de la realidad objetiva sin dejar ni por un momento de saber que existe esa realidad que se niega…, todo esto es indispensable.

Incluso para usar la palabra doblepensar es preciso emplear el doblepensar. Porque para usar la palabra se admite que se están haciendo trampas con la realidad. Mediante un nuevo acto de doblepensar se borra este conocimiento; y así indefinidamente, manteniéndose la mentira siempre unos pasos por delante de la verdad. En definitiva, gracias al doblepensar ha sido capaz del Partido –y seguirá siéndolo durante miles de años- de parar el curso de la Historia.

Traemos así el concepto de doblepensar definido como el poder o la facultad de sostener dos opiniones contradictorias albergadas a la vez en la mente, más antiguo que el de ‘postverdad’ o ‘modernidad líquida’, clave para le sostenimiento de una retórica y una disuros que solo peude se entendido como una muestra más de la etapa final de ciclo en la que vivimos. Que no es más que aquella en la que no pudiendo controlar la REALIDAD (en mayúsculas) creamos una realidad paralela en la que intentamos convencer a todos existe. Pero como toda construcción humana es endeble y llena de contradicciones.

La desgraciada muerte de Rita Barberá, y hace unas semanas la de Rosa (a secas porque en todo hay clases), la anciana sin luz que murió por una vela encendida porque le cortaron la luz, ha desatado la retórica de todos y el posicionamiento de cada uno de ellos en según sea que casos, no tiene nada de verdad sino más bien de retórica (perversa). Mientras escribía estas lineas se conoce la muerte de Fidel Castro y el comportamiento general de todos no ha sido diferente de ninguno de los dos casos primeros. Todo pura retórica interesada que no es mas que la mayor de las faltas de respeto a cada uno de los muertos a los que se reclama honrar.

En este caso utilizo el concepto negativo de retórica, ya que el concepto en si esta enraizado en la idea de democracia y, desde la época clásica, ha sido considerada como una de las herramientas más importantes del hombre. Tanto griegos como romanos consideraron la elocuencia el arma más poderosa que puede utilizar el político. Es importante señalar que la elocuencia es definida como el don de la palabra fácil, oportuna y persuasiva.

“la elocuencia es fruto maduro de la democracia, porque si no hay libertad no puede haber elocuencia. El objetivo de la elocuencia es convencer a los oyentes de que aquello que les propone el orador es lo mejor, con tal vehemencia, que inmediatamente se pongan a realizarlo en la práctica. Es claro que en una sociedad donde no hay libertad, nadie puede opinar qué es lo mejor y mucho menos reunir libremente a grupos para lanzarlos a participar en el mejoramiento de la realidad, porque los esclavos no pueden hacer otra cosa que no pensar, no hablar y obedecer”

(Munguía, 2006; 8-9).

“Julio Cesar” de Shakespeare

Acto III escena II. Discurso de Marco Antonio (Parte I)

Marlon Brando (Marco Antonio)

Joseph L. Mankiewicz (director) (1953) (VOS)

Estos dos discursos, uno prosigue inmediatamente al otro, no solo representan el punto álgido de la obra de Shakespeare sino un monumento a la retórica y sus efectos sobre las masas. En el breve espacio de tiempo que pasa desde el anuncio del magnicidio de Cesar por la camarilla a la que pertenece Bruto, el discurso de éste último y, posteriormente el discurso de Marco Antonio, el pueblo romano pasa primero de amar a Cesar, para luego considerarlo un tirano cuya muerte estaba justificada para luego, y tras el discurso de Marco Antonio, levantarse en armas contra los conspiradores (recordemos que minutos antes los habían entronizado y deseaban erigir una estatua en su honor) por asesinar a un hombre tan honrado y generoso. Los ciudadanos acaban tan encolerizados que, en una escena cómica posterior, cuatro de ellos quieren matar al poeta Cina sólo por el simple hecho de llamarse como uno de los golpistas.

