Comercio internacional

La reacción de la inversión británica tras el 'brexit'

El 72% de las empresas británicas en España mantendrá o aumentará su inversión tras el 'brexti'

El 28% sí recortará su presencia española; y la mayoría de ellos más del 10%

Simon Manley, embajador británico en España.
Simon Manley, embajador británico en España.

El 64% de las empresas británicas que están presentes en España aseguran que no recortarán sus inversiones por la salida del Reino Unido de la Unión Europea. Además, otro 8% asegura que aumentará su presencia en el mercado español. Sin embargo, el 28% restantes, sí recortarán sus inversiones españolas y, la mayoría de ellas, en una cuantía superior al 10%.

Esta es la principal conclusión de la segunda edición del Barómetro sobre clima y perspectivas de la inversión británica en España, presentado hoy, que también refleja que, la práctica totalidad de las empresas del Reino Unido “ve factible, a medio plazo, la generación de un nuevo marco de relaciones económicas tras el brexit, que permitan mantener estable los flujos de inversión británicos en España”.

Dicho informe, que elabora Analistas Financieros Internacionales (IFI) para la Cámara de Comercio Británica en España, pone también de manifiesto que ni casi un año de Gobierno español en interinidad, ni la incertidumbre por el brexit afectaron a los flujos de inversión extranjera directa británica en la primera mitad de 2016.

En este sentido, el embajador del Reino Unido en España Simon Manley, que ha asistido a la presentación de este barómetro hoy, y ante el inicio de negociaciones por el brexit quiso lanzar “un mensaje optimista” y confió en que las futuras reglas de juego en el comercio entre los británicos y el resto de la Unión Europea favorezcan los intercambios con España.

Por su parte, el presidente de la Cámara de Comercio británica en España, Christopher Dottie, destacó que el 97% de los socios de esta Cámara –formada en un 60% por empresas españolas y un 40% de británicas– estaban en contra del brexit. Pero, a pesar de ello, la salida del Reino Unido de la UE, aún no ha pasado factura ni a la inversión ni a la relación de los socios de esta Cámara de Comercio.

El informe conocido ayer concluye que el stock de inversión extranjera directa en España proveniente del Reino Unido aumentó por primera vez en 2014 desde 2008 y llegó a ser el 11,8% del total de inversiones del exterior.

Según aseguró ayer el embajador británico en España, el 90% de dicha inversión es productiva y da empleo a 161.000 personas, lo que supone casi el 1% de todos los ocupados del país.

No obstante, según los resultados de este informe resaltados por Manley, los empresarios británicos presentes en España, aunque han mejorado su percepción del clima de negocios respecto al año anterior, aún siguen encontrando cuatro puntos débiles. En concreto, encuentran márgenes de mejora en la excesiva burocracia que exigen las Administraciones; la existencia aún de rigideces en el mercado laboral, aunque estas han disminuido desde la reforma de 2012; la escasa financiación a las empresas y el poco apoyo a la inversión en I+D+i.

Por el contrario, los empresarios británicos siguen colocando la calidad de vida en España como el mayor valor del clima de negocios.

El vicepresidente para España, Portugal y Latinoamérica de BT, Jacinto Cavestany, ha asegurado hoy que "tras la primera impresión de incredulidad por el resultado del brexit, aún no hemos notado nada". Si bien, aseguró que la salida del Reino Unido de la UE "tendrá impacto seguro en un futuro porque cambiarán las reglas", pero confió en que dicho impacto no sea muy negativo "porque la lógica económica, al final, está siempre por encima de la lógica política".

Por su parte, el consejero delegado de HSBC España, Mark Hall, ha asegurado que, al margen del brexit los bancos en España "siguen reduciendo sus balances", aunque "la liquidez ya no es un obstáculo para establecerse aquí, porque liquidez, hay", ha añadido.

Finalmente, el CEO-EVP de Sage Iberia, Luis Pardo, ha precisado que el brexit "abre incertidumbre, pero las empresas no podemos esperar a que se tomen las decisiones políticas"; por ello admitió que será en marzo, cuando empiecen a hacerse efectivas las negociaciones para la salida del Reino Unido, cuando "habrá un punto de inflexión que determine las futuras decisiones de las empresas".

Normas