Infraestructuras

Ferrovial gana una autopista de 3.000 millones en EE UU

La propuesta de la española, junto a Meridiam, es la mejor para la I-66 de Virginia

La concesión, la sexta del grupo español en EE UU, tiene un plazo de 50 años

Íñigo Meirás, consejero delegado de Ferrovial, junto al presidente del grupo, Rafael del Pino.
Íñigo Meirás, consejero delegado de Ferrovial, junto al presidente del grupo, Rafael del Pino.

Nuevo macroproyecto para Ferrovial en Estados Unidos. El grupo que preside Rafael del Pino se ha alzado con la mejor propuesta para el diseño, construcción, financiación, operación y mantenimiento de la autopista I-66 de Virginia. La inversión prevista es superior a los 3.000 millones de euros y el rival a batir era Transurban.

La entrada en operación de esta carretera de peaje de 35 kilómetros, en el entorno de Gainesville, debería producirse en 2022. La autopista discurrirá entre la ruta 29 y la circunvalación de Washington (I-495), en el condado de Fairfax.

Ferrovial, que viene de conocer la buena noticia del respaldo del Gobierno británico a la expansión del aeropuerto londinense de Heathrow con una tercera pista, tenía a su operadora de autopistas Cintra como líder de un consorcio, en el que forma equipo con el fondo Meridiam. Otra filial de la casa, Ferrovial Agroman, y la constructora estadounidense Allan Myers serán las encargadas de diseñar la vía y construirla. El cierre financiero de la concesión está previsto para el próximo verano, según ha comunicado Ferrovial.

El promotor del proyecto, sexta concesión del conglomerado español en EE UU, es el Departamento de Transporte de Virginia (VDOT). La infraestructura tendrá tres carriles libres de peaje y dos carriles de peaje dinámico, con precios en función del tráfico. La inversión lleva aparejada la mejora de diversos enlaces.

Ferrovial tiene 1.920 kilómetros de autopistas bajo operación en 27 concesiones. Especialmente fuerte en Norteamérica, en Estados Unidos ya gestiona la LBJ, la NTE y su extensión, la SH-130 y la I-77. Además, se ha desprendido en los dos últimos ejercicios de la Chicago Skyway y de la Indiana Toll Road, ambos activos estresados ante la dificultad de refinanciar deuda. En Canadá es primer accionista de la que es considerada como la autopista más rentable del mundo, la 407 ETR de Toronto, en la que cuenta con el 42,23% del capital.

Normas