El discurso de Bruto tiene un carácter solemne y pretende defender un valor trascendental, en este caso específico. Bruto se defiende sobre las razones por las cuáles asesino a César y quién inicia su discurso diciendo:

BRUTO: ¡Romanos, compatriotas y amigos muy queridos! Escuchen cómo defiendo mi causa, pero guarden silencio si quieren oírme…

Los argumentos de Bruto son perfectos casi legalista y técnicamente bien desarrollado, pero le falta el halo del sentimiento: le mate porque era ambicioso y el amor por Roma (y sus instituciones) está por encima del amor al hombre, incluso a mí mismo (como muy bien dice al final).

BRUTO: Si hay alguno en esta asamblea que sea amigo de César, a él le digo que el amor de Bruto por César, no era menor que el suyo.Y si ese amigo me pregunta por qué Bruto se rebeló contra César, ésta sería mi respuesta: no porque haya querido menos a César, sino porque amo mucho más a Roma. ¿Preferirían que César viviera y que todos murieran como esclavos o que César esté muerto y que todos vivan como hombres libres? Como César me amaba, lloro por él; que si fue afortunado, me da gusto que lo haya sido; que si fue valiente, lo honro; pero como era ambicioso, por eso lo maté.

Pero todo lo que nos presenta esta por demostrar. Esta muy bien construido pero son promesas y argumentos no estan demostrados de manera efectiva. De hecho no son comprobables pues resulta difícil poder confirmar que César, en caso de no haber sido asesinado, convertiría a todos los romanos en "esclavos".

Como se mencionó anteriormente, la oratoria consiste en conmover y persuadir, sin embargo, esto no puede ser logrado si no se toca el sentimiento y la pasión de los oyentes con ideas que lleguen al corazón a través de figuras literarias que consisten en la parte fundamental del discurso. El que oímos de Marco Antonio, plagado de figuras y requiebros dialecticos y lingüísticos, tiene su arma más potente en la capacidad de emocionar a las masas y, a través de ello, llevarlas al lugar donde el orador pretende llevarlas.

El discurso de Marco Antonio podríamos decir incluso que comienza antes de decir la primera palabra y casi interrumpiendo el discurso de Bruto ya que desde el principio lograr captar la atención (y en cierto modo la afectividad) del pueblo de manera impactante al entrar cargando el cuerpo inerte de César. Un error muy grave de Bruto, que en su ceguera de soberbia intelectual (como el propio hecho de dejarle hablar después de él) lo pagará caro.

Cabe destacar de entre todos los artificios de Marco Antonio, primero desarma a la audiencia al mencionar que va a enterrar a César y no a alabarlo (nada más lejos de su intención

MARCO ANTONIO: ¡Queridos romanos…!Amigos, romanos, compatriotas… préstenme sus oídos, que ahora vengo a enterrar a César y no a alabarlo.

Luego utiliza la ironia de señalar que hombres honorables (como Bruto y sus camarillas) dicen que Cesar era ambicioso debe ser necesariamente verdad, pero inmediatamente da pruebas de todo lo contrario al relatar diversas acciones de Cesar.

MARCO ANTONIO: Ha traído muchos cautivos a Roma,cuyos rescates llenaron las arcas del tesoro público;¿por esto, César podría considerarse ambicioso?

[...]

MARCO ANTONIO: Todos ustedes vieron en las Lupercales,cómo le ofrecí tres veces una corona real, misma que tres veces rechazó. ¿Eso era ambición?

La figura se repite contantemente haciendo cada vez que se pronuncia más evidente el amplio el abismo que separan los argumentos que Bruto mostraba en su discurso con las que ahora pretende mostrar Marco Antonio como verdadera intención. Y todo ello desplegando alabanzas a sus contrincantes.

MARCO ANTONIO: ¡Bueno, señores!,si yo me sintiera inclinado a mover su ánimo para una revolución o deseara moverlos a la violencia, le haría un agravio a Bruto y le haría un agravio a Casio, que, como ustedes saben, son hombres honorables.

