Telecomunicaciones

Moody’s baja el rating a Telefónica a Baa3 por el retraso en reducir deuda

El rating queda a un paso de la categoría de bono basura

La decisión viene tras la decisión de cancelar la OPV de Telxius y aprobar una rebaja del dividendo

Sede de Telefónica.
Sede de Telefónica.

Vuelve la tensión financiera a Telefónica. Moody’s rebajó este lunes de Baa2 a Baa3 el rating de la operadora, que se mantiene todavía dentro del denominado grado de inversión. Ahora bien, la nueva calificación queda a un único escalón de la categoría de bono basura. La agencia, no obstante, ha situado la perspectiva de la deuda de la operadora en estable.

La decisión de Moody’s viene tras la decisión de la teleco de cancelar la OPV de la filial de infraestructuras Telxius y aprobar una rebaja del dividendo del 47% (en 2017 se situará en 0,40 euros por acción, en efectivo) para afrontar la reducción de la deuda mediante el crecimiento orgánico de la generación de caja.

En una nota publicada este lunes, la agencia de calificación explicó que la rebaja del rating de Telefónica en un escalón refleja la revisión de la estrategia de la operadora para afrontar el pago de la deuda a través del crecimiento orgánico del flujo de cala libre y solo vendiendo activos no estratégicos cuando haya oportunidad. Según Moody’s, la operadora no confirmó su compromiso de situar su ratio de deuda neta frente a ebitda en 2,35 veces, retrasando la ejecución de un plan para reducir deuda a través de la venta de activos, con las salidas a Bolsa de la citada Telxius y de O2, la filial británico.

Moody’s señaló que la reducción del dividendo es un paso en la dirección correcta porque preservará caja para ayudar a una reducción progresiva de la deuda. Ahora bien, “este cambio de estrategia retrasará los esfuerzos para reducir el apalancamiento a final de 2017”, según señala Carlos Winzer, vicepresidente de Moody’s.

La agencia recordó que en mayo de este año advirtió que el rating de la teleco podía ser rebajado sin una prueba clara de progreso en el proceso de reducción de deuda durante este año con un calendario de rebaja en el endeudamiento, ante la expectativa de alcanzar un pleno desapalancamiento a final de 2017.

Moody’s indicó que la rebaja del rating refleja una debilidad mayor de los ratios financieros de la compañía a causa del improbable cumplimiento del objetivo de reducción de deuda a final del próximo año. “Aunque Moody’s espera una mejora de la evolución operativa, junto con la reducción del dividendo, no es suficiente para compensar el esperado retraso en el desapalancamiento”, señaló la agencia.

En septiembre, antes de la cancelación de la OPV de Telxius y del anuncio de la rebaja del dividendo, Fitch rebajó la calificación de Telefónica desde BBB+ a BBB, por sus dudas sobre la capacidad de Telefónica para rebajar la deuda de forma orgánica en 2016. La agencia advirtió de la presión sobre la compañía de factores como la depreciación de las divisas latinoamericanas y la libra frente al euro o la debilidad de sus negocios en Latinoamérica.

Telefónica cerró el tercer trimestre con una deuda financiera neta de 49.984 millones de euros, tras reducirla en 2.584 millones entre julio y septiembre. El ratio de endeudamiento de la operadora se situaba en 3,05 veces a final del trimestre.

La compañía ha trabajado en el reforzamiento de su posición de liquidez. A la conclusión de septiembre aumentaba hasta 19.800 millones de euros, de los que 6.200 millones correspondían a la tesorería y 13.600 millones a líneas de crédito con entidades financieras sin usar. Ahora bien, la liquidez de Telefónica ascendió a 21.800 millones, tras la última emisión de bonos de 2.000 millones realizada en octubre.

La empresa, inmersa en los planes de recompra de bonos corporativos del BCE y del Banco de Inglaterra, se ha visto favorecida por la reducción de los costes por pagos de intereses. Estos costes bajaron en septiembre hasta el 4,31%, frente al 4,63% registrado en el mismo mes de 2015, y situándose en cotas mínimas históricas. La vida media de la deuda de la teleco, sin incluir los híbridos, aumentó hasta 6,04 años tras la citada emisión de deuda del mes de octubre.

En la presentación de las cuentas del tercer trimestre, Telefónica indicó que tiene vencimientos de deuda por un importe de 800 millones de euros para 2016. Para 2017, los vencimientos sumaban 8.200 millones y para 2018 en torno a 6.700 millones.

Normas