Salida a Bolsa

Prosegur valora en hasta 4.000 millones de euros su filial Cash para sacarla a Bolsa

La empresa ficha a Santander y BBVA y colocará un máximo del 49%

prosegur
Empleados de Prosegur ante un furgón blindado.

Las entrañas de las cuentas de Prosegur revelan que su unidad más rentable, a años luz del resto, es la dedicada a la logística de valores y gestión de efectivo. Cash, el nombre con el que el grupo denomina ahora a esta filial, logra convertir en beneficio operativo (ebit) en torno al 18% de su facturación, frente al 7,2% de la división de Alarmas y el 3,2% de Seguridad.

La contribución al ebit de Cash al grupo Prosegur, que preside y controla con el 50,1% del capital Helena Revoredo, fue en el primer semestre del 90,9% de los 231 millones que cosechó en total.

La compañía de seguridad contrató en un primer momento a Goldman Sachs y Citi para pilotar la operación, pero ha fichado a los dos mayores bancos nacionales, Santander y BBVA, para asegurarse el éxito en España. Las tasaciones preliminares manejan una valoración entre los 3.000 y los 4.000 millones y Prosegur sopesa realizar una colocación por un máximo del 49%.

Los ingresos por ese porcentaje serían en el mejor de los casos de cerca de 2.000 millones de euros. La CNMV exige que el free float –capital que cotiza libremente en Bolsa– de un debutante sea como mínimo del 25%, de modo que Prosegur se plantea colocar las acciones de Cash a partir de ese umbral, siempre manteniendo la mayoría. Las fechas de la operación se definirán en función de la situación del mercado, pero ahora mismo el mes previsto es marzo.

Las cifras

210 millones de beneficio operativo (ebit) aportó Prosegur Cash al ebit total de 231 millones.

5% de crecimiento medio anual calcula Prosegur para el sector de logística de efectivo hasta 2020. Asia Pacífico liderará esa alza con más de un 8%.

1,5 es la ratio de deuda neta respecto al beneficio bruto de explotación de Prosegur a 30 de septiembre.

Todavía está en proceso de evaluación si la salida a Bolsa se ejecutará con una ampliación de capital, que diluiría el peso de la matriz, una venta pura y dura o, y este es el escenario más probable, una mezcla de ambas fórmulas. En todos los casos el resultado será el mismo: una inyección de liquidez que Prosegur utilizará para crecer, especialmente en Alarmas y en Cash.

La filial, que entre enero y septiembre facturó 1.232 millones de euros, un 5% menos que en los mismos meses de 2015, se propone salir de compras con el objetivo de consolidar el sector. En una presentación a analistas –la compañía ya ha comenzado un road show para conocer el apetito inversor– Prosegur asegura que en el sector “hay margen para la consolidación” y desvela que existen 500 empresas dedicadas a este negocio en todo el mundo.

Cash fue la segunda por facturación a cierre del año pasado con una cuota del 12%, por detrás de la estadounidense Brinks, con un 17%, y antes que la sueca Loomis, que controla el 11%. Después aparecen la británica G4S (7%) y Garda (4%), si bien esta última opera solo en Estados Unidos y Canadá. Queda un 49% de cuota en manos de pequeñas compañías.

La filial de Prosegur que se independizará cuenta con más de 7.000 vehículos blindados y una plantilla de 51.000 personas en 15 países. Cash ha logrado aumentar su cuota de mercado en todo el planeta más de un 70% desde 2007 y aspira a que sus ingresos crezcan a un ritmo anual del 7,7% hasta 2019.

El cometido de la empresa de logística de efectivo no es solo llevar dinero en blindados, sino que va mucho más allá. Llega incluso a encargarse casi por completo de la gestión de los cajeros automáticos de la banca y ofrece al sector financiero labores de gestión de efectivo.

Prosegur define en un documento a su filial Cash como una empresa de alta rentabilidad por dividendo y añade que ella misma se autofinancia.

Brinks capitaliza más de 2.100 millones de dólares –cerca de 2.000 millones de euros– y ofrece una rentabilidad por dividendo en el entorno del 1%. Loomis, que también cotiza en Bolsa y vale igualmente unos de 2.000 millones de euros, y G4S –capitaliza casi 3.900 millones de libras o, lo que es lo mismo, unos 4.500 millones de euros– son más generosas con sus accionistas, con alrededor de un 3% de rentabilidad por dividendo. Fuentes financieras señalan que Cash será una compañía de elevado pay out (porcentaje de los beneficios destinado a retribuir a los socios), y de las mencionadas la que cuenta con la ratio más elevada es Loomis, con un 49% del beneficio destinado a dividendos, según los datos de Bloomberg.

La división de Alarmas es susceptible de seguir creciendo con compras, aunque de tamaño pequeño, y fuerte apoyo de la fuerza comercial –su facturación subió un 0,7% entre enero y septiembre, hasta 157,2 millones– mientras que en Seguridad Prosegur está orientando su negocio para mejorar sus márgenes.

El grupo repartirá un dividendo extra por el estreno

La compañía prevé premiar a sus accionistas ante la salida a Bolsa de la filial con un dividendo extraordinario, al margen de los 0,1 euros que repartirá el próximo 12 de diciembre, una vez que sean aprobados en la junta del día 2 del mismo mes. En esa convocatoria se aprobará el debut en el mercado de Cash. El informe del consejo de administración especifica que, con el dinero obtenido, la compañía “contempla la posibilidad de reducir deuda [su pasivo neto a cierre de septiembre se situaba en 705,9 millones de euros], redistribuir fondos a los negocios de Alarmas y Seguridad para seguir impulsando su crecimiento orgánico y, eventualmente, remunerar a los accionistas de Prosegur”. Fuentes financieras confirman que, salvo sorpresa mayúscula, esta última posibilidad será un hecho. Esas mismas fuentes descartan un plan de incentivos multimillonario para los directivos, como el aprobado con motivo del estreno de Telepizza, que se hunde un 38,6% desde el precio de referencia de la colocación.

La rentabilidad por dividendo de Prosegur se sitúa en un 1,9% en los últimos 12 meses. La compañía es uno de los 20 mejores valores de la Bolsa española en el año, con un avance del 36,6%. Tras conocerse la salida al parqué de su filial, comenzó un rally que llevó la acción al máximo histórico de 6,79 euros el pasado 21 de octubre. Desde entonces, ha corregido hasta los 5,68 euros por título a los que finalizó el viernes. Su capitalización se sitúa en 3.500 millones de euros, de forma que es altamente improbable, al menos de momento, que consiga sacar a Bolsa su filial por encima de esa valoración, pues sería una paradoja, y una ineficiencia, del mercado. La horquilla que los bancos manejan para tasar Cash oscila entre los 3.000 y los 4.000 millones.

Normas