En clave, perfectamente entendida por los romanos sencillos, les esta incitando a la revolución, negandola desde el mismo principio.

El remate final viene con la lectura del testamento. Puro populismo.

“Julio Cesar” de Shakespeare

Acto III escena II. Discurso de Marco Antonio (Parte II) Lectura del testamento

Marlon Brando (Marco Antonio)

Joseph L. Mankiewicz (director) (1953) (VOS)

Aparte de la muerte de Rita Barberá, Rosa Pitarch Vicente y Fidel Castro tenemos otros cadáveres sobre la mesa. Entre ellos cabe recordar el de Francisco J. Lema que protagonizó un documental sobre los desahucios y que, tras un primero y fallido intento de suicidio logró su propósito en el segundo justo en el momento en se procedía al embargo de su vivienda o el más reciente del director de una oficina de La Caixa de La Solana (Ciudad Real) que recibió unos disparos de escopeta de un hombre que entró en la entidad bancaria. La falta de dolor por los muertos “de los demás” es un síntoma de enfrentamiento social que difícilmente se compadece con la imagen de normalidad y recuperación que el «status quo» quiere proyectar.

Pero también tenemos otros figurados como la carrera política de Hillary Clinton y los de las economías americana y británica, por no decir de la europea. La retórica económica (los datos/niñas-flor) actual parece no querer darse cuenta de que el cabreo de las gentes y el populismo rampante al que nos enfrentamos representan el hedor que desprenden sus cadáveres.

El joven Agustin, cuando buscaba ser un gran abogado, busco un profesor que le indicó que la diferencia entre un excelente orador y uno mediocre no era el talento sino el coraje. Cuando, con el tiempo, defendiendo a un asesino que quedó absuelto por su inmejorable retórica en los juzgados, se dio cuenta de que el coraje al que se refería su maestro era el de “poder vivir sin la verdad”.

“Porque fui arrastrado a las profundidades del infierno trabajando desde mi falta de verdad. Porque buscaba a Dios a través de los ojos de la carne y no del entendimiento de la mente, la cual él la dio para diferenciarnos de las bestias, pero él estaba dentro de mí, más dentro de lo que jamás había de imaginar”.

