Perfil

Sebastián Albella: uno de los padres de la Ley de Mercado de Valores

Sebastián Albella será el nuevo presidente de la CNMV y tendrá a Ana María Martínez-Pina como vicepresidenta

Albella recibe un órgano reforzado de poderes y autonomía

Abogado del Estado en excedencia desde 1992, el futuro presidente de la CNMV es un experto en salidas a Bolsa y ofertas públicas de adquisición (opas). Sebastián Albella, de 57 años, tiene a sus espaldas la redacción de la muy remendada Ley del Mercado de Valores de 1988 que entró en vigor en 1989, así como los primeros reales decretos sobre opas y emisiones de valores, la Ley de Disciplina e Intervención de las Entidades de Crédito y el Real Decreto sobre Anotaciones en Cuenta de la Deuda del Estado. Una trayectoria que lo avala como una referencia en el sector y que le aleja de ser un nombramiento de perfil político, como lo fue el de su predecesora, Elvira Rodríguez, que había sido diputada por Jaen.

Licenciado en Derecho por la Universidad de Navarra y con plaza de abogado del Estado desde 1984, en su paso por la función pública ejerció de jefe de la asesoría jurídica de la dirección general del Tesoro y política financiera y subdirector general de legislación y política Financiera entre 1986 y 1988. Tras ello se convirtió en secretario del consejo y director de los servicios jurídicos de la CNMV hasta 1991, donde también formó parte del comité consultivo de 1998 a 2000 y de 2004 a 2008.

Su trayectoria y experiencia en órganos consultivos en materia bancaria y de valores es muy amplio, dado que ha ejercido como asesor jurídico de la AEB, la Asociación Española de Banca (1992-2005), ha sido miembro del comité jurídico de la Federación Bancaria Europea (1993-2005) y del comité de expertos en mercados de valores de la Comisión Europea, el ESME, entre 2006 y 2008. Quienes han trabajado para él le definen como una persona brillante, extremadamente inteligente, con una personalidad fuerte y un líder con empuje.

Dentro de su trayectoria en Linklaters, Albella se convirtió el pasado año en el primer español en incorporarse en el consejo mundial del bufete, representando las oficinas del despacho en el sur de Europa.

El futuro presidente de la CNMV cuenta con una más que dilatada experiencia en fusiones y adquisiciones y salidas a Bolsa. Albella ha participado en algunas de las grandes privatizaciones de la historia empresarial española, como Repsol, Gas Natural, Aceralia y Tabacalera. También colaboró en el debut bursátil de Inditex en 2001, así como en el de Sabadell, Fadesa, BME, Parquesol, Criteria y CAM. En el campo de operaciones corporativas, su trayectoria abarca desde la opa de Martinsa a Fadesa, la guerra de opas de Joaquín Rivero y la familia Sanahuja por Metrovacesa o la batalla por el control de Endesa librada entre Gas Natural, Eon, Acciona y Enel.

Albella tiene también experiencia en aspectos relacionados con el abuso de mercado. Una experiencia útil en un momento en el que la CNMV está poniendo en marcha nuevas herramientas de supervisión y de prevención. Albella recibe además la batuta de un organismo reforzado de poderes y más autonomía de la que tenía en 2012 tras la presidencia de Elvira Rodríguez.

Normas