Distribución

El 82% de los lanzamientos de Mercadona sobreviven al primer año

La ratio del mercado se sitúa en el 24%

Los interproveedores invierten 1.150 millones desde 2012

Mercadona
El presidente de Mercadona, Juan Roig. EFE

Las grandes marcas, a través de organizaciones como Promarca, han sido bastante críticos con el modelo de oferta comercial de Mercadona, con una gran impronta de la marca blanca. Se ha llegado a acusar a la empresa valenciana de lastrar la innovación en el sector. Frente a ello, el Institut Cerdá presentó ayer un estudio sobre la innovación en su sistema de interproveedores.

El informe concluye que estas empresas que funcionan como interproveedores de la empresa han invertido más de 1.250 millones en el periodo entre 2012 y 2015, estudiado por el Institut Cerdá. De este montante, 882 millones fueron destinados a la ampliación en infraestructuras productivas. El 72% han realizado estas inversiones en estos cuatro años.

En innovación propiamente dicha, los productores de marcas como Deliplus, Hacendados o Bosque Verde han destinado 377 millones, De ellos, 85,5 millones han ido dedicados al lanzamiento de 580 productos en los cuatro años estudiados. El 84% de los interproveedores han presentado nuevas referencias El resto, 292 millones, se ha destinado a la mejora de los procesos para aumentar la rentabilidad, como la reforma de sistemas logísticos o de gestión.

El informe ha realizado el estudio sobre 90 de los 125 interproveedores. De estas empresas, el 40% facturan menos de 50 millones y tienen menos de 250 trabajadores. La facturación media es de 94 millones y el 57% solo están implantadas en España.

En cuanto a los nuevos productos, el estudio presentado ayer en la sede de la Fundación Cotec señala que se han presentado 27 patentes y lanzado 51 marcas en estos cuatro años. En cuanto al lanzamiento de nuevas referencias, el Institut Cerdá asegura que el 82% de los productos sobreviven al primer año. La cifra supone una diferencia notable con el éxito de las innovaciones en todo el sector del gran consumo, donde solo el 24% de los nuevos productos viven más allá de los primeros 12 meses.

1.094 trabajadores en I+D

“La innovación es mucho más que tecnología y ha sido una constante desde el principio en Mercadona”, señaló José Antonio Germán, director general de relaciones externas de la empresa valenciana. Según el citado estudio. El personal dedicado a I+D en los interproveedores se ha incrementado en un 80% de 2012 a 2015, hasta representar el 2,84% de la plantilla media, cifra que supone el doble de la industria de alimentación y bebidas, según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). En total, los interproveedores destinaron 1.094 personas para desarrollar más de 351 líneas en la innovación.

El informe cifra el retorno económico de este esfuerzo innovador en 725 millones de euros en 2015, lo que representa una media del 13% de la cifra de negocio total de los interproveedores analizados.

Germán destacó la importancia de los 12 centros de co-innovación con los que cuenta la compañía para testar en ellos los productos con los consumidores para saber sus gustos y por los que pasan una media de 5.500 clientes por año. “Esto nos permite lanzar productos exitosos al mercado. La clave del éxito es la colaboración entre todos, fabricantes y clientes”.

Cotec anima a implicar a las universidades en la innovación

La presentación del informe sobre la innovación en los interproveedores de Mercadona se realizó en la sede de la Fundación Cotec, presidida por la exministra Cristina Garmendia. La directiva felicitó a Mercadona por su modelo de innovación desde que se apostara por el código de barras en los inicios de esta herramienta. “El éxito de Mercadona ha estado marcado por querer tener un impacto social y lo ha conseguido con innovación”.

Garmendia aprovechó en su participación en el evento para hacer las peticiones por parte de la fundación que preside al nuevo Gobierno recién constituido. Entre los temas que debería tratar el Ejecutivo, según Garmendia, se encuentra la necesidad de un cambio de relaciones entre la empresa y las universidades. Según la directiva, se debe apostar por convertir a estas instituciones educativas y a sus docentes e investigadores como “motores” para la innovación. Para ello, añadió, se precisa de una apuesta por “la formación de calidad y la excelencia”. En esta línea, agregó que toda la administración pública tiene que ser innovadora para ayudar en las sinergias para las empresas y la sociedad.

Por otro lado, Garmendia pidió al Gobierno que se trabaje en un cambio de la regulación que “ayude a las empresas innovadoras y los emprendedores”. En esta línea, aseguró que “hay todavía mucho trabajo que hacer”. También pidió que la reforma del marco regulatorio dé más libertad a las empresas a las entidades bancarias para la concesión de crédito para las empresas. Por último, pidió que la estrategia de transformación digital del país sea “inclusiva” para que llegue a todos los extremos de la sociedad y apuntó que “tenemos que recuperar la senda del crecimiento en la inversión en proyectos de innovación”.

Normas