San Agustín

Comentarios

(Magnífico artículo de Alexis Ortega sobre la retórica, que comienza con una cita impresionante, de San Agustín, que nos permitimos adaptar: «La verdad sale a nuestro encuentro. No se lo impidamos».) TRUMP NO ES «POSVERDAD» PROPIAMENTE DICHA; TRUMP ES «NO-VERDAD».- Para empezar, Trump NO ES TAN RICO como dice —dime de lo que presumes y te diré de lo que careces—. Tiene inmuebles y deudas... ¡y, precisamente, llevamos una década en crisis porque, a mediados de los 2000, el sistema decidió, por fin, a pinchar ordenadamente la burbuja inmo-hipotecaria de los 1980! En segundo lugar, Trump es un HORTERAZA. Es rechazado en los salones de la oligarquía, como sucede con tanto y tanto rentista improductivo, especialmente de los sectores ladrillero y superasalariado. En tercer lugar, TODOS SABEMOS QUE TRUMP NO ES VERDAD. La sensación de verdad típica de la posverdad no existe en el «Trump phenomena». Tampoco hay sustitución de la verdad por la perspectiva o contexto de verdad, típico de la posmodernidad. Todos sabemos que no es verdad, por tanto, no hay ni siquiera mentira. Trump es un donnadie. Trump es un personaje de comic de superhéroes y villanos concursando un «reality show» consumido por perdedores. http://trumpdonald.org/ Finalmente, Trump representa idealmente INTERESES ECONÓMICOS CONTRARIOS AL SISTEMA CAPITALISTA, al menos, en esta fase histórica. Está ahí para ser controlado. Representa lo que llamamos LOS TRES ENCARECIMIENTOS:- de bienes y servicios (inflación),- del dinero (tipos de interés), y- de divisas (tipos de cambio*). Trump solo puede:- aguachirlarse,- dejarse secuestrar por el Ortograma, y- comerse marrones. Lo mismo podemos decir de los «brexiters». ¿Se han preguntado cuánto tiempo y funcionarios especializados hacen falta para cubrir el hueco que queda en el Derecho Positivo tras salirse un Estado de la UE? Solo en materia aduanera, hacen falta una o dos generaciones. No hay duda de que el brexitrumpismo es resentimiento de la clase baja «himbersora» desplumada, o sea, que EL BREXITRUMPISIMO ES COSA DE PERDEDORES. Ahora bien, como El Pisito es tabú, es entendible que los delicaditos no quieran hablar de ello. Pero ya estamos hartos de tanto anantapódoton, por decirlo en términos de figuras retóricas. Gracias por leernos.___*TIPO DE CAMBIO DE CADA DIVISA ("ccd").- "Tipos de cambio" a secas no es "Tipo de cambio de una unidad de moneda base con cada divisa", sino "Tipo de cambio de una unidad de cada divisa con la moneda base". No debiera decirse "Tipos de cambio", sino "Tipo de cambio de cada divisa". Desafortunadamente, cuando representamos cronológicamente un tipo de cambio, resultan series o gráficos contraintuitivos: si hay devaluación de tu moneda, la serie o el gráfico son ascendentes, y viceversa. Para resolverlo, se nos suele ofrecer la inversa del "Tipo de cambio de cada divisa", es decir, los tipos de cambio que tiene tu moneda como divisa a los ojos de cada una de las demás soberanías monetarias. El problema está en que suele decirse que esto son los "tipos de cambio" a secas o, peor aún, los "tipos de cambio de tu moneda". Así, ese 1 y pico que se nos dice que es el "tipo de cambio del dólar", en realidad es el tipo de cambio de un euro como divisa con el dólar como moneda base (EUR/USD, en formato Forex; nótese que, en el formato Forex, la barra oblicua es una barra de división, es decir, el formato Forex es un cociente).Lo importante es comprender la dinámica:+a = +i = +ccd (devaluación cambiaria) -a = -i = -ccd (revaluación cambiaria) Siendo:a: inflacióni: tipos de interésccd: tipo de cambio de cada divisa (u-n-a unidad de cada divisa, a cuántas unidades de la moneda base equivale) Esta semana se nos dice que hay expectativas inflacionistas y de subida de tipos de interés... ¡con el dólar apreciándose! Tengan en cuenta, además, que la cara financiera del proteccionismo comercial es la restricción a la repatriación de beneficios. En nuestra modesta opinión, lo que está pasando es que los trabajadores de la industria del DOP (Dinero de Otras Personas) están aprovechando para intentar hacerte cambiar la composición de tu cartera y así generar comisiones dos veces: ahora y, luego, cuando te des cuenta de que la Era Cero sigue adelante. Es lo mismo que está pasando con el «inmo-yanosestamosrecuperandismo»: que quienes ahora andan «tocatejateando», tan ufanos, van arrepentirse amargamente, y no por los impuestos que se van a hinchar a pagar.
