Datos macro

España resiste frente al deterioro económico en la zona euro

El avance de España contrasta con el estancamiento de Francia o la recesión en Italia

PIB en la zona euro Ampliar foto

La economía española creció el 0,7% entre julio y septiembre respecto al trimestre anterior, una décima menos que en los tres trimestres precedentes, según el dato adelantado hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Esta tasa coincide con el incremento avanzado por el Banco de España en su boletín económico del pasado 29 de septiembre.

De confirmarse este dato el próximo 24 de noviembre, la variación anual del PIB en el tercer trimestre del año se habrá situado en el 3,2%, dos décimas por debajo del 3,4% del primer y segundo trimestre de este ejercicio. En su último boletín económico, el organismo supervisor destacaba la "notable fortaleza" de la economía española, sustentada en el crecimiento de la demanda interna (consumo de los hogares, inversión empresarial y gasto público), y advertía sobre el frenazo en la externa, muy ligado a la desaceleración de la economía mundial y de los intercambios comerciales.

El Banco de España destacaba el buen pulso del mercado laboral en el tercer trimestre, con crecimientos anuales del 3% y con el mantenimiento de la moderación salarial en torno al 1%, corroborada en la última Encuesta de Población Activa. Entre julio y septiembre se crearon 226.500 empleos, lo que supone el mejor registro en el tercer trimestre desde 2005. Al mismo tiempo, 254.000 personas salieron de las listas de las oficinas de desempleo, lo que arrojó una tasa de paro del 18,91%, bajando por primera vez de la cota del 20% en seis años.

La economía española retomó el crecimiento intertrimestral en el último trimestre de 2013, con una avance del 0,4%, y el interanual en el primero de 2014, con una subida del 0,6%. De este modo, el PIB ha encadenado doce trimestres consecutivos en tasas positivas intertrimestrales y once en tasas interanuales y parece ser que esta racha no se cortará en 2017, en el que todos los organismos internacionales (FMI o Comisión Europea) y los nacionales (Banco de España o Funcas) auguran que el crecimiento del PIB se desacelerará, pero en ningún caso por debajo del 2%.

Este ritmo de crecimiento contrasta con el de las otras tres grandes economías de la zona euro (Alemania, Francia e Italia) y con el de Reino Unido, lo que muestra que la economía española ha sido la más beneficiada por algunos factores exógenos, como la rebaja de la prima de riesgo, el abaratamiento del precio del petróleo o la depreciación del euro. Las siete décimas de crecimiento de España contrastan con las cinco de Reino Unido, las dos de Francia y las dos negativas de Italia en el mismo período.

Un tímido avance del 0,2% en Francia

El Instituto Nacional de Estadística de Francia ha hecho públicas esta mañana las cifras del tercer trimestre y estima que "será más difícil" llegar al objetivo fijado para todo el conjunto del año (1,5%). El ministro de Economía y Finanzas, Michel Sapin, consideró que el desempeño de la economía francesa en el tercer trimestre “no es una decepción”, sino la constatación de que existe un crecimiento “que podría ser mejor”. Para Sapin, sobre la economía francesa han influido negativamente tres factores: las huelgas registradas en primavera, principalmente contra la reforma laboral, los efectos sobre el turismo de los atentados yihadistas y la situación “muy degradada” en la agricultura. A todas ellas las calificó de "puntuales", por lo que se volvió a mostrar optimista respecto a las previsiones para el año que viene.

 

Normas
Entra en El País para participar