Resultados trimestrales

Repsol gana un 35% más gracias a las desinversiones y ajustes

Repsol obtiene un resultado neto ajustado de 1.224 millones, un 15% menos, y un beneficio neto de 1.120 millones, un 35% más, gracias a la remontada del upstream, desinversiones y ajustes.

Repsol gana un 35% más gracias a las desinversiones y ajustes Ampliar foto

Repsol obtuvo en los nueve primeros meses del año un beneficio neto ajustado de 1.224 millones de euros, lo que supone un 13% menos que en igual periodo del año pasado, que la petrolera atribuye esta evolución “al resultado positivo de las posiciones por tipo de cambio del año pasado”, en que obtuvo un beneficio financiero excepcional de 500 millones. El beneficio neto ajustado es el que se utiliza para un mejor comparación con el resto del sector y tiene en cuenta el coste de reposición de inventarios.

 En el caso del beneficio neto, este sube un 35%, hasta sumar 1.120 millones de euros, de la mano de los ajustes de costes en la corporación y a unas inversiones netas (diferencia entre lo invertido y desinvertido)de -607 millones de euros, frente a los 10.700 millones el año pasado.

En este capítulo destaca la venta el pasado mes de septiembre del 10% de Gas Natural al fondo GIP (que le ha aportado 180 millones de euros de beneficio) y de activos de GLP canalizado en España, y ajustes. En sta línea, Repsol ha rebajado de 3.900 millones de euros a 3.500 millones de euros su previsión de inversiones para este año, según indicó el director financiero, Miguel Martínez, en una conferencia con analistas de presentación de las cuentas trimestrales.

Todas las áreas de negocio obtuvieron resultados positivos, pese al contexto de precios deprimidos del periodo, con una caída de la cotización del Brent del 24% y del Henry Hub en un 18%. Hay que subrayar el abandono de los números rojos del área de exploración y producción o upstream, que pasa de unas pérdidas de 633 millones de euros en los nueve primeros meses de 2015 a un resultado neto ajustado de 35 millones.

El área de dowmstream (refino, química, ventas, lubricantes, trading, y gas y energía) registró un neto ajustado de 1.329 millones, con una caída de casi el 20%. Mientras la química mejoró sus márgenes comerciales y ventas, el de refino, por su parte, dicho margen se situó en seis dólares el barril, 2,9 dólares por debajo de igual periodo del año pasado, si bien, en lo que va del cuarto trimestre “se está apreciando una sensible recuperación de dichos márgenes, entre 7 y 9 dólares”, subraya Repsol en un comunicado.

La comparación anual de los resultados anunciados ayer por la compañía que dirige Josu Jon Imaz, están marcadas por la consolidación en mayo de 2015 de la filial canadiense Talisman.

El ebitda del grupo ascendió hasta septiembre a 3.558 millones de euros, un 5% más medido en términos netos y un 8,5% a coste de reposición. Este resultado se ha obtenido, según Repsol, gracias “a las medidas de optimización en los negocios y la corporación”, esencialmente, por el ajuste de plantilla. Del programa de sinergias eficiencia, Repsol ha materializado ya un 98% del objetivo anual de 1.100 millones y ha elevado la previsión de ahorros este año hasta 1.400 millones.

En cuanto a la producción media de hidrocarburos, esta se incrementó hasta 671 barriles equivalentes de petróleo al día (bep/d), un 36% más que en el mismo periodo del año pasado (si bien, en el tercer trimestre, la subida es solo del 3%). Esto se ha debido, precisamnete, a la incorporación de los activos de Talisman y a los incrementos de producción en Venezuela (Cardón IV), Brasil (Sapinhoá), Bolivia, Perú y la contribución de Gudrun en Noruega. La mayor producción en esas áreas se contrarrestó con los descensos por trabajos de mantenimiento en Trinidad y Tobago, Vietnam y Malasia, la parada de Varg, en Noruega, y la menor participación en Eagle Ford, en Estados Unidos.

Recorte de deuda

La deuda neta del grupo a cierre del tercer trimestre de este año se sitúo en 9.988 millones de euros, 1.946 millones menos que el año pasado. Según la compañía, el flujo de caja operativo del periodo junto con las desinversiones, “han sido suficientes para cubrir los pagos por intereses y dividendos y reducir la deuda neta. Su liquidez a 30 de septiembre se situaba en unos 7.900 millones.

El ratio de deuda neta sobre capital empleado se situó en el 25% a 30 de septiembre.

 

Las agencias de rating aplauden el ajuste

El director financiero de Repsol, Miguel Martínez, señaló ayer en una conferencia de analistas que en la reunión mantenida por la compañía el pasado 19 de octubre con las agencias de calificación, estas habían recibido muy bien “los avances llevados a cabo por la petrolera en materia de desinversiones y contención de gastos”.

Por otra parte, el directivo afirmó que la compañía no prevé cambiar su actual política de retribución al accionista mediante scrip dividend, que permite elegir el cobro del dividendo en acciones o metálico, hasta que las calificaciones crediticias del grupo “en niveles de BBB’” pasen a tener perspectiva estable. Repsol tiene actualmente con una calificación crediticia a largo plazo de BBB- para la agencia de calificación Standard & Poor’s y BBB para Fitch.

Martínez, que subrayó que la política de dividendo es una materia que depende del consejo, consideró que la retribución para el accionista para 2016 “estará en línea” con la de 2015: 0,766 euros por acción.

Por otra parte, el director financiero volvió a insistir en que el grupo no descarta volver a retomar las emisiones de bonos híbridos, a pesar de que la venta del 10% de su participación en Gas Natural por unos 1.900 millones ha ayudado a mejorar los ratios de capital de la compañía. En marzo del año pasado, Repsol colocó 2.000 millones en dos tramos de bonos híbridos con vencimientos a seis y diez años de los 5.000 millones que había anunciado que podría emitir para financiar la compra de Talisman.

Normas