El IC-A lanza la ‘Guía práctica del consejo de administración’

Cómo convertirse en un consejero profesional

La 'Guía práctica del consejo de administración' del IC-A viene avalada por la CNMV

El Instituto de Consejeros-Administradores ha repartido la guía entre 4.000 consejeros

Cómo convertirse en un consejero profesional

El modelo de gobierno corporativo en España ha experimentado en los últimos años una profunda transformación, impulsado por normas como la Ley de Sociedades de Capital o el Código de Buen Gobierno de las Sociedades Cotizadas. Un nuevo modelo, más profesionalizado, de gobierno de las empresas que exige a los consejeros un esfuerzo constante de puesta al día. Para facilitar esta tarea, el Instituto de Consejeros-Administradores (IC-A) ha lanzado de la Guía práctica del consejo de administración, un manual de instrucciones que recoge las actividades a realizar para ejercer profesionalmente como consejero en España.

La guía, que es una actualización de la que ya publicara la misma institución en 2007, ha recibido ahora el aval de la Comisión Nacional del Mercado de Valores, que recomienda su lectura, porque “contribuirá, sin duda, a mejorar la formación de los consejeros en la materia y les ayudará a mantenerse permanentemente actualizados, de manera que puedan afrontar con determinación y confianza los retos a los que se enfrentan en su labor, primordial no solo para sus empresas, sino también para el conjunto de la sociedad”.

La guía "contribuirá, sin duda, a mejorar la formación de los consejeros en la materia y les ayudará a mantenerse permanentemente actualizados", señala la CNMV

La guía está elaborada desde un punto de vista eminentemente práctico, combinando la teoría con preguntas para valorar los progresos del consejero, y está estructurada en cinco partes. En la primera, El consejo eficaz: factores críticos de la eficacia de un consejo, se abordan los factores más determinantes de la eficacia del consejo, como su composición y organización, la planificación y desarrollo de sus reuniones de trabajo y la forma de evaluar su propia actuación.

En la segunda parte, Las funciones del consejo de administración e indicadores de buenas prácticas, se recoge la forma en que el consejo desempeña las funciones de definir la estrategia corporativa, responder ante accionistas y terceros y supervisar la gestión.

El papel del consejero individual se trata en el tercer capítulo y en él se examinan, desde un punto de vista individual, las cuestiones relativas a las funciones que son comunes a todos los consejeros y las que corresponden a consejeros con cargos o responsabilidades específicas. Y con la misma óptica individual, se tratan los atributos y capacidades de los integrantes de un consejo y los criterios que deben presidir su incorporación o su separación.

Los aspectos legales que determinan los derechos, los deberes y las responsabilidades de las personas que desempeñan el cargo de consejeros de una sociedad están reflejados en la cuarta parte de la guía: Estatuto del consejero-administrador de una sociedad.

En el capítulo final, Los consejeros-administradores y la responsabilidad penal, se consideran los diferentes temas relacionados con los administradores y la responsabilidad penal, dado que estos pueden ser responsables penalmente por sus propios actos o, en ciertos casos, por los de la sociedad. En este apartado se incluyen dos anexos, un documento publicado por el IC-A en marzo de este año para sus socios, que recoge recomendaciones de cómo debe actuar el consejo en relación a los distintos temas y lo que se debe reflejar en las actas, y el otro, un resumen de los asuntos más relevantes para un consejo.

La publicación ha sido distribuida en los consejos de administración de las empresas cotizadas, del Ibex, el mercado continuo y el MAB, además de 1.500 grandes empresas no cotizadas. En total, ha llegado a más de 4.000 consejeros, “quienes ahora disponen de una herramienta práctica, actualizada con las actividades a realizar, las novedades legales de los últimos dos años y que recoge el estado del arte del buen gobernar de todo tipo de compañías y que está apoyada por la CNMV”, destacan desde el IC-A.

Desde esta asociación remarcan asimismo “la gran acogida de la guía por parte de los consejeros de todo tipo de empresas, desde cotizadas hasta pymes. Hemos recibido una gran solicitud de copias adicionales, así como felicitaciones de presidentes y consejeros de compañías por el gran valor que les aporta”.

Representante española en ecoDa

El IC-A es el representante español en la Confederación Europea de Asociaciones de Consejeros (ecoDa), con sede en Bruselas, que representa a un colectivo de más de 55.000 consejeros-administradores y es un lobby importante a la hora de influir en propuestas y decisiones que en materia de gobierno corporativo emanan de las directivas de la Unión Europea. Esto da al IC-A una perspectiva de lo que ocurre en Europa y en otros países en el estado del arte del buen gobierno corporativo. Se recogen ideas, puntos de vista, se interviene en debates donde se tratan estos temas sobre consejos de administración... y todo ello se aporta a las publicaciones que realiza.

Normas