_
_
_
_

El consumidor esta triste

La princesa está triste... ¿Qué tendrá la princesa? Los suspiros se escapan de su boca de fresa, que ha perdido la risa, que ha perdido el color. La princesa está pálida en su silla de oro, está mudo el teclado de su clave sonoro, y en un vaso, olvidada, se desmaya una flor.

"La princesa esta triste" de Ruben Dario

El PIB del 2ºT en EE.UU. se re aceleraba al expandirse un 2,9% desde el 1,4% pero los detalles muestran signos preocupantes. El primero que llama la atención es el hecho de que, en un supuesto escenario de incremento del empleo, el consumo privado se haya moderado tanto al situarse en el 2,1% desde el 4,3% aún con todo la contribución al registro final era de +1,47% desde el +2,88% anterior.

En segundo lugar, la notable mejora del sector exterior que impulsaba al PIB final en +0,83% desde el +0,15% del segundo trimestre. Parece ser que el extraordinario incremento de las exportaciones de soja a China (un evento que no se repetirá en trimestres posteriores) explica una buena parte de este buen dato.

Ya no quiere el palacio, ni la rueca de plata, ni el halcón encantado, ni el bufón escarlata, ni los cisnes unánimes en el lago de azur. Y están tristes las flores por la flor de la corte, los jazmines de Oriente, los nelumbos del Norte, de Occidente las dalias y las rosas del Sur.

En tercer lugar, los inventarios aportaban al PIB final un 0,61% desde el -1,16% anterior, reflejando quizás la pobre evolución del consumo. Por último, resaltar el componente de inversión que crecía al 3,1% desde el -7,9% del segundo trimestre logrando aportar a este trimestre un +0,52% frente a la contribución del -1,34% en el anterior. Destacaba de este importante componente el mayor gasto en infraestructura (no residencial) que crecía un +5,4% desde el -2,1% anterior. Por su parte el componente de bienes de equipo mantiene su ritmo de contracción esta vez al -2,7% desde el -2,9% y ya van cuatro trimestres consecutivos (algo no habitual en fases no recesivas).

¡Pobrecita princesa de los ojos azules! Está presa en sus oros, está presa en sus tules, en la jaula de mármol del palacio real; el palacio soberbio que vigilan los guardas, que custodian cien negros con sus cien alabardas, un lebrel que no duerme y un dragón colosal.

En fase contractiva se mantiene todo lo relativo al gasto en vivienda que esta vez cedía al 6,2% desde el -7,7% anterior. Finalmente el gasto público total crecía un 0,50% desde el -1,7% y ni siquiera alcanzaba para aportar una décima al cómputo final de actividad.

El jardín puebla el triunfo de los pavos reales. Parlanchina, la dueña dice cosas banales, y vestido de rojo piruetea el bufón. La princesa no ríe, la princesa no siente; la princesa persigue por el cielo de Oriente la libélula vaga de una vaga ilusión.

Por otro lado, el índice de confianza del consumidor en octubre cayó del 91,2 del mes anterior (el preliminar era de 87,9) a 87,2. Un dato mucho peor de lo esperado (88,1) a la vez que es el peor nivel desde septiembre de 2015. El subíndice de situación actual cae a 103,2 (mínimo desde octubre de 2015) frente al 104,2 en septiembre y el 105,5 publicado como preliminar de octubre, mientras que el de expectativas baja a 76,8 desde 82,7 de septiembre (76,6 preliminar de octubre) y por debajo de lo que esperaba el mercado (77,0).

Volvemos al mismo punto en el que empezamos. La confianza del consumidor es necesario que esté cuanto más arriba mejor ya que sele presupone una correlación con las ventas minoristas (una buena parte del componente de los gastos de consumo privado a través del , por lo que esta reciente evolución de la confianza del consumidor no es positiva para las perspectivas de la economía.

¿Piensa, acaso, en el príncipe de Golconda o de China, o en el que ha detenido su carroza argentina para ver de sus ojos la dulzura de luz? ¿O en el rey de las islas de las rosas fragantes, o en el que es soberano de los claros diamantes, o en el dueño orgulloso de las perlas de Ormuz?

Muchos se han acelerado a interpretar que buena parte de la caída de la confianza del consumidor esta ligado a la incertidumbre por las elecciones presidenciales. Pero resulta difícil todo ello dado que se presuponía que la cosa se estaba resolviendo a favor del establishment con el auxilio de las meteduras de pata de Trump y la enorme presión mediática sobre su candidatura. En cualquier caso, el consumidor es también elector. O es que no esta todo tan claro como se piensa.

¡Ay!, la pobre princesa de la boca de rosa quiere ser golondrina, quiere ser mariposa, tener alas ligeras, bajo el cielo volar; ir al sol por la escala luminosa de un rayo, saludar a los lirios con los versos de mayo o perderse en el viento sobre el trueno del mar.

Igual volvemos a las andadas y queremos utilizar los sondeos no como instrumento de análisis de la realidad sino como instrumento de alteración de la realidad. Lo sabremos la semana que viene cuando por fin sepamos el resultado final de las elecciones. Algo nuevo sabremos que habrá de pasar: después de elegir el primer afroamericano (como ahora se dice) como presidente, ocho años más tarde nos toca elegir o la primera mujer o al primer charlatan (Dulcamara) "vendedor de crece pelos".

Todo para que nada cambie y la palabra "nuevo" tenga solo el valor de la tinta que se gasta en plasmarlo en los titulares de los periódicos.

-«Calla, calla, princesa -dice el hada madrina-; en caballo, con alas, hacia acá se encamina, en el cinto la espada y en la mano el azor, el feliz caballero que te adora sin verte, y que llega de lejos, vencedor de la Muerte, a encenderte los labios con un beso de amor».

Pobrecita princesa (consumidor).

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_