Resultados trimestrales

ACS gana 570 millones y baja la deuda un 29%

El beneficio es un 0,7% menor al de hace un año y crece un 2,4% en términos comparables

Eleva un 9% la cartera por el tirón de Construcción e Industrial en el exterior

El recorte del coste financiero sostiene el beneficio Ampliar foto

ACS espera el cierre definitivo de la venta de la filial de servicios Urbaser, estimado para el mes de diciembre, para alimentar un beneficio que al cierre del tercer trimestre está prácticamente sobre las cifras de hace un año. El grupo que preside Florentino Pérez ha anunciado un beneficio neto atribuible de 570 millones, frente a los 574 millones de septiembre de 2015. Juegan en contra los tipos de cambio y la venta en 2015 del negocio de energías renovables. Sin estos efectos, según ha apuntado la compañía, el resultado neto atribuible habría crecido un 2,4%.

El mayor grupo español de infraestructuras ha visto caer sus ventas un 7%, hasta los 23.371 millones, mientras el ebitda es un 6,3% menor, bajando a a 1.513 millones. En la presentación remitida a la CNMV se explica que sigue pesando la incesante caída del negocio local de construcción, al tiempo que concluyeron fuertes proyectos de gas natural licuado en Australia en la primera mitad de 2015.

El relevo a esta actividad está a la vuelta de la esquina a la vista de una cartera creciente en un 9% y que marca los 62.138 millones. Además, la empresa habla de un aumento del 8% en la producción de la filial australiana Cimic respecto al segundo trimestre de este año, lo que invita a pensar en un cambio de tendencia para la compañía en Australia.

La reducción del 29% en la deuda neta se apoya principalmente en la reclasificación de Urbaser

Respecto a la cartera, un 37% depende de América del Norte, que también es el primer mercado de ACS en facturación con un 46% de las ventas totales. De la región Asia-Pacífico dependen el 25% de la facturación y el 36% de la cartera de proyectos, alimentada por largos proyectos de minería; mientras España tiene un protagonismo del 14% en la cifra de negocios y algo menor, del 11%, en el desglose de la cartera.

  • El efecto de Urbaser

Al tiempo que han ido entrando y se ejecutan nuevos proyectos, ACS ha seguido trabajando en la reducción de deuda. La posición de endeudamiento neto baja de los casi 3.900 millones de septiembre de 2015 a una cifra total de 2.751 millones en las cuentas presentadas esta tarde. Los más de 1.100 millones recortados suponen una reducción del 29% apoyada principalmente en la reclasificación de Urbaser como activo mantenido para la venta, lo que implica la desconsolidación de 742 millones de deuda neta.

El cierre de la desinversión más destacada del año parte de ACS ofrecerá fondos por un mínimo de 1.164 millones, con lo que el grupo prevé bajar la deuda neta de la barrera de los 1.600 millones. Esta última cifra, de la que 230 millones están firmados sin recurso a la matriz, equivale a 0,8 veces el ebitda de un año.

Normas