Alimentación y bebidas
Frutería en un mercado en el centro de Madrid.
Frutería en un mercado en el centro de Madrid.

Mejorar márgenes y ser digitales, retos de la alimentación

El 60% de los directivos del sector cree que el comercio electrónico marcará el futuo

La alimentación española está en auge. Acumula años de crecimiento y ya factura casi 95.000 millones de euros. Pero al sector le quedan pendientes distintos retos, según se desprende del II Estudio sobre la industria de alimentación y bebidas, realizado por la consultora KPMG.

La auditora apunta como el primero de estos desafíos que el sector sea capaz, al menos de mantener los márgenes. Estos réditos que la industria extrae de las ventas, se han visto erosionados con la caída de los precios y la existencia de costes que se han tenido que ir reduciendo. Según un estudio de Eurostat, los precios en España están un 8% por debajo de la media europea, lo que unido al aumento de costes como el energético, “crean un escenario complicado para obtener amplios márgenes”, señala el documento de KPMG.

El 40% de los directivos del sector consultados por la firma señalan este problema como la prioridad del sector. KPMG concluye que “la competitividad se convierte en una cuestión de eficiencia de costes y estrategia de precios”. La inversión en innovación de nuevos productos y mejora de la rentabilidad son señaladas por los ejecutivos como prioridades en sus planes estratégicos.

Pero a la mejora de los márgenes, KPMG incluye otras palancas para el crecimiento de la industria. La segunda es la internacionalización del sector. No en vano, el pasado año el auge de las exportaciones, con un peso cada vez mayor, sirvió para contrarrestar la débil demanda interna, según los datos aportados por la patronal del sector FIAB.

Un cuarto de los entrevistados por KPMG apuntan a la expansión internacional como palanca de crecimiento, más que un año antes. En cuanto a las formas, el 60% de los encuestados concluye que la mejor manera es tejer alianzas estratégicas, por encima del crecimiento orgánico (26%) y el inorgánico (compra de otras empresas), que es el medio preferido para el 15%. Sin embargo, el 60% de las empresas creen que las diferentes regulaciones comerciales lastran a la internacionalización, seguido por la incertidumbre.

En cuanto a los mercados prioritarios para los próximos dos años, el 25% responde que la Unión Europea, seguido ya de cerca por China (19%), EE UU (18%) y Latinoamérica y África, con el 10% cada uno.

La última de las prioridad, según concluye el estudio de KPMG, es el comercio electrónico. Un 30% de los encuestados entiende que será uno de los temas que marquen los próximos años de la industria de alimentación y bebidas en España. “Al igual que en todos los sectores económicos, la digitalización es una de las claves en la que prestar atención”, apunta Carlos Peregrina, socio responsable de consumo en KPMG España. El experto sin embargo señala la rentabilidad como la prioridad a corto plazo.

Pese a que según distintos estudios como los realizados por Nielsen aseguran que son pocos todavía los hogares que compran alimentos por internet, parece, a tenor de los resultados de la encuesta de KPMG, que en el sector ha calado la necesidad de adaptarse a estos nuevos hábitos de consumo.

Así, el comercio online ha superado en el estudio al precio del surtido como el factor que marcará el comportamiento del consumidor. Así, la venta online es el tema más relevante para el 30%, frente al 25% que considera que todavía los precios marcarán al usuario. La proximidad, otro tema que ha marcado al sector en los años de crisis, se ha pasado en un año de ser el segundo elemento con el 26%, al cuarto, con el 19%.

Pero la apuesta por este modelo de negocio supone a la vez una transformación en la estructura de la empresa. En concreto, casi la mitad de los directivos asumen que la adaptación de la logística a las nuevas exigencias será un factor determinante para lograr un servicio acorde al comercio electrónico. “El nuevo consumidor exige mayor flexibilidad en la entrega y un servicio más rápido”, asegura la consultora.

La relevancia de la logística ha aumentado su peso en la encuesta en un solo año. Si el pasado año era la prioridad seleccionada por el 30% de los directivos, en esta nueva edición ha llegado al 46%, superando a la necesidad de otorgar una experiencia positiva en la compra online, que pasó del 49%, al 30%.

En el campo de la digitalización, el estudio pone de relieve que la comunicación de las empresas españolas de alimentación y bebidas también se ha transformado. Así, las redes sociales se han convertido en el principal canal, superando ya al marketing en punto de venta o la comunicación en medios tradicionales.

El estudio de KPMG también analiza el previsible impacto del brexit en la industria. La consultora concluye que la debilidad de la libra, la contracción de la demanda y la posible alteración de los acuerdos comerciales impactarán en las empresas. “La nueva situación requiere que las empresas cuantifiquen el impacto directo que tendrá en sus cuentas y concretar planes de actuación”, señala la consultora.

Normas
Entra en EL PAÍS