Me atrevo a escribir en el blog de Ortega porque hoy nos ilustra de retórica, verdad y muerte, pero no lo hace con música, sino con literatura antigua (Agustín), moderna (Shakespeare) y contemporánea (Orwell). Ya se ha adelantado PP.CC., con su lectura 'post-verdad', adaptada a la realidad presente, que agradezco hace años.Solo indicaré un trío alternativo de fuentes sobre verdad, retórica y muerte, también por orden de aparición:- Epiménides el cretense, y su paradoja del mentiroso, abrevadero milenario para el entendimiento de retóricos y lógicos.- San Pablo, judío de Tarso, que cita la paradoja del cretense en su epístola a Tito, y que dirigió su retórica a los atenienses sobre la 'muerte del Cordero' y la verdad de Su resurrección, precisamente junto a la estatua 'al dios desconocido', erigida por indicación de Epiménides para luchar contra la muerte por peste en Atenas, siguiendo el método penitencial de 'vía crucis': dejar deambular a la 'madre del cordero' (una oveja), para sacrificar al dios mas próximo en sus detenciones.-Kurt Gödel, judío austríaco (actual Chequia) que demostró su famoso teorema de incompletitud para sistemas axiomáticos autoconsistentes inspirado en la paradoja del mentiroso de Epiménides, y después huir de la muerte en el holocausto judío a Princeton (EE.UU.).Por si tienen tiempo y curiosidad, pueden ampliar empezando en la wiki. Está casi todo mas dentro de lo que cabía imaginar, como ya nos avisó San Agustín.Saludos.
(Este blog es un lujo. Primero, San Agustín, Shakespeare y Orwell. Y ahora, Epiménides, San Pablo y Gödel. «Todos los cretenses son unos mentirosos —y tú no sabes que yo soy cretense, je, je—». Ciertamente, tu «muerte» es rentable. Perdón por lo que escribo a continuación.) SOMOS GILIPOLLAS.- - «...The world is a dangerous place to live; not because of the people who are evil, but because of the people who don’t do anything about it...».(«I Am Fishead: Are Corporate Leaders Psychopaths?»). Promemoria:https://www.youtube.com/watch?v=f3nwbQvcxWA (Donald Trump: «Yo podría disparar a la gente en la Quinta Avenida y no perdería tu voto»). NUNCA DEBERÍAMOS HABER DEJADO QUE EPIMÉNIDES UTILIZARA EL PRECIO DE LA VIVIENDA PARA HACERNOS CREER QUE ÉRAMOS RICOS. G X L
Estupendo y profundo postSe podría decir que la "verdad" no es líquida, pero tampoco sólida, la verdad es fluida como la naturaleza, como la sangre que corre por nuestras venas, impulsadas por el "poder del corazón", y los valores han de ser los apropiados para evitar hemorragias y trombos.La verdad no está definida en nuestra mente, no tiene ideologías, ni "ismos".La verdad habita en el amor desinteresado, en la compasión y autocompasión, o lo que es lo mismo, en el "perdón".La verdad no busca culpables, tan solo soluciones.Gracias Alexis por estas reflexiones
y como la verdad se siente y no se piensa, un partido político jamás puede ser dueño de la verdad, porque siempre le faltará una parte de "sombra", si no fuese así dejaría de ser un partido, sería más bien una ONG. Pero conforman la verdad de alguna manera, participan de ella, y la dialéctica entre las partes, además de señalar las "sombras" de cada uno para interés propio, deberían resaltar los valores que mejor se acercan a las soluciones y que "descubren" el discurrir de la verdad.Para sentir la verdad, debemos trascender desde el corazón a un nivel superior, al sentir de la humanidad, o para los creyentes, trascender al Dios que comprende todo.
Pues claro que hay mucha gilipollez, con perdón, y es que cuando alguno sale atacando directamente a los beneficiarios de la asquerosa distribución de renta que increíblemente padecemos en medio de lo que debería estar siendo el mayor desapalancamiento de la Historia de la Humanidad, siendo aquéllos en buena parte responsables del propio diseño de la máquina de distribución de renta actual, en seguida se invoca el ya cultural buenismo relativista moral frenando toda crítica, sirviéndose irónicamente para ello de la tradicional Religión Dominante de esas mismas masas que ahora renuncian a ella, para así justificar y no permitir el menor atisbo de critica, y, por tanto, de transformación estructural, y no sólo económicamente hablando.Y así está nuestra generación, narcotizada por ideas y productos tóxicos, humillada, postrada, defenestrada, traicionada por sí misma además de por sus padres. ¡Que vivan (o resuciten) los doctrinarios!
Normas